Que Dios nos perdone (2016)


Una vez finalizado el visionado de "Que Dios nos perdone" me pregunto porqué no me había interesado antes por el film dirigido por Rodrigo Sorogoyen, si además había estado en las quinielas para el Goya a mejor película del 2017 que ese año se llevó "Tarde para la Ira"  film dirigido e interpretado por Raúl Arévalo que finalmente se llevó el gato al agua a mejor película. El denominador común es el magnífico actor Antonio de la Torre que al menos en "Que Dios nos perdone" está sensacional aunque, como digo, eso ya no es noticia. Que aparezca De la Torre es un punto a favor y que el actor principal fuese Roberto de Álamo era un punto negativo para un servidor pero visto lo visto no creo avergonzarme por pedir disculpas y asegurar que su interpretación es notabilísima y puede que, sin ver todas las películas de aquel año, su Goya sea merecidísimo. El film es un clásico thriller policial muy a lo "americano" pero teñido con lo peor del españolito medio. A dos detectives de policía les cae un caso de asesinato y violación de una anciana, al parecer van detrás de un asesino en serie, y durante el proceso acaban conociéndose como nunca, viéndose a ellos mismos oscuros y temibles. El film de Sorogoyen es duro, violento, incómodo, absorvente y asfixiante. Es puro cine americano editado aquí, en el país de la bellota. El del chiste fácil entre vascos, andaluces y catalanes. Por eso sorprende tanto un film de este género a tan alto nivel y al parecer esa "Tarde para la Ira" es todavía mejor. La veré, sin duda. No es un derroche de originalidad, ni una masterpiece pero es lo suficientemente interesante para mantenernos pegados a la butaca, o al sofá en mi caso. Muy recomendable. 

2 comentarios:

  1. Para un cinéfilo que hace tiempo desertó de ir al cine (actual, no a la filmoteca) el año 2017 me pareció más que aceptable en lo que a la producción patria se refiere (a los gringos no les salva ni el apuntador), pero de entre todas las cintas de aquél año, en mi opinión esta es la mejor.
    Muy americana, pero con las señas de identidad más traumáticas del país, como muy bien dices, gran película.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, realmente el 2016 no el 2017.

    ResponderEliminar