MAVIS STAPLES/ WE GET BY (2019)/ WE GET BY

 

Nada más y nada menos que ochenta primaveras, y miles de interpretaciones magistrales desde su participación en la formación original, The Staple Singers, hasta su más de media docena de maravillosos discos en solitario, nos hacen ver con claridad que Mavis Staples es una grande de la música y que lo sigue siendo visto lo visto, y oído lo oído. Vale, sus últimos trabajos no acabaron de despegar, probó Mavis unas veces con M Ward y otras con Jeff Tweddy pero en ningún caso logró el resultado buscado, sin ser malos discos creo que tanto Ward como Tweddy no acabaron de cogerle el punto a Mavis, o tal vez fue al revés, por eso el que cuente esta señorona esta vez con Ben Harper como compositor, músico y productor era ya sin duda un factor ganador muy a tener en cuenta. Luego está esa portada que roba corazones, esa marvillosa portada que podría hacer por sí misma que comprásemos el disco y que con una simple foto consigue explicar con claridad lo que nos vamos a encontrar en su interior. Clasicismo, belleza, R&B repleto de clase, soul por doquier y siempre algo de gospelito.... muy en la tradición de la formación original que la vio nacer como artista, muy en la linea de la tradición afroamericana, muy en la tradición de yanquilandia... pura magia y regocijo, pura belleza sonora. Lo de "We get by" es simplemente para aplaudir con las orejas y no parar, y sí, la arruga es bella, y me alegro que este año esa arruga pertenezca a una dama, a una señorona del soul. Gracias Mavis por este artefacto descomunal. 


Mavis Staples - We Get By (2019): 01- Change/ 02.- Anytime/ 03.- We Get By (feat. Ben Harper)/ 04.- Brothers And Sisters/ 05.- Heavy On My Mind/ 06.- Sometime/ 07.- Never Needed Anyone/ 08.- Stronger/ 09.- Chance On Me/ 10.- Hard To Leave/ 11.- One More Change.

La demoledora "Change" ya nos pone en tesitura. Un tema demoledor que si lo firmase alguien con cincuenta años menos sería la comidilla del mundo musiquero. Magistral tema, magistral fuerza y calidad, magistrales coros gospelianos. Increíble y delicioso. "Anytime" nos permite disfrutar de una maravillosa y bella voz que continua igual de joven que hace décadas, tema bonito de verdad que nos conduce a una tripleta inmensa que bien vale un disco. "We get by" es en sí misma POM. Ese aroma al soul de antaño, al The Weight de The Band, a clásico instantáneo... Lo mejor del disco, sin duda. Le sigue la fabulosa "Brothers and Sisters" que es todo un regalo y deja a las mujeres souleras de la actualidad en cueros. Esa guitarra funki, esos coros, esa inmensidad vocal, esa clase.... No hay nada que decir más... y cierra la tripleta mágica con "Heavy on  my mind" con una interpretación que está al alcance de muy pocos artistas. El disco no se acaba aquí, claro está, ya os digo que es de mis favoritos este año, y encontramos joyas como "Never needed anyone", "Chance on me" y la preciosa "Hard to leave". El cierre con "One more change" es también de traca, sin duda otra de las canciones del disco, dejándonos un sabor de boca inmenso e incomparable. Mavis Staples ha firmado un señor discazo a sus ochenta años. La arruga es bella. 

La película original de animación, Dumbo, ya no es precisamente de mis favoritas de los estudios Disney, a pesar de esto que digo sólo hay que mirar su fecha, allá por 1941, para darle la importancia que se merece, y además, mirándolo en perspectiva tiene aquel momento de sueño borrachuzo que en el cine de la época debía ser una auténtica maravilla impresionante. Cómo Disney sigue a lo suyo, con lo de rehacer sus clásicos en carne y hueso (hace poco hablé del Rey León), esta ve le tocó al elefantito orejudo, y Disney puso el proyecto en manos de muy venido a menos Tim Burton que en este film, con excepción de un reparto muy típico suyo, no acaba de convencer y tampoco de presentar todo aquello que le hizo famoso. Vamos, que lo de que Burton se ha vendido a Disney no es para no tomarlo ne serio, habrá más proyectos de Burton firmados por la gigantesca maquinaria Disney? seguro que sí, más sabiendo que la plataforma en streaming está al caer y que necesitan nuevo material exclusivo y con nombre. Así pienso que Burton hizo el trámite de Dumbo para firmar más adelante cositas que le vengan en gana... bueno, esto es una opinión, una sensación. En cuanto al film..... Es un film aburrido y sin chispa, no hay alma, no hay magia. No hay absolutamente nada que deje con la boca abierta, ni siquiera el elefantito que a veces da la sensación de no estar bien perfilado por los millones de píxeles y dólares gastados. Las actuaciones son correctas y poco más, nada sorprende, nada es memorable. Ya desde que vemos a Colin Farrell s enos viene todo abajo, suerte de DeVito y Keaton, de Arkin y Green, porque si es por Farrell vamos listos. Es mal actor hasta cuando no actúa. Si no sabemos quien dirige no diríamos que fuese Burton, su valentía con las historias se ve aquí capada por una que aburre y no genera pasión ni magia alguna, es un film fallido, una verdadera lástima puesto que se podría haber conseguido mucho más y mejor. 

Siempre me ha costado mucho hablar sobre libros, me cuesta realizar ese tipo de reseñas por no considerarme un gran lector y menos aún por no saber escribir correctamente. De todo se aprende. Uno con la edad cada vez lee más pero no suficiente, e intenta expresarse mejor de forma escrita. Claro que lo que cuesta más es reseñar una obra creada por un conocido, más aún si el producto final no acaba de gustarte, por suerte no es el caso puesto que la tercera novela de Gonzalo Aróstegui Lasarte me ha encantado, y puestos ya a decir las cosas claras me ha parecido el mejor de sus libros. Sí, "Madrid3" y "En los antípodas del día", me gustaron, más el segundo que el primero, pero la brevedad, frescura y ligereza de esta nueva novela hacen que sea mi favorita claramente. Es una colección de relatos cortos que se han más o menos englobado en tres secciones: juventud, dolor y violencia. Supongo que son relatos escritos en diferentes épocas, al menos esa es la impresión, y reciclados, reescritos y adaptados para este proyecto. En la parte de juventud, leemos al Gonzalo más accesible y humorístico, sin saber cuanto hay de autobiográfico o no en esos relatos. Destaco el de "Bob Dylan y Lou Reed en una isla vasca" que daba para más, igual que en la parte de "Dolor" da para más, a mi entender, "El regreso de Teresa" que junto al relato que da nombre al libro y que se enmarca en la parte de"violencia", son lo mejor del libro. Es justamente este relato, el de "La figura de cartón", el que me ha gustado más y del que mi mente de fantasía imaginaba un giro de ciencia ficción curioso digno de la "dimensión desconocida". He disfrutado mucho leyendo "La figura de cartón", y ha sido de una sentada, en un plis plas. Recomendable es quedarse corto.

Bueno, bonito, barato y asegurando mil horas de diversión. El juego de cartas "Reinas Durmientes" publicado por Lúdilo en nuestro país, es un juego de cartas a partir de seis o siete años, para 2 a 5 jugadores donde priman la estrategia y las matemáticas. Nuestro objetivo será despertar a 5 de las 12 reinas durmientes o por otro lado obtener 50 puntos de 3 o 4 Reinas, ya que cada una tiene una puntuación en su carta. Para ello utilizaremos nuestras cartas y estrategia para impedir que otros lo hagan y llevar a buen puerto nuestro objetivo. Colocaremos las doce cartas de Reina boja abajo y dispondremos el montón restante entre ellas. Repartiremos cinco cartas a cada jugador, siempre deberemos tener ese número de cartas en mano, y entre esas cartas tendremos a los Reyes, que sirven para despertar directamente a una Reina,  a los Caballeros que nos permitirán robarle una  Reina ya despierta a otro jugador mientras éste podría jugar una carta Dragón para protegerse, tenemos las pociones que devolverían a una Reina a sus sueños de otro jugador mientras que las baritas impedirían ese hechizo, y los Bufones..... Antes de explicar que hace el Bufón, hablaré del resto de cartas que son numéricas y no figuras. En nuestro turno podemos jugar una figura y entonces robaremos cartas para tener 5 otra vez, o bien podemos descartarnos de carta numérica y coger otra, o además podemos descartarnos de varias por ejemplo de este modo: 3+5 y un 8 nos permitirían descartarnos de tres cartas de una vez, o 2+2,4 y 4 , de cuatro cartas, eso es bien sencillo y muy útil (mates a tope para los peques!)... Volviendo al Bufón, si lo jugamos sacaremos una carta del montón, si es figura nos la quedamos, si es numérica contaremos desde nosotros ese número y en quién acabemos deberá despertar una Reina. Luego hay alguna que otra cosita como que la Reina Rosa permite despertar a otra Reina, o que la Reina Caniche y la Gato no pueden estar despierta en el mismo jugador.... Estamos ante un juego para peques muy interesante donde compiten de tú a tú con el adulto, usan sus estrategias y todo el rato realizan sumas simples, tanto para descartarse como para saber la puntuación de Reinas de cada jugador. Además, como dije, presenta ilustraciones preciosas y un material más que correcto. Juego estupendo y muy recomendable. 



Soy muy fan de Neil Gaiman y no tanto de Terry Pratchett pero una obra firmada por ambos no puede ser ninguneada. "Buenos Presagios" es la novela conjunta que se marcaron hace nada más y nada menos que casi treinta años y su sentido del humor irónico sigue vigente, su risotada constante sobre los ángeles y demonios, y el anticristo que traerá el apocalipsis al mundo sigue siendo fantástica. Recuerdo leer el libro hace más de una década, recuerdo pasarlo muy pero que muy bien, así que la noticia de su versión en formato miniserie me puso los pelos como escarpias. Luego, mi temor fue aminorando sabiendo que el propio Gaiman estaba al mando para que la obra fuese digna de un Pratchett que ya no estaba entre nosotros y que a buen seguro que de haber estado vivo el resultado hubiese sido muy diferente, no sé si mejor claro, aunque Gaiman intente se justo y digno. Michael Sheen y David Tennant son los protagonistas, son Aziraphale y Crowley respectivamente, y eso ya es algo estupendo, signo de que el proyecto no puede defraudar, de garantía de calidad. Además encontramos otras caras conocidas en papeles secundarios como Jon Hamm, Mireille Enos, Michael McKean, Derek Jacobi y Frances McDormand, solo en formato "la voz de Dios". Seis episodios, lo justos y necesarios, y la promesa de Gaiman de no hacer una segunda temporada ya libre de la novela.... Sí, bien, vamos bien... que no pase como con otras series que estiran tanto el chicle que consiguen que lo detestemos. La química de los protagonistas es sublime, sus actuaciones magistrales, y sinceramente es lo mejor de la serie a la que podríamos achacar un algo de falta de ritmo, pero visualmente está perfecta y el humor que se gasta no defrauda aunque a veces parece que el tono se ha bajado un algo, siendo algo infantil, puede que para que todo el mundo la vea.... Aún así, me ha parecido muy divertida, perfecta para una maratón veraniega, que es como un servidor la disfrutó. Gran serie de Amazon Prime, hay vida fuera de HBO y Netflix, y gran banda sonora con innumerables canciones del señor Mercury y sus Queen.... Muy pero que muy recomendable miniserie.


PETER BRUNTNELL/ KING OF MADRID (2019)/ KING OF MADRID

 

Tenía que acudir a este disco tan aplaudido por la muchachada bloguera con gran bagaje musiquero e indiscutible gusto. Tenía que escuchar el nuevo disco del veterano Peter Bruntnell que para seros sincero nunca me ha hecho tilín, no voy ahora a dármelas de experto, ni a nombrar sus discos porque no, porque faltaría a la verdad. Eso no quiere decir que sea desconocido para mi, simplemente que nunca me ha interesado lo bastante como para recomendarlo a diestro y siniestro, nunca me ha engatusado para tener uno de sus discos entre mis favoritos. Es el señor Bruntnell un cantautor amable con sonido añejo que remite a sonoridades, vivencias y recuerdos ochenteros.... al menos a un servidor es lo que siempre le trae a la mente. Y no dudo que sea un tipo genial, de un talento indiscutible pero no acaba por enamorarme. Eso sí, tampoco vamos a decir que es manco porque sí es cierto que este "King of Madrid" está francamente bien pero.... como digo, no acabo, o acababa, de conectar del todo. Practica un pop que tanto bebe de la esencia costelliana como de los dejes de Paul Weller, y que tal vez tenga en su forma de componer a un alumno aventajado como Josh Rouse, pero sin tanto azúcar, claro. Ambos se gastan ese sonido amable, casi sin nervio, en el que siempre encontramos joyas pero que puede ser acusado de aburrido.... eso también le pasa al bueno de Ron Sexsmith y yo adoro su música, pero eso es otra historia. Tampoco quiero que se me malinterprete. Me explico. La sensación generalizada de "amable" en tonos peyorativos es una primera impresión  que con las escuchas se ha ido diluyendo. Es cierto que encontré una conexión especial una madrugada vacacional en la que el insomnio pudo conmigo. Allí, a las cuatro o cinco de la madrugada, "Lucan" encendió la mecha, y a partir de entonces miro con otros ojos este "King of Madrid", más aún después de leer la excelente reseña escrita por el gran Joserra Rodrigo para Exile SH Magazine, cosa que hizo que no tirase la toalla y le diese varias escuchas que han acabado por convencerme. Dejé el disco en barbecho la primera tongada de mis vacaciones para recuperarlo en la segunda, y parecía que el disco había cambiado, o a lo mejor era yo, o mis oídos se habían destaponado. La cuestión es que después de una primera impresión de "no es para tanto" he pasado a "coño, que bien suena esto!", y en eso estamos, en que a cada escucha me gusta más.


Peter Bruntnell - King of Madrid (2019): 01.- Broken Wing/ 02.- Dinosaur/ 03.- Lucan/ 04.- Thief of Joy/ 05.- Memory Hood/ 06.- King of Madrdid/ 07.- Widows Walk/ 08.- Snow Queen/ 09.- London Clay/ 10.- National Library.

"King of Madrid" me ha ido seduciendo poco a poco, con calma, sin prisas y sin desmelenarse. Me ha ido ganando canción a canción, y lo ha hecho tanto que pensé en borrar el primer párrafo de esta reseña, claro que dejándolo uno admite su error, y eso creo que debería hacerse más. Rectificar es de sabios, dicen... "Broken Wing" es una gran pieza popera, tal vez de otra época, tal vez rememora guitarras y sonidos a lo Chris Rea.... o eso me viene a mi a la cabeza... Es esa canción que claramente me ha ido ganando con la escuchas, porque "Dinosaur" y "Lucan" ya me habían ganado de antemano. La primera, más movidita, con guitarras "harrisonianas" y dejes vocales de Weller, gusta y luce, y la segunda, "Lucan", responsable de mi "click" con Bruntnell, me suena y recuerda a una canción escrita por Costello e interpretada por Mr. Tweedy. "Thief of Joy" es puro pop saltarín muy Jayhawk porqué no decirlo, pero a mi me remata con "Memory Hood", mi favorita del disco o al menos a día de hoy, gracias a su toque Costelliano. El vals de "King of Madrid" parte el disco en dos, en su ecuador se marca otro "costellazo"..... no hay duda de ello.... Sigo redescubriendo el disco, y lo que falta por llegar, esta segunda parte me gusta menos por ahora, le veo cierto bajón, "Widow walk y "London clay" no acaban de engatusarme del todo sin ser para nada malas canciones, claro que "Snow Queen" es maravillosa, de lo mejor del disco. Cierra Bruntnell, su notable obra, con "National Library", entre acordes ochenteros, un disco que poco a poco me ha ido ganando, un disco que no se sorprenda si a final de año lo encuentran entre mis favoritos. 

Hace ya mucho tiempo que Lars Von Trier dejó de sorprenderme aunque nunca haya dejado de incomodarme. "Rompiendo las Olas", "Bailar en la oscuridad", "Los Idiotas", "Dogville", "Melancolía".... Bueno, sólo con esas cinco ya se ganó un lugar entre los directores más interesantes de los últimos años...  éstas son indiscutibles y luego puede que tenga otras tantas que son tan personales que hay quién las ama y quién las odia pero nunca dejan de incomodar y sorprender. A mi, personalmente, ni me gustó "Nymphomaniac", ni "Anticristo" pero "Manderlay" si podría meterla entre sus mejores películas como también podría hacerlo aunque no lo haga con el film que nos ocupa, ese film interpretado magistralmente por el odioso Matt Dillon. Ese film que trata sobre un psicópata que nos enseña durante algo más de una década como comenzó a matar, como encontró un propósito, un arte en el asesinato y como perfeccionó sus métodos. Es un film realmente turbador durante los cinco cortes o episodios en los que la historia se divide, en los que para nada se aligera la violencia, y en el que constantemente tenemos imágenes increíbles, fotogramas de ensueño, todo bien explicado por la voz de Virgilio (Bruno Ganz) que hace de narrador, y con el que Jack conversa en alguna que otra ocasión. Además el film está lleno de homenajes visuales, desde Dylan a Picasso pasando por Dante Alighieri y el famoso cuadro de Delacroix que nos cautiva en el último episodio del film, cerrando con el mítico "Hit the road Jack" de Ray Charles.... Todo estupendo, deslumbrante y espeluznante. Incómodo como pocas veces y no apto para todos los paladares. Lars Von Trier siempre incomoda, siempre consigue llamar nuestra atención y eso a estas alturas no es poca cosa. 

Pienso como gustándome tanto el género de la fantasía y la ciencia-ficción no fuese consciente de la grandiosidad de la obra inicial de Fran Herbert. Leí "Dune" hace muchos muchos años pero no lo recordaba como la gran obra que es, una historia que data de 1965 que fue multipremiada y que su influencia sobre obras posteriores es tan grande que es fácil encontrar su huella tanto en obras cinematográficas como el universo "Star Wars" a la exitosa saga de RR Martin, su "Canción de hielo y fuego", su "juego de tronos", bebe descaradamente de las intrigas palaciegas de Arrakis y sus nobles familias. Pienso que esa dejadez, ese pasotismo por la obra , se deba o tenga como culpable a David Lynch, quién en 1984 realizó una verdadera mierda infumable de versión para el celuloide donde no se respetaba la historia, en la que el maquillaje era indecente (ya no digo los efectos) y el casting un verdadero despropósito. No puede ser Paul Atreides el amigo Kyle MacLachlan, ni por edad ni por ser buen actor, sólo estuvo allí por amiguismo, claro está. Pues bien, este verano recuperé la obra de Herbert, y todo, seamos sinceros, gracias a la noticia, de la llegada de una nueva película sobre "Dune", con Dennis Villeneuve a los mandos, respetando el libro, con efectos especiales que serán brutales, y un casting al fin digno sobretodo por la elección de Paul Atreides en manos de mi joven actor favorito, Timothee Chamalet, al que sí le pega el papel y mucho, pero además encontraremos a Stellan Skarsgard como el malvado Baron Harkonnen, a Josh Brolin como Gurney Halleck, a Javier Bardem como Stilgar, Oscar Isaac como Duque Leto Atreides, Rebecca Ferguson como Lady Jessica, Zendaya como Chani, y  más actores interesantísimos que pegan en sus respectivos papeles...  Lo malo es que una vez uno sabe de antemano ese "cast" ya le es difícil no imaginarse a esos personajes con la cara de esos actores, y eso que todavía no vimos el film!!!! pero dejemos el futuro, dejemos el celuloide y centrémonos en el papel. "Dune" es una obra maestra. No hay duda. Un imprescindible. Un libro que obligatoriamente uno tiene que leer si le gusta el género y puede que sino, también. La historia se basa en una sociedad comandada por un emperador y sus familias de nobles que cumplen sus órdenes y maquinan en la sombra unos contra otros por conseguir poder. La familia de los Atreides con su Duque al mando es trasladada al planeta Arrakis para controlar una sustancia de vital importancia para el Imperio, la Melange, y controlar a los autóctonos, los Fremen, pero el hijo de los Atreides, Paul, forma parte de una predicción, de una profecía, que le convertiría en el salvador de ese pueblo.... Todo fluye con traiciones y dobles intenciones, con secretos sanguíneos innombrables, con acción, y con momentos fantásticos inolvidables. Sí, os digo con sinceridad que es una obra maestra, tanto que aunque nunca me lo había planteado hará que lea la primera de sus secuelas, pero para nada es un libro sencillo de leer. Requiere paciencia, madurez y conocimiento de otras obras posteriores para valorar lo que realmente es, un libro increíble adelantado a su tiempo.
"Right Now"


HBO sigue enseñando músculo. Su buque insignia, su "Juego de Tronos" terminó, pero ellos a lo suyo, pues después del final de aquella decepcionante temporada de su sobrevalorada serie se estrenaron un gran número de series mejores que aquella. Entre todos los estrenos, el más valorado era sin duda la segunda temporada de "Big Little Lies". Concebida originalmente como una miniserie de siete episodios cerrada, su éxito masivo provocó como ya es habitual, y acostumbra a ser un error, que hubiese una segunda temporada. La primera temporada es simplemente fantástica. Sin ser un prodigio de guión, creo que toda su fuerza se basa en las actuaciones donde simplemente Nicole Kidman acapara toda la atención beneficiada también por tal vez el mejor personaje de toda la serie y el que tiene la mejor trama, el guaperas Alexander Skarsgard. Durante los primeros episodios sabemos que algo grave pasó, tal vez un asesinato, puesto que vemos imágenes de interrogatorios, pero no se desvela ni el qué ni quién hasta muy avanzada la temporada. En resumen podríamos decir que la serie cuenta la vida de unas familias de Monterrey, muy bien adineradas, con sus secretos y mentiras, y sus problemas y poses cara a la galería... y no es oro todo lo que reluce. Las mujeres son sin duda las estrellas del cotarro: Reese Whiterspoon, Shailene Woodley, Laura Dern, Zoe Kravitz, y la ya citada Nicole Kidman...   El final de la mini-temporada es de esas que dejan un gran sabor de boca, y entendemos la existencia de una segunda temporada que es mucho más floja que la anterior, que por empuje deja a la Kidman como protagonista absoluta y la serie deja de ser coral, que sustenta su atractivo con las dotes interpretativas de la superdotada Meryl Streep, fichaje estelar, que vuelve a estar brillante... pero toda la serie se va desinflando a cada paso, con un final abierto para una posible continuación aunque en mi opinión no veremos más juntas a las cinco de Monterrey. "Big Little Lies" es una gran serie. Una serie muy femenina donde en algunos momentos a uno le apetecería entrar en la pantalla y darle dos ostias con la mano abierta a todos los padres por estúpidos y engreídos (conozco a más de uno así en la vida real..) pero con unas actuaciones fantásticas que hacen olvidarlo todo. Muy recomendable.

TYLER RAMSEY/ FOR THE MORNING (2019)/ A DREAM OF HOME

 

Llevaba esperando largos meses ese disco que me robase el corazón y aplacara mi maltrecha alma puesto que este 2019 no lo había encontrado todavía. No diré que estaba siendo un mal año pero, a pesar de disfrutar de muy buenos discos, no tenía uno la sensación de haberse topado con "el disco". "For the Morning" es ese disco. Esa colección de canciones que enamoran desde su lirismo, su poesía instrumental, su abatida y desconsolada voz recordando a maestros de la talla de Neil Young o Gram Parsons, o a talentosos músicos de postín como Bon Iver o el mismísimo Sufjan Stevens..... De esos, de todos, hay un poco pero, tal vez, lo que hace que el conjunto sea inmenso es esa atmósfera ensoñadora en la que el folk, el rock y la americana más delicada se dan la mano. No es el primer trabajo de Mr. Ramsey, ni el segundo, pero sí es el primero que maravilla. El primero que se toma su tiempo, su propio sonido y su paso a un lado respecto a lo hecho anteriormente aunque las atmósferas ya comentadas pueden hacernos pensar en los mejores momentos de la banda madre, Band of Horses. Por ejemplo, hay un tema, el llamado "Evening Country", que es una ramificación de aquel "Evening Kitchen" del maravilloso e imprescindible "Infinite Arms". Tyler compone un disco muy personal, durante las grabaciones se muda al campo y tiene un bebé, pone su corazón y los cinco sentidos en ellas, y el resultado es glorioso. Mágico. 


Tyler Ramsey - For the Morning (2019): 01..- Your Whole Life/ 02.- A Dream Of Home/ 03.- White Coat/ 04.- Breaking A Heart/ 05.- The Bottom Of The Sea/ 06.- Darkest Clouds/ 07.- Firewood/ 08.- Cheap Summer Dress/ 09.- Evening Country/ 10.- For The Morning.

La inicial y bella "Your Whole Life" es la encargada de abrir un precioso disco de la mano de un piano arrebatador que directamente nos conduce al cielo. Como decía, una mezcla maravillosa de un Neil Young acústico y un Bon Iver sin tantos ruidismos. Es decir, gloria. "A dream of home" es una de las mejores canciones del disco, no hay duda. Desde los primeros acordes nos dibuja una sonrisilla de felicidad y complicidad, cuando entra la voz nos derretimos..... Sí, ese sonido es lo que un servidor necesitaba desde hace meses. Dice el bueno de Tyler que escribió la canción durante los descansos de las giras con Band of Horses, y me lo creo, porque la influencia de la banda se nota en ella, pero es mucho mejor que los últimos trabajos del grupo. La guitarra de "White coat" con ese finger-picked es la repanocha, muy favorita, mientras que el espíritu de Tito Neil aparece sin pudor en "Breaking a heart", que simplemente es demoledora de bonita. "The bottom of the sea" es una gran pieza, una canción central del disco que le da ese empaque de gran obra. Una balada maravillosa, con un piano top y unos coros que se te graban a fuego en el corazón. Volvemos a las guitarras de "White coat" en una preciosa instrumental, "Darkest clouds", que nos lleva de la mano a "Firewood" muy del estilo de Justin Vernon aka Bon Iver, para luego rematarnos con la estupenda "Cheap summer dress", una preciosa balada que comparte con Molly Parden y que es un remanso de paz. "Evening country" es esa pequeña versión de "Evening kitchen", pero suena nueva, suena a aire fresco y renovado, suena bella. Cierra Mr Ramsey con un tema de esos que valen su peso en oro, cierra con la canción que da nombre al disco, cierra "For the morning" dejándonos totalmente en cueros emocionalmente hablando. Magistral y de suma belleza, Tyler Ramsey firma el que muy probablemente será mi disco favorito del año. 

La última película de terror que me dejó acongojado fue sin duda la co-producción yanqui/canadiense The Witch, una película como las de antes, con su pausa, su tensión, su incomodidad, algún que otro susto.. y un mal rollo al irse uno a dormir del copón bendito. No es que fuese buena, es que para mí ya forma parte de esos films de terror de culto. Desde entonces, nada de nada. Nada realmente que consiga turbarme, ni siquiera asustarme ligeramente hasta que cayó en mi poder el film de Ari Aster del 2018, "Hereditary". Estamos ante un film de terror que roza lo sublime. Es así, no os miento. Un film que paso a paso y desde el primer minuto consigue su objetivo, incomodarnos y ponernos en tensión. El film trata el ya archiconocido tema de la posesión y el demonio, en este caso ese demonio es Paimon, que al parecer tiene su propia leyenda entre los creyentes.... Pues bien, y ojo que puede que os destripe un algo la historia aunque es obvia (no por eso deja de acojonar) ese demonio tiene previsto ocupar un cuerpo, que debe ser el de un hombre. Existe una secta que lo adora y lo quiere en la tierra, y la jefa de esa secta, intenta que el primogénito de su hija sea el habitáculo perfecto pero falla... y al nacer el segundo lo consigue...pero es una niña... así que necesitan que Paimon pase de uno a otro, y para ello el hijo mayor debe estar totalmente destrozado anímicamente... Para ello muere la abuela, luego la niña loca, luego el padre, luego la madre.... .y Paimon gana. Así que como véis nada del otro  mundo pero claro, como está contado es la clave, eso y la ambientación llena de pequeños detalles increíbles y casi ocultos a primera vista que hacen del film una joya, por no decir de las actuaciones donde destacamos a Toni Collette, que está muy bien secundada por Gabriel Byrne, Alex Wolf, Milly Shapiro y Ann Downd.... Ya digo, impresionante film que bebe sin descaro de los grandes clásicos donde el demonio es protagonista, con sus señales, su misticismo, su profecía, su niña terrorífica y lo sustos justos y adecuados que infunden pavor. Film sobresaliente. 

Tenía muchas ganas de ser abducido totalmente por una gran historia y después de innumerables recomendaciones y mil y un halagos me hice con la novela multiventas de Terry Hayes "Soy Pilgrim". Su inicio fulgurante me hizo pensar que había dado en el clavo pero conforme uno avanza en sus casi ochocientas páginas divididas en cuatro actos siente que todo se desinfla, y que esa combinación de novela negra, thriller psicológico y misterio se queda en un poti poti sin fuerza. No digo que sea un mal libro. No me atrevería puesto que un servidor no tiene el bagaje suficiente para poder analizar la novela, pero si hablamos de gustos me ha parecido una historia floja, que se adorna en exceso y en la que hay que hacer un esfuerzo para terminarla y eso, nunca es bueno. Si bien, al final todo queda bien ligado, conectado y explicado cosa que hace que el esfuerzo por acabar la historia no sea en vano, y es muy posible que deje un regusto mejor de lo que uno podía imaginar a mitad de la historia. Los personajes principales están muy bien construidos y dan para mucho, eso es un acierto sin duda, pero en muchas ocasiones enlazamos unos capítulos trepidantes y absorventes con verdaderos momentos soporíferos que lastran, en mi opinión, la historia. Todo tiene pinta de guión cinematográfico, parece estar pensado para ello, y puede que así sea puesto que Hayes es también guionista (Calma Total, Madmax: más allá de la cúpula del trueno, Payback...etc, etc..) y la noticia de su próxima versión para el celuloide con Hayes como guionista no hace más que reafirmarme en esa sensación. Típico libro de novela negra detectivesca del siglo 21, típico best seller veraniego que es interesante pero que tampoco es la monda, típica historia que se llevará al cine y que arrasará en taquilla, y típico libro que he leído y típica película que veré.... Sí, las cosas como son, hay que reconocer nuestras debilidades. No es un mal libro, ni una mala historia. Ni mucho menos. Es mejor que muchos best sellers de otros años que han arrasado pero particularmente no me ha engatusado, aún así no es una mala elección si disfrutas con las novelas negras con toques misteriosos. 
"Kamera"


El verano da para mucho. Es tiempo para dedicar a la familia. Para visitar playas y montañas, para viajar, para piscinear... pero hay momentos en los que uno debe descansar. En mi caso es cuando mis pequeñas caen derrotadas después de otro día agotador. Un servidor, que también tiene una edad, también está agotado, es por eso que me entrego al visionado de series de poca exigencia intelectual, casi nula. Series que seguramente en mi día a día no vería ni como primera ni como segunda opción. Series juveniles, de gente con superpoderes. Series reguleras que no pasarán a la historia. Además, me interesaba indagar en el final de Jessica Jones en Netflix, una vez los héroes de Marvel han desaparecido de dicha plataforma y también quería saber de primera mano como está ese movimiento casi clónico que está realizando DC con sus personajes al estilo Marvel con películas y en este caso series: "Patrulla Maldita" de HBO y "Titanes" de Netflix. 

La primera temporada de Jessica Jones fue estupenda. La primera de "Los Defensores" en llegar y la última en irse. La segunda temporada personalmente me pareció decepcionante y esta tercera, y última en Netflix (puede que se retome en Disney+) me ha parecido mejor pero tampoco para lanzar las campanas al vuelo. Desde luego toda la trama está mejor explicada, se recupera un malvado con más carisma aunque sea imposible igualar si quiera al Killgrave de David Tennant. Los secundarios se han adaptado a su papeles de eso, secundarios, y la acción, aunque mínima, está bien lograda. No pasará a la historia pero al menos nos deja un buen sabor de boca. Recomendable serie en su globalidad.

Una vez Netflix pierde todo Marvel de su catálago intenta reponerlo con otro aliado casi inesperado. Viendo DC como Marvel se ha forrado intenta seguir sus pasos tanto en el cine como en la televisión. Empezó con el proyecto de "Titanes" que se abandonó hasta que Netflix se decidió a darle cancha, estos Titanes son más conocidos por los más pequeños (por la serie Teen Titans, que por los adultos), la serie tiene buena factura, a pesar de estar rodada con cuatro duros, una trama decente y algunos momentos interesantes, pero es una serie para pasar el rato sin darle mucho o nada al coco, perfecta para el verano y sin demasiada historia. Utilizó DC, para que apareciesen otros superheroes de su entramado, esta serie, y así mirar si les daban cancha. Aparecen Halcón y Paloma, y por supuesto la Patrulla Maldita. En el episodio 4 de Titanes aparece la "Doom Patrol", otra serie de DC pero esta vez se emite en HBO. En dicha plataforma algunos personajes y estilismos que vemos en Titanes de Netflix son cambiados para mucho mejor. La serie, es en mi opinión mejor que Titanes, es bastante loca y descarada, fresca y absurda, a veces incluso demasiado absurda pero... ésta aunque está bastante bien no es una indispensable, para pasar un buen rato y poco más, incluso algo larga en episodios.

En cualquier caso con esta trilogía de series de superheroes di carpetazo veraniego y me entregué a cosas más serias, porque no tengo 15 años que sería la edad perfecta para ver estas series, y me voy a las grandes ligas. Ya digo, tres series pasables, sin mucha exigencia intelectual que uno puede ver con su hijo adolescente e incluso pasar un buen rato. Sí, regulerías, poco más. 

THE BLACK KEYS/ LET'S ROCK (2019)/ GO

 

El dúo de Akron, Ohio, formado por Patrick Carney y el talentoso Dan Auerbach, tocaron seguramente techo con "Brothers" (2010) y "El camino" (2011), consiguiendo una buena mezcla de su bluesrockerismo con toques de garage y el mainstream que les haría ganar pasta y reconocimiento, y sí, ambas cosas se dieron por igual convirtiendo a The Black Keys en unos músicos millonarios que creían poder hacer lo que les diese la realísima gana, y después de discos en solitario, proyectos paralelos y tareas de producción de Auerbach, en 2014 dieron luz a su siguiente disco, su "Turn Blue" (2014), que a un servidor le pareció un error descomunal: aburrido, soporífero y lleno de tics repetitivos y modernidades que no les pegan nada a las teclas negras. Parecía que era su último disco, su punto y final, pero no, era un punto y aparte, creo que por lo de mejor juntos que por separado, mejor juntos, más pasta. Así pues, este mismo año justo antes del verano apareció "Let's Rock", y un servidor le ha estado dando varias escuchas durante el verano, sin engatusarme del todo pero con buenos momentos, claro está, puesto mancos no se han quedado. Se olvidan de las producciones de Danger Mouse que tanto les dio, para bien y para mal, y todas sus lecciones bien aprendidas las ponen en marcha en favor de la nueva docena de canciones que ellos mismos se ocupan de producir. Sin rompernos mucho la cabeza en analizar el disco vemos un intento claro de remontar el vuelo y de volver a ser ellos mismos aunque realmente ni ellos saben quienes son ni mucho menos que quieren ser puesto que las canciones son un gran muestrario de lo que han ido haciendo estos últimos años. No es un disco que quite el hipo, ni que de primeras te vuelva tarumba. No es el disco perfecto pero sí es un buen disco, que mejora con las escuchas pero que sinceramente uno olvidará pronto, no creo que dentro de unos años uno se ponga delante de su colección de discos, decida ponerse algo de los Black Keys y elija éste. Lo dudo. Yo no creo que lo haga, antes iré por otros, aunque se están volviendo una banda de compilación descaradamente, un "greatest hits" de este dueto sí es una buena elección y eso que no soy muy partidario de este tipo de discos aunque para largos viajes por carretera son un valor seguro. Vamos pues con "Let's Rock" que si bien no será eterno, sí me ha dado buenos momentos este veranito. 


The Black Keys - Let's Rock (2019): 01.- Shine A Little Light/ 02.- Eagle Birds/ 03.- LoHi/ 04.- Walk Across The Water/ 05.- Tell Me Lies/ 06.- Every Little Thing/ 07.- Get Yourself Together/ 08.- Sit Around And Miss You/ 09.- Go/ 10.- Breaking Down/ 11.- Under The Gun/ 12.- Fire Walk With Me.

Empiezan pronto los Black Keys a torcernos el morro con el descarado AOR de "Shine a little light" que no aporta nada a su discografía. A un servidor le parece un pastel descomunal con reminiscencias radiofónicas de final de los setenta y principio de los ochenta. Faltan las hombreras y el tejano doblado hacia afuera. Curioso que en casi todas las webs musicales colocan el tema como uno de los mejores... pero no, que no os engañen! "Eagle Birds" tiene ese ritmo trotón ya visitado por Carney y Auerbach. Easy rock, pegadizo, molón y poco más. Correcta. "Lo/Hi" es uno de los singles, y se nota. Un tema chulillo que hará creer a adolescentes que han encontrado el rocanrol molón que salvará sus atormentadas vidas pero que no deja de ser una versión descafeinada de mil y una bandas que todos hemos escuchado en mil y una ocasiones, antes y mejor. El sonido setentero con reminiscencias lennonianas aparece en "Walk across the water" que me gusta por aventurarse un algo o simplemente por cambiar un poco el tercio pero desde luego tampoco es que sea la repanocha.... "Tell me Lies" y "Every littel thing" nos llevan al ecuador del disco, la primera me gusta porque cabría en "Brothers" y la segunda me gusta todavía más por volver a picar en ese blues eléctrico con cierta acidez pero desde luego con medio disco devorado cabe destacar que si bien no es un mal disco todo suena remendado, ya escuchado, reciclado... y así, lo será todo el disco. "Get yourself together" creo que es el tema que se engancha con mayor facilidad, tiene las señas características de la banda, y el ritmo de "lonely boy" pero más pausado, los mismos coros de "El camino"... bueno, parece una sobra de aquel disco. "Sit around and miss you" vuelve al sonido sixtie con esa beatlesque que a todos gusta mientras que "Go", que huele a single, parece salir del cajón de canciones perdidas de Beck... no está mal, gusta pero no mata, y ese es el eslogan del disco sin duda. Me gusta bastante "Breaking down" y con "Under the gun" ya se repiten en exceso. Cierran correctamente con "Fire walk with you" rememorando a los Cream, a un Clapton puesto de diazepam porque le falta algo de fuerza a la canción, como a todo el disco. Le falta verdad, le falta valentía, le falta arriesgar y no ser autocomplaciente. Como digo un disco de agradable escucha, sonidos familiares y buenos músicos que no está mal pero no mata. 
"Bell Boy"


Para Disney "El Rey León" fue llegar a la cumbre de su cine de animación a la antigua usanza. Fue, sin duda, su última gran película sin utilizar píxeles y modernidades. Su historia con toques ecologistas engatusó a todo el personal, así como la gran banda sonora de Sir Elton fue un éxito sin paliativos. Después de aquello Disney se pegó una y otra vez de bruces sin encontrar la fórmula, Pixar le adelantaba como un rayo, y las ideas escaseaban... tanto que hubo un Rey León dos, tres, etc.... Tan era la magnitud de la película original que el musical no tardó en llegar y arrasar en medio mundo. A Disney le costó adaptarse a las nuevas tendencias pixeladas pero tiró de chequera, se hizo con Pixar y ya planea su plataforma televisiva brutal en streaming que arrasará con todo. A esa plataforma hay que darle material y por eso se han encargado de comprar todo Marvel, Pixar, Star Wars (bueno, todo Lucasfilm), todo el contenido de Fox, y por supuesto su inmenso catálogo. Este 2019 se cumplían los 25 años de la aparición de "el Rey León" y Disney no ha desaprovechado la ocasión para realizar un remake de carne y hueso, o mejor decir, de carne y pixel. La nueva moda de Disney es llevar sus clásicos fuera de la animación convencional, lo que se llama "acción real", y así hacer caja y por supuesto dotar de contenido a su nuevo juguete Disney+. Primero fueron esos toques de villanos como los de "Maléfica" (ya llega la segunda parte...), Cenicienta, Alicia en el país de las maravillas, La Bella y la Bestia, Aladin, Dumbo, etc.. etc.. y ... la esperada y resultona "El libro de la selva" dirigida por John Favreau. Es Favreau quién se encarga también de dirigir el proyecto de "El Rey León", usando los mismos mimbres que con "el libro de la selva", así que se esperaba una técnica descomunal, un ritmo excelente y un respeto máximo por la obra original... y eso, el respeto máximo, es lo único reprochable a este nuevo "Rey León", que es exactamente igual que la original.. , cosa que tampoco sé si es malo o bueno, pero aparte del despiporre tecnológico nada justifica su visionado por encima del clásico de animación. Visualmente es un diez, no hay dudas, y pone al día a la perfección con el nuevo lenguaje y ritmo cinematográfico de nuestros tiempos pero no hay magia, más aún diría que si hace 25 años te plantaste en el cine y se te pusieron los pelos de punta al escuchar la canción original nada hará que prefieras el nuevo film, aunque sí hay grandes momentos, un gran villano y buenas canciones, las de siempre, que harán felices a los más peques, y un gran Pumba, como no. 



A rebufo del éxito masivo de Stranger Things (T1, T2) llegaba a Netflix el año pasado la serie alemana Dark siendo catalogada como la "stranger things" europea. Rápidamente se convirtió en un éxito, el boca a boca consiguió que fuese de lo más comentado y visto de ese año, y eso hizo que un servidor tardase un poquito en ver Dark T1. Sí, no os engaño. Temía el efecto hype. El manido "no es para tanto". Pero sí, sí es para tanto. Estamos ante tal vez la mejor serie de ciencia-ficción de los últimos años. Nada se le puede comparar. Primero por un guión fabuloso y circular, que no sólo consigue brillar en la primera temporada sino que en la segunda, exceptuando el primer episodio donde el espectador tiene que volver a unir las piezas porque seguramente se olvidó de como encajaban, no es que mantenga el tipo y el ritmo sino que, sinceramente, lo supera y eso no es muy típico de este tipo de series donde esos guiones se pierden en tópicos visitados millones de veces. Segundo, la estética es brutal. Su fotografía, su ambientación, y su música. Y por último, las actuaciones, sensacionales. En esta segunda temporada habíamos dejado a nuestro protagonista aunque sea un reparto coral, en el futuro. Sí, porque esta serie habla de los viajes en el tiempo, de los agujeros de gusano, de los ciclos temporales inevitables o no , del destino... Y bien, Jonas intenta arreglar las cosas, y para ello viaja atrás y adelante en el tiempo, descubre sucesos y relaciones sorprendentes, y sobretodo, conoce a diferentes "Jonas" que lo complican todo. En definitiva, nos os cuento mucho porque no quiero destripar nada. Todo queda abierto para una tercera temporada que promete lo indecible. El final de esta segunda es brutal. Todo cuadra a la perfección. Todo se hace más grande y nos atrapa sin remisión. La espera para ver la tercera y última temporada se hará larga y pesada. Sin duda, una de las mejores series de los últimos años.


THE RACONTEURS/ HELP US STRANGER (2019)/ HELP ME STRANGER

 

El año pasado Jack White entregó el que tal vez sea su disco más decepcionante en una carrera repleta de trabajos estupendos englobados en muchos proyectos diferentes. "Boarding House Reach" quiso ser demasiado grande y al final todo le quedó pequeño. Había síntomas de agotamiento, de cansancio creativo y algo de piloto automático. Sí, claro, había buenas canciones, siempre las hay, pero escribirlas pensando que cambiarás el rock con ellas solo puede traer fracaso y decepción. No eran malas canciones pero les faltaba un punto de serenidad, de ser vestidas mejor. Tal vez les faltaba otra opinión, otro enfoque. White necesitaba a alguien que le frenase, le debatiese y le diese otro punto de vista. Necesitaba a su amigo Brendan Benson, sin duda. Y por supuesto, Jack White necesitaba divertirse, porque aquel disco del año pasado no daba buen rollo, era cansino, plomizo y aburrido, y creo que White acabó hasta los mismísimos y tal vez por eso decidió volver a divertirse, y para ello llamó a la banda, a The Raconteurs, y se pusieron a grabar. Cuando saltó las noticia de su vuelta, después de años de rumores, a un servidor le alegraron el año. Su álbum de debut y su continuación, su "Consolers of the Lonely", son dos tremendos trallazos de classic rock, de una superbanda formada por el propio Jack White, el maravilloso Brendan Benson y esa dupla originaria de los Greenhornes, Jack Lawrence y Patrick Keeler, que ponen todo en su sitio, con la inestimable ayuda del señor Dean Fertita como quinto miembro no oficial. Sí, una megasuperbanda de rock, haciendo rock, y nada más que rock,.

Es "Help Us Stranger" un ejercicio de classic rock en toda regla. En sus doce cortes apreciamos el buen hacer de la dupla White/Benson. Su química siempre ha sido especial, su empaste vocal, sus guitarras entrelazadas siempre nos han dado vigor y alegría. No hay nada que sorprenda ni haga temblar los cimientos del rocanrol, no hay vistas al futuro ni ruidismos varios. Como digo, es solo rock pero nos gusta. Estamos, porqué no decirlo, ante un claro ejemplo de superbanda. Ante un ejemplo de como poner cada carta ganadora en pos del grupo, aportando ideas y virtudes al conjunto para enriquecerse, mezclarse y hacer algo mejor. Vale, de acuerdo, White suele imponerse la mayoría de veces. Apreciamos de primeras más a Jack que a Brendan pero no se entenderían The Raconteurs sin este genial artista. El resultado es como meter en un batidora "Elephant" de The White Stripes y "The alternative to love" de Brendan Benson... Es decir, un resultado increíble, francamente enriquecedor. Sigue habiendo dejes retro. Siguen mirando por el retrovisor al rock de los setenta, tanto al de las Islas como al Americano. Toques vintage, psicodelicos y por supuesto aderezos soul, guitarras cruzadas y entrelazadas con la vena loca de Jack intentando retomar las melodías pop de Benson, mientras la dupla de los Greenhornes mantienen todo atado y ligado, sin fisuras, para obtener un disco de rock en toda regla, una rareza en los tiempos de samplers, autotunes y ritmos bailongos decadentes. Un disco de los de antes, de otra época, de esos que comienzan a escasear y parecer raros, extraños y fuera de lugar.


The Raconteurs - Help Us Stranger (2019): 01.- Bored and Razed/ 02.- Help Me Stranger/ 03.- Only Child/ 04.- Don’t Bother Me/ 05.- Shine The Light On Me/ 06.- Somedays (I Don’t Feel Like Trying)/ 07.- Hey Gyp (Dig The Slowness)/ 08.- Sunday Driver/ 09.- Now That You’re Gone/ 10.- Live A Lie/ 11.- What’s Yours Is Mine/ 12.- Thoughts And Prayers

La encargada de abrir el disco es "Bored and Razed", una marca de la casa. Una "aquí estamos, hemos vuelto". Sonido de guitarras de gran banda, riffs que suben y bajan, todo sostenido por la insuperable sección rítmica... White, desgañitándose y Benson disfrutando... Vale, no es "Steady as She goes" pero sí es fantástica. La influencia de Led-Zep es inevitable, y "Help me stranger" es un gran ejemplo, aunque también hay algo del pesado rock sureño.. Benson es un favorito de siempre, su forma de vestir canciones y darles ese toque tan pop es glorioso, véase "Only child" que hubiese encajado perfectamente en el anterior disco de la banda. Un tema lentorro que engatusa de primeras. El alocado rock de White se impone en "Don't bother me" donde las guitarras toman el mando... como si los White Stripes resucitasen pero con una bandaza detrás y no con la reina del bombo. En "Shine the light on me" Benson y White juegan a ser Lennon y McCartney, claro que no llegan a sus niveles pero se agradece esa forma de componer juntos, de arreglarse los temas, de darles un empaque conjunto.... Y ese pianito de juguete.... es delicioso. El pseudo-baladón "Someday (I don't feel like trying)" es fantástico, y Benson se luce. Sorprenden un algo con una increíble versión del "Hey Gyp" de Donovan, adaptada a la perfección al estilo del grupo para seguidamente entregar un dueto de canciones devastadoras. Primero ese "Sunday Driver" que es un despelote rocanrolero con esos riff tan desvengozados muy marca de la casa donde a un par de velocidades más podría colar por el enésimo hit de AC/DC, y luego con "Now that you're gone" que es oro puro con un Benson en estado de gracia. Encaminándonos al final nos encontramos con un punk-rock estupendo en "Live a lie" que recuerda a la esencia Pixies, esa que tanto gusta a White... "What's yours mine" es un despelote donde White disfruta como un canalla... Y el cierre definitivo es un acústico crescendo con aroma a los setenta, a gran banda, a rock de siempre, a classic album.....  The Raconteurs son una bandaza, son puro rock, son todo  lo que necesitábamos para seguir creyendo que el rock sigue vivo.

*post aparecido originalmente en Exile SH Magazine por Nikochan

Hace mucho tiempo que me bajé del tren de Los Vengadores...  La trama central no la he seguido y me da mucha pereza engancharme de nuevo. Sí he visto muchas de las películas individuales de los protagonistas pero casi siempre me queda un mal sabor de boca. Veré todas las de Los Vengadores, seguro, y creo que el verano será buen momento pero después de ver películas tan horripilantes como esta "Capitana Marvel" a uno, la verdad, no le quedan muchas ganas de ponerse a ello. Me dicen que la película tenía más sentido en la fase I de los Vengadores. Y qué coño es la fase I? Bueno, que esta precuela llega tarde y mal.. y que el feminismo no supera el de su rival, la Wonder Woman de DC, que a pesar de tampoco gustarme en exceso le da dosmil vueltas a la capitana Marvel. Como digo la película es una especie de precuela de todo. La capitana Marvel sale antes en "Endgame", al parecer con un papel determinante pero no lo sé porque no la he visto, que en su propia película. Así que todo este film parece servir para dar explicación (y sacar más pasta) a todo este engranaje superheroico. Lo que ha hecho Marvel con sus películas es brutal, su universo desplegado en mil películas dando un espectáculo grandioso. Lástima que con resultado dispares. A mi no me acaban de gustar algunas películas (no he visto todas, pero lo haré) pero no voy a quitarle merito a la propuesta global. Centrándonos en la película como si fuese un caso individual hay que decir que decepciona. Demasiado plana pero con explicaciones complicadas y bastante absurdas. Visualmente es notable que no excelente pero el argumento es de risa y algunas escenas de acción también. Creo que podemos estar ante la peor de las películas de Marvel, al menos que yo haya vista, con excepción de laguna de Thor que también se las trae. En fin, que el otro día vi este film y casi me duermo. Que me hago viejo y los seres con capa comienzan a aburrirme de lo lindo. Si os gustan Los Vengadores hay que verla para cerrar el círculo, y si no os va el rollo Marvel, huid de ella.

Sam Beam es uno de esos artistas a seguir la pista, uno de esos artistas que asombraron a principios del milenio con un trío de discos de esos que no se olvidan, cada uno hijo de su madre y de su padre, con sus estilos y sus diferentes formas, que desembocaron en el grandioso y muy reivindicable "The Shepherd's Dog" (2007). Beam contó para la gira con los Calexico, como lo había hecho antes de ese disco con dos estupendos Ep's, ambos del 2005: "Woman King" e "In the Reins". Después de aquello vino algo de gafapastismo, de sobradez, de creerse el más moderno del folki americano, y la cagó. Vale, había buenas canciones pero le sobraban a la mayoría muchísimo azúcar, eran casi almibaradas. Así pues un servidor dio un paso al lado y se olvidó del bueno de Sam hasta que mi famoso archienemigo Don Guzz me comentó que había recuperado algo la forma en su "Beast Epic" del 2017, pero no le hice demasiado caso, ya se sabe que no riega demasiado.... Otra cosa fue la llegada el año pasado de un magnífico Ep de titulo "Weed Garden". Es con sus Ep´s cuando Sam Beam o Iron & Wine si lo prefieren señala el camino a seguir, su nivel de inspiración y su sonoridad. Sin duda en "Weed Garden" recuperaba todo aquello que creíamos que había perdido. Si a esto, unimos que Calexico el año pasado publicó un disco, "The Thread That Keep Us", para quitarse el sombrero... pues la nueva colaboración entre estos artistas no podía pasar por alto en la Isla Nikochiana. Y sí, ya os digo que me ha gustado. 

Tampoco vamos a tirar cohetes ni a aplaudir con las orejas. No es el disco definitivo ni el que te llevarás a una Isla desierta pero sí que es un muy buen disco, con pocas pero largas canciones que recuperan el buen tino de Sam Beam gracias a la instrumentación de sus amigos. Pero, es un disco de Sam Beam con Calexico, o de estos con Iron & Wine??? pues tengo dudas....  pero a mi la mezcla me parece estupenda. Estupenda es la encargada de abrir el disco. "What heaven's left" me parece bonica del to, y los Calexico arropando a la perfección a Beam, con esa parte final trompetosa y trompetera que engatusa y se deja gustar. "Midnight sun" rememora sonoridades del "Shepherd's dog", la percusión y las guitarras agitanadas hacen muy grande a un tema a reivindicar. "Father Mountain" es una de las canciones del disco. No hay duda. Sam ha vuelto. Sin duda, junto a "Follow the water", es una de sus mejores canciones folk-pop en años, o en una década. En medio de ambas, algo de experimentación jazzística con "Outside El Paso", que no desentona. La "suite" es impresionante, me gusta más "Pájaro" con momentos en castellano que el resto aunque la parte final con "Tennesse train" es maravillosa. La canción que da nombre al disco es otra de las destacables del lote. Cierran este interesantísimo disco con la belleza absoluta de "In your own time". Parece que Sam Beam, gracias a sus colegas ha vuelto a la buena senda y nosotros que nos alegramos.

Calexico & Iron & Wine - Years To Burn (2019): 01.- What Heaven’s Left/ 02.- Midnight Sun/ 03.- Father Mountain/ 04.- Outside El Paso/ 05.- Follow the Water/ 06.- The Bitter Suite (Pájaro/ Evil Eye/ Tennessee Train)/ 07.- Years to Burn/ 08.- In Your Own Time.


*post aparecido originalmente en Exile SHMagazine por Nikochan
"Don't Box Me In"


Se me ocurren rápidamente más de una docena de nuevas series o al menos actuales de HBO que son mejores y que justifican más nuestro abono a la mítica plataforma televisiva que Juego de Tronos. Una de ellas sin duda alguna es la serie de Phoebe Waeller-Bridge (ahora, por fin, reconocida por su magnífica Fleabag, de la que tengo pendiente su segunda temporada) basada en las novelas de Luke Jennigs que ya nos engatusó con una primera temporada (T1) sensacional. Todo el elenco seigue. Los mimos personajes con algún que otro añadido. Las protagonistas, Sandra Oh y Jodie Corner, lo bordan con sus personajes, Eve Polastri y Villanelle respectivamente. Su química sorprende y sus actuaciones ya no tanto. Los secundarios mantienen el nivel como también lo mantiene un excelente guión que ya sin sorpresas sigue avanzando en la relación de las dos protagonistas de manera inteligente. Haré un pequeño spoiler: me parece sensacional que las dos temporadas acaben igual. O casi. Me explico. Me parece sensacional que en cada una de las temporadas acabe una de las protagonistas medio muerte a manos de la otra. Es sencillamente buenísimo, además de explicar esa relación de amor-odio entre ambas. Por lo demás, todo es un espectáculo televisivo de primer nivel. La acción, el humor negro, la violencia, la sangre, el glamour... todo sigue como siempre en una serie que sin vender humo se convierte una serie top del actual y nuevo catálogo del gigante HBO.


JUSTIN TOWNES EARLE/ THE SAINT OF LOST CAUSES (2019)/ FRIGHTENED BY THE SOUND


Si os contaba hace unos días de lo soporífero que resulta la escucha del nuevo disco de Bruce Springsteen, hoy os quería contar lo bien que me sienta escuchar la nueva colección de canciones del hijo de Steve Earle (al que prefiero antes que al Boss de aquí a Lima). Sí, Justin Townes Earle ha publicado el disco que debería haber entregado Bruce. Sí, ese disco que o no quiere o ya no puede hacer, Justin lo hace sin pestañear. Claro que eso no es nuevo, si uno repasa su discografía alucina, pues toda ella es una joya: The Good Life (2008), Midnight at the Movies (2009), Harlem River Blues (2010), Nothings gonna change the way you feel about me now (2012), Single Mothers (2014), Absent Fathers (2015), y Kids in the Streets (2017). Todos estupendos. Y sí, puede que Earle Jr. abuse del dicho "zapatero a tus zapatos", pero eso mismo se deberían aplicar muchos otros, véase el señor Springsteen, y todos andaríamos más contentos. Por suerte, Justin no quiere ser moderno, ni reinventarse, ni copar las listas de escuchas en spotify. Por suerte no hará un dueto con Maluma ni con Rosalía. Lo suyo es el blues, el folk, el rock de carretera y manta, el que ha mamado de su padre Steve, el del sonido americano, el que más me gusta, el que disfruto escuchando. Además, y para seros sincero, a pesar que muchas críticas no han dejado demasiado bien a "The Saint of lost causes" que es como se titula el disco, he de decir que creo que es un disco fantástico, de lo mejor que ha hecho o al menos al mismo nivel, que no es otro que el sobresaliente.Y sí, algunos le acusarán de disco calmado, de disco pausado y de tono lento, incluso aburrido, esos están muy pero que muy equivocados pues si no estamos ante el mejor disco de Justin por ahí vamos.


Justin Townes Earle - The Saint of Lost Causes (2019): 01.-The Saint of Lost Causes/ 02.- Ain’t Got No Money/ 03.- Mornings In Memphis/ 04.- Don’t Drink The Water/ 05.- Frightened By The Sound/ 06.- Flint City Shake It/ 07.- Over Alameda/ 08.- Pacific Northwestern Blues/ 09.- Appalachian Nightmare/ 10.- Say Baby/ 11.- Ahi Esta Mi Nina/ 12.- Talking To Myself.

La canción que da nombre al disco es la encargada también de abrirlo. Americana blusera por los cuatro costados. Atmosférica, muy de sala pequeña, muy de cercanía, de realidad. Más blues, pero ahora de esos que ama Jagger por encima de toda las cosas, ese que se respira en el "Exile" stoniano.... sí, "Ain't got no money" es sobresaliente. Entonces llega una marca de la casa "Earle", esas que tanto padre como hijo bordan. "Mornings in Memphis" es preciosa y reconfortante, y la voz de Justin se acerca más que nunca a la de su  padre. Una favorita personal. El clásico blues se presenta en "Don't drink the water", ese blues blanquito que tanto gustaba a manolenta Clapton, ese country-blues... y suma y sigue, y enlaza con el "americanismo" de "Frightened by the sound", más folki que otra cosa pero siempre estupenda. Llegados al ecuador del disco, Townes Earle, nos deja estupefactos con su "Flint city shake it", un jump blues de esos de libro. Y podíamos seguir así, disfrutando como niños con zapatos nuevos a pesar de la sencillez y clasicismo de la propuesta, así que tampoco voy a hacerme pesado hablando de si este tema o el otro es más o menos blues, si es del Delta o si es de Memphis... tanto da, pues Justin controla cualquier blues del Mississippi.... "Over Alameda" es muy bonica pero es de las que menos me gusta del disco, en cambio "Pacific Northwestern" y "Appalachian nightmare" son dos temas estupendísimos. "Say baby" y "Ahi esta mi nina" sí son más flojas y creo que eran prescindibles, más la primera que la segunda, por suerte el cierre con "Talking to myself" está a la altura, y deja un gran sabor de boca. Vale, puede que el disco necesite de varias escuchas atentas, puede que haya que darle tiempo y, sí, también puede que vaya de más a menos pero desde luego estamos ante un grandísimo disco de blues, de rock, de americana o como lo queráis llamar. 

Ni soy dylanita, ni dylaniano. Solo soy fan de BOB, tal vez el más grande. Es el único artista del que uno puede volver a sentirse sorprendido al retomar cualquiera de sus discos, el único que puede dejarte con la boca abierta al escuchar de nuevo un tema que pensabas te sabías de memoria, o un disco que pensabas que te lo había dado todo y entonces en un par de estrofas te descubre el sentido de la vida. Dylan es una artista completo. Un trovador, un poeta, un filosofo, un gigantesco músico, un cantante estupendo, un artistazo de los pies a la cabeza, un showman con una presencia y un carisma imposible de igualar. Dicho esto, solo un cineasta del nivel de Martin Scorsese podía realizar la tarea de enseñarnos aquella mítica gira amparada bajo el nombre de "Rolling Thunder Revue". Me importa un pimiento que se inventen anécdotas y pongan algo de picante a la historia. Bob y Martin se inventan un par de cosillas, sí, pero lo hacen para reírse un poquito y criticar de soslayo otras cosas... Bob es así... sutil y polémico. El viaje que nos propone Scorsese es una lección de historia, entre un documental y un reality de los setenta. Las imágenes utilizadas fueron grabadas en su momento para un documental que ahora ve la forma, y allí aparecen artistazos con casi cincuenta años menos, y uno queda alucinado, desde T  Bone Burnett, Mr Ronson, Scarlet, Baez, Ginsberg, Shepard, McGuin, Joni Mitchell, el "huracán" Carter, y Sharon Stone con su divertido cuento....  Una historia inmersiva, divertida y didáctica. De manera audaz y con ingenio nos introduce en la gira, en sus relaciones, en sus viajes y actuaciones... y lo mejor, es ver a Dylan desatado reversionando sus canciones... Hay muchas mentirijillas en el documental como bien se han ocupado los fans de destapar, pero a mi me da absolutamente igual porque no es un film ni un documental, es algo inclasificable, es un experiencia que llega y se va, como el sonido rodante del trueno. Sobresaliente.


Pasa con Bruce Springsteen que sus fans le tienen tan mitificado que le perdonan todo. Y digo sus fans porque yo para nada lo soy. No, no pongáis esa cara de estupefacción. Gustándome como me gusta el estilo musical que practica el Boss nunca he sido seguidor suyo. Tampoco vamos a quitarle méritos pues tiene media docena de discos fantásticos, casi todos ellos por no decir todos antes de 1980. A partir de ahí, son contados los discos que encandilan. El frío y magnífico "Nebraska", el muy vendible y aplaudido "Born in the USA" (1984), el siguiente, el "Tunnel of Love", las "Seeger sessions" y realmente poco más. Es decir, quitando "Shall over come" y canciones puntuales, lleva entregando discos reguleros indignos de la leyenda, en mi opinión poco merecida, que es. Así, y siendo bestias, podemos decir que lleva la friolera de más de treinta años sin entregar un disco que nos deje en pelotas. Por eso no es ni Papá Bob ni Tito Neil, dos auténticas leyendas capaces de entregar discos actuales que compiten con sus obras magnas. Ya no digo de comparar con otras leyendas "menores" de la música... Y sí, todo esto viene a cuento del nuevo disco de Springsteen, esta vez sin la E Street Band, un disco de abuelo cebolleta, complentativo, amable, bonito y de easy-listening, que aburre hasta a las ovejas. La duda está, como hemos comentado en foros, si esto lo firma otro y la gente aplaude con las orejas o si lo firma otro y va directamente al cajón de discos olvidados y desastrosos del año. Siendo Bruce, pues te están esperando para criticar pero los fans también son más benevolentes. Siendo yo un NO-fan digo claramente que he escuchado más de tres veces el disco por ser Springsteen quién lo firma porque si hubiese sido otro no llego a la segunda. También digo que al ser Bruce el autor espero más y la decepción es mayor, aunque en mi caso no esperaba nada y hablo pensado en seguidores del de New Jersey. Vamos, tampoco el disco es un desastre. Es amable, hay buena base, hay dos o tres canciones que sí, que son buenas, pero le falta todo lo que se le presume a Springsteen: garra y verdad. Todo está impostado en este disco, desde esos arreglos sinfónicos que llaman los más molones como "cinematográficos" (ay qué joderse!) a esa voz de geriátrico que se gasta. "Hitch Hiking" no está mal, "Tucson Train" aún se deja escuchar como la que da nombre al disco, y la dupla casi final de "There goes my miracle" y "Hello sunshine" con otros mimbres, con otras vestimentas... sí, hablaríamos de otra cosa.. pero a Springsteen el bótox le ha perjudicado mucho, y está en plan jubiletas todo por no reconocer que ya está para darle a público lo que realmente quiere. Déjate de experimentos Bruce, y danos rocanrol con toques soul, danos lo que sabes hacer realmente, libérate, no quieras ser moderno, ni rompedor que tienes una edad...   

Bruce Springsteen - Western Stars (2019): 01.- Hitch Hikin’/ 02.- The Wayfarer/ 03.- Tucson Train/ 04.- Western Stars/ 05.- Sleepy Joe’s Cafe/ 06.- Drive Fast (The Stuntman)/ 07.- Chasin’ Wild Horses/ 08.- Sundown/ 09.- Somewhere North of Nashville/ 10.- Stones/ 11.- There Goes My Miracle/ 12.- Hello Sunshine/ 13.- Moonlight Motel.

"Got it Alone"