En 2016 descubrí la música de la maravillosa banda Purslane con su EP homónimo, "Purslane", del que ya hablamos en la Isla y como podéis imaginar, sigue sonando en el hogar nikochiano. Había ganas de más, de mucho más. Aquel EP es un auténtico e indiscutible tesoro entonces oculto que un servidor quiso proclamar a los cuatro vientos. La banda formada Sara McGowan (percusión, voces), Birgitta Fryklund (bajo, voces), Wilhelm Söderquist Wermeli (guitarra solista y voces), Nicklas Sternegård (guitarra y voces) y su cabeza visible y líder Michael McGowan (voces, guitarra, armónica) siguen trabajando en nuevas canciones y es en esas que en 2018, Michael McGowan al que tengo unas ganas increíbles de conocer personalmente, me concede el honor de escuchar el primer single del que será su nuevo disco el cual nos llegará en el mes de Abril, probablemente y según me comenta el mismísimo Michael McGowan, el 21 de Abril (día mundial del Record Store Day) lo encontraremos en formato CD, Vinilo de colores en ediciones limitadas y obviamente en formato digital. El disco llevará por título "Purslane" y contará con diez canciones todas producidas por Filip Sjögren: 1. Johnny Disco / 2. Cinnamon Freckle /3. Salty Midnight /4. 44 Maggie/ 5. Lonely Weather/ 6. Robot Kisses/ 7. American Arms /8. From a Book of Dreams pt2. /9. Allright /10. The Summer Sting. El Single que ya está disponible hoy en las principales webs y plataformas musicales lleva por título "Johnny Disco". Un tema espectacular con sonido noventero, dejes a lo Pixies, obviamente, pero con ese toque tan norteño, ese rock tan suyo, tan indie, tan bien parido. Hay dos canciones, "Cinnamon Freckle" (muy british ella, muy "Libertines") y "From a Book of Dreams pt2" (Pixie como ella sola), ya escuchadas aunque me dicen que revisadas y remezcladas para la ocasión, ya aparecidas previamente en el EP "Purslane" donde acertadamente definían su música como si Jonathan Richman se encontrase con la Velvet puesta de Prozac... Esta frase no es mía pero la encuentro muy acertada y me encanta. Tal vez mi queja es porqué no han incluido "Pocket full of Posies" que me parece sensacional, pero habrá que escuchar el disco de una banda que tiene un sonido que me encanta. De momento os dejo en exclusiva con este gran tema, este single que simplemente es una puta maravilla.


"No Expectations"


Había leído opiniones de todo tipo sobre el western televisivo de Netflix dividido en siete capítulos de más de una hora, ya os digo de primeras que soy de los que se sitúan en el lado de adoradores de esta miniserie creada por Steven Soderberg y, guionizada y dirigida por Scott Franck (responsable de por ejemplo "Logan"). Estamos ante una historia espléndida con toques feministas repleta de todo lo que caracteriza a un buen western, que no se asusta por eliminar al personal, que se toma su tiempo y que explota en la parte final, con un último episodio sobresaliente. No encontramos una interpretación sobresaliente excepto en la sorprendente caracterización de Jeff Daniels, que sí, está inmenso. El resto de plantel cumple y convence pero no encandila: Scoot McNairy, Jack O'Connell, Michelle Dockery, Thomas Brodie-Sangster, etc, etc.. La historia es bien sencilla, un pueblo minero pierde a casi todos los hombres en la mina y queda poblado exclusivamente por mujeres, a ese pueblo llega un peligroso forajido que ha traicionado a su banda, y el jefe de esa banda que es un padre para él afirma eliminar a todo aquel que le ayude o le de cobijo, lo que cumple a rajatabla de manera sanguinaria y sin piedad. Además, bajo esta historia de western simple hay otras muchas que hablan de feminismo, paternidad, racismo, etc.. Una maravilla, no os miento. Si os gustan los westerns desde luego no os podéis perder "Godless".


CALEXICO/ THE THREAD THAT KEEPS US (2018)/ END OF THE WORLD WITH YOU


Los de Tucson, Arizona, no son precisamente unos recién llegados que tengan que demostrar nada al populacho terrícola. LLevan desde 1997 entregando notables canciones y algún que otro disco sobresaliente pero os tengo que reconocer que nunca han llegado a encandilarme del todo. Bueno, tal vez con "Carried to Dust" (2008) sí que lo hicieron y me obligaron a revisitar sus discos, teniendo desde entonces a "The Black Light" (1998) en alta estima. Reconozco también conocerles gracias a Sam Beam, sí, el señor del Hierro y el Vino, de escucharles colaborar en el notable EP "In the Reins" del 2005, y luego viéndoles acompañando al barbas (creo que por ahí andaba algún miembro de Wilco también) girando con su mejor disco hasta la fecha, el disco del perro, el sobresaliente "The Shepher's Dog" (2007). Mi historia con Calexico siempre ha sido a pie cambiado, nunca les he escuchado cuando ni como debía, y por eso les perdí la pista y el interés. Lo confieso. Lo intenté con "Edge of the sun" (2015) pero nada, y eso que obtuvo muy buenas críticas, por eso es curioso que cuando este año entregan "The Thread that keep us" y reciben fríos comentarios y tibias críticas a uno le da por darles una oportunidad, y en esas descubro un disco notabilísimo que me reconcilia con la banda americana, con su música y con su estilo. Estando en total desacuerdo con aquellos que dicen que aburren, a lo mejor aburrían pero en este disco es imposible que eso ocurra. Canciones que van del indie-powerpop noventero a la medio ranchera, de baladas marca de la casa a toques reggae, un bonito vals o sus tonadillas ya clásicas con los metales por montera, sus trompetas y su toque fronterizo. Aquí hay de todo, y lo hay en su justa medida. Un disco que con total seguridad estará entre mis favoritos del año. Creo que han acertado con la tecla y que Trump les ha inspirado, les ha dado el plus de puterío y crítica para sus letras y canciones. No se engañen, ni se dejen influenciar, ni prejuzguen sin escuchar a fondo o haciéndolo deprisa y corriendo. Caerían en un gran error puesto que "The Thread That Keep Us" es un notabilísimo disco.


Calexico - The Thread That Keeps Us (2018): 01.- End of the World with You/ 02.- Voices in the Field/ 03.- Bridge to Nowhere/ 04.- Spinball/ 05.- Under the Wheels/ 06.- The Town & Miss Lorraine/ 07.- Flores y Tamales/ 08.- Another Space/ 09.- Unconditional Waltz/ 10.- Girl in the Forest/ 11.- Eyes Wide Awake/ 12.- Dead in the Water/ 13.- Shortboard/ 14.- Thrown to the Wild/ 15.- Music Box // 16 – Long Board/ 17 – Luna Roja/ 18 – Curse of the Ride/ 19 – Lost Inside/ 20 – Inside the Energy Field/ 21 – End of the Night/ 22 – Dream On Mount Tam. 

La inicial "End of the world with you" con su toque de power-pop californiano abre magníficamente el disco, y lo hace con ecos a los Jayhawks de "Mockingbird Time" y guitarrazos que podrían caber en algún que otro pasaje sonoro de Wilco. No inventan nada. Incluso puede que recuerde o rememore a algún que otro tema pasado pero desde luego saben abrir un disco. "Voices in the field" tiene una guitarra inicial maravillosa, una intro deliciosa y un abrirse a nuevas sonoridades, aunque sigue ahí esa fusión de estilos que les caracteriza. "Bridge to Nowhere" tiene un poso muy noventero que nos lleva de la mano después de una atmosférica e instrumental "Spinball" a uno de los temas del disco, además de polémico. Un tema que particularmente me apasiona, aunque sus detractores dirán que abusa del manuchaísmo o del plagio a Ry Cooder... puede, pero el tema es estupendo, con su toque latino, sus trompetas, su ritmazo pegadizo que roza lo que a veces nos da el geniecillo de Beck Hansen. Ya digo, Calexico poniéndose menos serio y divirtiéndose algo más. Claro que cuando quieren pueden enamorar como con la preciosa "The town and Miss Lorraine", que simplemente es una de las mejores canciones del disco, o esa delicatessen que es "Flores y Tamales", cantada en castellano por Jairo Zavala (aka DePedro). A mi es que este disco me parece estupendo, escuchad sino "Another space". Seguro que algunos os indignáis pero a mi me parece genial. Primero por esa entrada a lo época "Eminence front" de los Who y luego por su simpleza en la construcción, en lo sencillo de hacer un temón, con toques en el estribillo a lo Steve Miller cuando se ponía en plan cósmico. Temón. "Unconditional Waltz" es bonica del to. Un vals latino instrumental que nos conduce a otra maravilla que responde por "Girl in the forest". Favoritísima. El sonido indie noventero llega con "Eyes wide awake" que incluso remite a pasajes de los Pixies sin disimulo alguno, o a lo que aquellos sembraron para que creciese en la siguiente década. Ese sonido se repite en "Dead in the water" para darnos otro pasaje sonoro antes del final. Primero con la sobresaliente "Thrown to the wild" y el cierre definitivo con "Music Box". Luego, hay versiones del disco con extras, en los que no voy a entrar, primero porque ya me parece que se podían haber ahorrado algún tema de los quince originales, no entiendo la manía de alargar tanto los disco, y segundo porque no creo que ninguno esté al nivel de los ya escuchados. Creo que "The Thread That Keeps Us" es un disco magnífico de Calexico, sé que tiene sus detractores (muchos) y pocos defensores (entre los que me encuentro). Ha sido un disco de reconciliación con la banda, y un gustazo escucharlo con los vientos invernales. Darle una oportunidad, dejaos de manías, de dimes y diretes, de prejuicios absurdos. Escuchad y disfrutad. Calexico siguen vivos.

*Post aparecido en EXILE SH Magazine por Nikochan

Lo de M. Knight Shyamalan es algo así como lo de Quentin Tarantino. Tienen un par de películas descomunales, otro par de buenas sí, y luego tienen mierdas varias, pero han conseguido que aunque nos la den con queso con cada último film sigamos cayendo en sus redes. En el caso de Shyamalan aún es peor, porque lleva una década entregando mierda tras mierda y un servidor probándolas como un verdadero energúmeno. "Múltiple" tenía todos los números para que un servidor la viese, por lo comentado y porque todo el mundo decía que "Knight" había vuelto, pero... no, no ha vuelto. Lo que ha hecho es una gran operación de marqueting para crear una saga, trilogía o como quieras llamarla de manera encubierta. Me explico. Esta "Múltiple" (que ya tiene confirmada una segunda parte), y ojo que aquí va un "SPOILER" tiene al final la presencia de Bruce "El Protegido" Willis, y una referencia a Don Cristal... y sí, así se llamará su siguiente proyecto "Glass", que contará con, lógicamente, Samuel L Jackson, el propio Bruce Willis y el protagonista de "Múltiple": James McAvoy. Hablemos de Múltiple. La idea de Shyamalan como siempre es muy buena, pero se pierde en el camino, o en como nos cuenta la historia. McAvoy es un personaje con un problema de múltiple personalidad, tiene más de una veintena que se sepa, tal es el problema que cada personalidad puede tener sus características incluyendo diabetes o superfuerza... esas "personalidades" se le van de la mano, no al personaje pero sí al director y se vuelve tarumba creando un supermonstruo que come carne de aquellos que no son "especiales" como él. La protagonista no es zampada por él porque tiene algo que seguro veremos en las siguientes películas, algo que sí tiene el Protegido y Mr Glass. "La horda" le comienzan a llamar.... pero la única gracia es ver a McAvoy desdoblándose en muchas personalidades diferentes y al final decepciona porque solo le salen cinco, y dos se parecen demasiado, otro es un travesti, otro un niño tonto y otro una bestia asesina (le falta el gangoso, creo que Arévalo lo haría mejor) así que tampoco es que actúe demasiado (por cierto, no verla en versión doblada porque la cosa es muy lamentable). Podría haber sido la leche pero como siempre decepciona, es demasiado larga, demasiado previsible, tediosa, pretenciosa y sin alma. Vamos, que es puro Shyamalan. 

Ahora cuesta imaginar que MTV tuvo su importancia cultural a final de los ochenta principio de los noventa. Cuesta imaginar nuestra infancia sin videoclips musicales de los que MTV era la gran responsable al crear un canal televisivo para su emisión y disfrute. Aquello se convirtió en arte para dejar de ser moda aunque ahora también cueste imaginar la importancia de un buen videoclip en la época cuando en nuestros días son poca cosa o nada, y su visionado en exclusivo del canal youtube, nuevo formato para ver clips musicales y/o actuaciones en directo. Visto en qué se ha convertido MTV y lo que emite ahora es difícil explicarle a alguien que antes tenían muy buenas ideas, como la genial idea de los "unplugged". Muchos son los artistas que han pasado por el "desenchufado", de todos los estilos y de todas las nacionalidades pero hay tal vez una decena que se convirtieron en míticos para los que maduramos en los noventa: Pearl Jam, Eric Clapton, Alice in Chains, Neil Young, Bob Dylan, Rod Stewart.... Bueno, hay muchos pero el que seguro está en la memoria de todos es el unplugged de Nirvana en New York, hace más de 23 años de aquello. Exactamente fue el 18 de Noviembre de 1993, unos meses antes de la muerte de Cobain. En aquella grabación hubo magia. La interpretación de Kurt es espeluznante y enviaba señales de qué camino quería coger después del éxito masivo de su banda. El tono acústico le vino bien y la versión de "The man who sold the world" de Bowie convirtió el concierto en mítico. Hoy quería recordar este maravilloso artefacto puesto que ayer Kurt Cobain hubiese cumplido años. Una pérdida irreparable. 

01.- "About a Girl" — 3:37
02.- "Come As You Are" — 4:13
03.- "Jesus Doesn't Want Me For A Sunbeam" (Eugene Kelly/Frances McKee; The Vaselines) - 4:37
04.- "The Man Who Sold the World" (David Bowie) - 4:20
05.- "Pennyroyal Tea" — 3:40
06.- "Dumb" — 2:52
07.- "Polly" — 3:16
08.- "On a Plain" — 3:44
09.- "Something in the Way" — 4:01
10.- "Plateau" (Kirkwood; Meat Puppets) — 3:38
11.- "Oh, Me" (Kirkwood; Meat Puppets) — 3:26
12.- "Lake Of Fire" (Kirkwood; Meat Puppets) — 2:55
13.- "All Apologies" — 4:23
14.- "Where Did You Sleep Last Night?" (Tradicional, arreglos por Leadbelly) — 5:08

"About a Girl"

La serie británica creada para la BBC de Steven Kinght, Peaky Blinders, es una de esas series que uno suele recomendar a diestro y siniestro. Tiene muchos de los ingredientes que me gustan: gangsters, violencia, giros de guión, grandes actuaciones, estética impresionante, banda sonora descomunal.... Sus dos primeras temporadas (T1 & T2) son una maravilla pero no seré yo quién haga la contraría a aquellos que ya vieron como flaqueaba en su tercera entrega (T3), y si admitíamos eso entonces también es justo decir que la serie continúa cuesta abajo en esta cuarta temporada. No es que haya perdido el factor sorpresa, ni tampoco es que se repita... más bien se precipita. Se precipita en un guión facilón, absurdo y con trampas que se huelen a millas. Se gusta y regusta en la estética y la banda sonora, distintivos de la serie pero que en abuso acaban cansando e incluso le hacen rozar el ridículo. Me refiero concretamente a la manía "cool" de ver una y otra vez como los Peaky salen de sus casas como unos chulambreras a ritmo de guitarra eléctrica, caminan uno al lado de otro mirándose de soslayo como si fuese los putos amos mientras una explosión y fuego se cuela por su retaguardia... Está al nivel de las carreras cinematográficas de Tom Cruise. Esto, que a muchos os parecerá una absurdez, ha conseguido que no disfrute la serie. Mucho "guay" pero poco fondo. El guión como decía es un desastre. Cillian Murphy sigue bien pero no avanza con el personaje, igual que a Tommy Shelby, a Cillian se le ve cansado y no sé como afrontará la ya confirmada quinta temporada. La presencia de alguno de los secundarios de lujo, como Tom Hardy, es casi testimonial y parece que éste se despide definitivamente (lo entendemos por su "Taboo", aunque peca igual de efectista como esta Peaky), y el nuevo malo malote, un Adrien Brody italianizado y dispuesto a librar "vendetta", además de sobreactuado está muy desaprovechado. En fin, no le daré más vueltas. La he visto y no me ha engatusado. Sólo seis episodios pero creo que alguno sobraba. Veo la fórmula acabada y pronostico un futuro nada bueno si no cierran la serie de una vez por todas, no ayuda para nada ese final de toda la familia juntita bajando las escaleras.. un despropósito total. Nada más. Si has visto toda la serie es obligación ver esta cuarta temporada y juzgar por uno mismo, pero ya os digo que el nivel baja muy mucho. Veré la quinta, claro, aunque sea por ver que les pasa a los Peaky "fucking" Blinders.


MONSTERS OF FOLK/ MONSTERS OF FOLK (2009)/ TEMAZCAL

 

Cuando cualquier terrícola piensa en la unión de grandes artistas para formar un nuevo y puntual supergrupo, supongo yo que la primera referencia obvia que a uno le tiene que venir a la cabeza son “The Traveling  Wilburys”, banda compuesta por Bob Dylan, George Harrison, Roy Orbison, Tom Petty y Jeff Lyne como titulares, a los que hay que sumar a invitados de lujo como Jim Keltner. Una banda irrepetible, un lujo, un milagro. De toda la vida la unión de músicos de talento en un único supergrupo siempre ha estado presente y siempre de dicha unión han salido  discos y canciones muy interesantes. En los setenta incluso era algo normal poner en común las canciones de uno para que otro las acabara perfilando y otro las cantara en un acto de total camaradería. Crosby, Stills, Nash y Young son otro de los ejemplos claros de lo que digo, sin duda alguna el mejor supergrupo de la historia que existirá jamás, al menos siempre lo serán para un servidor. En estos últimos tiempos y en diversos estilos han ido apareciendo uniones con mayores pretensiones que el divertimento y la unión esporádica como por ejemplo The Raconteurs formados por Brendan Benson, Patrick Keeler, Jack Lawrence y Jack White; Middle Brother por John McCauley, Matt Vasquez y Taylor Goldsmith; Y  el formado por Josh Homme, John Paul Jones y Dave Grohl llamado Them Crooked Vultures de lo más interesantes y de lo mejor a destacar. Estas aventuras en común suelen tener fecha de caducidad e incluso es muy extraño que se llegue a un segundo disco aunque el primero fuese un éxito rotundo, y es lo que le pasó al supergrupo “Monsters of Folk”, quienes en el año 2009 editaron un primer y único disco homónimo que es un tesoro de belleza incalculable. Los monstruos del folk son Jim James, Conor Oberst, Mike Moggis y M. Ward. Cuatro fantásticos y talentosos músicos capaces de acoplarse musical y vocalmente (no tanto en la composición) los unos con los otros para entregar un disco de esos irrepetibles al que acudir de tanto en cuanto para dejarnos siempre con la boca abierta. 


Monsters of Folk - Monsters Of Folk (2009): 01.- Dear God (sincerely M.O.F.)/ 02.- Say Please/ 03.- Whole Lotta Losin’/ 04.- Temazcal/ 05.- The Right Place/ 06.- Baby Boomer/ 07.- Man Named Truth/ 08.- Goodway/ 09.- Ahead of the Curve/ 10.- Slow Down Jo/ 11.- Losin Yo Head/ 12.-Magic Marker/ 13.- Map Of The World/ 14.- The Sandman, the Brakeman and Me/ 15.- His Master’s Voice.

Se nota que los cuatro artistas, los cuatro monstruos, lo pasaron muy bien realizando este disco, trabajando codo a codo e intentando que el resultado tuviese un sonido homogéneo, cosa que ciertamente consiguen a pesar que está claro quién es el padre de cada canción, dando la sensación que las canciones son escritas por uno, que ese uno manda y aunque a nivel vocal todo sea precioso y quede bien empastado no llega ha apreciarse una colaboración real, dicho esto y escuchando el resultado final tampoco es que importe mucho, tal vez en lugar de ser un trabajo sobresaliente podríamos hablar de obra maestra, pero no es el caso por esa falta de cohesión. El disco comienza realmente de forma espectacular y a partir de la mitad o un poquito más del ecuador baja un algo de calidad aunque gana en riesgo y variedad. A pesar de todo nos regalan al menos una decena de canciones francamente espectaculares en las que predomina el sonido americano y los medio tiempos. El disco comienza con una brutal y preciosa “Dear God” que contiene un falsete exquisito, la voz de Jim James se te mete en la cabeza y te enamora al instante. Claramente es una composición de James, es suya y solo suya como por ejemplo “Say Please” lo es de Conor Oberst al cien por cien con su melodía magnífica y estribillo desgarrador. Qué más podemos pedir?? Pues… “Who Lotta Losing” donde M Ward saca su genio y su calidad desbordante a pasear, un tema que es una americanada de esas que me gusta escuchar y disfrutar cuando alguna sustancia poco legal se ha apoderado de mis neuronas, una preciosidad que me recuerda a uno de mis grupos preferidos de la americana de finales de los sesenta principio de los setenta, hablo de The Grateful Dead, y es que esa forma de cabalgar que tiene la guitarra y esas voces…aijjj!! Viva Jerry García!!!!!. El disco está lleno de buenas canciones, casi siempre las mejores están escritas y/o cantadas o por Oberst o por Ward. “Temazcal” o “The Right Place” son claros ejemplos de lo que digo, dos temas increíbles, mis favoritos del disco, y Jim James con su correspondiente pareja en ellas cantando como los ángeles. Durante todo el disco existen intentos de traspasar los muros de la individualidad y regalar verdaderas y mágicas colaboraciones, a veces lo consiguen y otras no, aunque como ya he dicho siempre tengo la sensación de estar escuchando la canción que cada uno llevó bajo el brazo al estudio y los demás adornaron.  Canciones como la rocanrolera “Baby Boomer” o la preciosa y simongarfunkiana balada “Sandman, The Brakeman and Me”, que son sin duda de las grandes canciones del disco. No se quedan atrás con “Goodway” que remita claramente a New Orleans, o con la bellísima “Slow Down Jo” o “Losing Your Head” que tiene un inicio magnífico y un sonido californiano muy interesante. Monsters of Folk no parece que vayan a repetir la experiencia, no parece que vuelvan a unirse, a repetir ese sonido mezcla de CSN con Jayhawks… lo que realmente es una lástima. Cada uno de estos monstruos ha seguido su camino, cada uno lo ha hecho entregando trabajos maravillosos e interesantísimos proyectos como en éste en el que trabajaron juntos, pues sin duda estamos ante un disco descomunalmente bello y tristemente algo olvidado que debe ser recuperado y reivindicado inmediatamente.

*Post aparecido originalmente en EXILE SH Magazine por Nikochan

Durante el mes de enero suelo recopilar los tops de las mejores películas del año anterior, o las que todo el mundo recomienda, me hago una selección, me hago con ellas y me dispongo a verlas esperando que algo de aquello resulte la repanocha. Edward Wright escribe y dirige está historia de ladrones, conducción y amoríos varios que gustó a un gran porcentaje de humanos puesto que te encuentras el film en el top 20 de casi todas las listas. Y sí, "Baby Driver", no está mal pero tampoco está bien. Me explico. El film lleva un ritmo endiablado, la acción está bien hecha, las persecuciones al volante son de alucine, la estética es muy hipster, muy a lo "Drive" pero sin su carisma y su gran historia de amor. En eso algo se quiere parecer al film de Ryan Gosling, aquel sorprendente film.... pero no hay un señor beso como en aquella, sólo hay fanfarronadas y chonismo. Tiene su qué. Su gracia. Lo de la musiqueta está bien parido, que el "baby driver" no pare de escuchar música y toda la referencia a ella es fantástico, incluso alguna secuencia como cuando va a comprar café y la letra de la canción aparece por doquier está logrado, con mucha estética de videoclip, pero fuera de ahí es otra películilla más de ladrones con final previsible y algo patético. El chico de la película no lo hace mal, y un servidor no lo tenía visto, Ansel Elgort se llama... me entero que es un guaperas de la trilogía "Divegente", o sea que me la pela, pero aquí lo hace bien. El gasto lo hacen con los secundarios: Jamie Foxx, Jon Hamm, Jon Bernthal, Lily James, y el acosador Kevin Spacey llevado ya a los infiernos y desaparecido en combate. Como digo el film no está mal, tiene muchas ideas buenas, tal vez demasiadas metidas a cascoporro para que nada se escape con un exquisito gusto musical que lo une todo. Es entretenida pero es básica intelectualmente, y la historia de amor es muy de adolescente "somiatruites" que se dice por mi tierra. Y a todo esto, me ha gustado pero no la volvería a ver y menos colocarla en un top de mejores films de año. Cine palomitas, un ratito divertido y pa'casa. Recomendable? sí, pero no esperéis "Ronin" ni nada parecido. Persecuciones de coches hay, pero la historia es muy básica. 
"All you need is Love"


No he sido nunca seguidor de los americanos Black Rebel Motorcycle Club. No tengo ni uno de sus discos aunque sí os puedo tararear una docena de sus canciones sin pestañear. Tampoco soy de los que defenderá a esta banda a capa de espada, la verdad es que me la pelan bastante por decirlo de un modo suave. Dormiría a pierna suelta si en el 2013 se hubiesen disuelto pero, casualidades de la vida, comienza el año 2018 sin muchas novedades y cae en mis manos el primer artefacto de los californianos en el último lustro ya con su batería recuperado de un grave problema en la quijotera, y lo hacen intentando rememorar tiempos pasados y mejores, vistiendo las canciones con cierto toque eléctrico modernil que más que moderno suena a refrito de final de los ochenta principio de los noventa. Quieren sonar a QOTSA pero se quedan en unos U2 de pacotilla. Joder, así parece que el disco me parezca malísimo y no, no me lo parece o sí, hay dos o tres temas notables, pero ese es el problema y el resumen de su carrera... Mucho ruido y pocas nueces. Esa atmósfera deprimente que se gastan no convence, es impostada y los gemidos y cadencias vocales a veces no los soporto. Podríamos decir que QOTSA tienden al "bowiesmo" y BRMC al "bonísmo", esa es la gran diferencia, además claro que el pelopanocha Homme es un puto animal y punto. Vayamos al disco. "Wrong Creatures" se llama la criaturica. Y como digo tiene cositas notables pero en su gran mayoría decepciona. "Spook" está muy pero que muy bien pero es un espejismo que aún aguanta con "King of Bones" donde esa mezcla de U2, QOTSA, ochenterismo y atmósferas "emo" se vuelven cansina. Lo de "Haunt" es de vergüenza y "Echo" es puro Bono. Coño, hasta da la sensación de que el falsete está ahí... (leeeeeeeeemooooooooon!). Joder, el final a lo corito de estadio gafapastas es de vomitera, no me va nada de nada. Qué no. Qué no me gusta. Qué parecía que íbamos bien con los tres primeros cortes pero el disco se indigesta y ya ni con Gaviscon te lo quitas de encima. No sigo que me enciendo. Qué decepción! No creo que le de muchas más oportunidades a este disco, ni por ese plagio a Supergrass que es "Circus bazooko". Ni por esas. Nada más queridos, si os gustan los ochentas de "udoses", "simpelmainders" con delirios de grandeza guitarreros y cosas revenías por el estilo pues puede que este sea vuestro disco, yo seguiré a lo mío. Allí donde haya un violín o un banjo me encontraréis. 

Black Rebel Motorcycle Club - Wrong Creatures (2018): 01.- DFF/ 02.- Spook/ 03.- King of Bones/ 04.- Haunt/ 05.- Echo/ 06.- Ninth Configuration/ 07.- Question of Faith/ 08.- Calling Them All Away/ 09.- Little Thing Gone Wild/ 10.- Circus Bazooko/ 11.- Carried From The Start/ 12.- All Rise.


La primera temporada de "Top of the Lake", serie de Jane Campion, me gustó pero no me apasionó. Para cada sí había un no. Para cada momento crucial había demasiado rodeo y postureo, pero en términos generales la primera temporada con sus más sombras que luces era recomendable y bastante disfrutable sobretodo por la presencia de Elisabeth Moss. Cuando ya me había olvidado por completo de la serie, llegó la noticia de su llegada a HBO con la sorpresa de una segunda temporada con el subtítulo de "China Girl" que sucedía unos años después de lo visto en la primera. Para ello, Campion, cuenta con la misma protagonista y alguna cara conocida de otras series, más la presencia de otra australina de pro, Nicole Kidman. El postureo sigue ahí. Es marca de la casa. El gafapastismo y lo "cool" siguen siendo una de las señas de identidad de este guión, además de esos fallos que rozan lo absurdo y son poco creíbles. Podría haber sido mucho mejor, pero mucho mucho... y se queda solo en la superficie, en la estética, sin escarbar en el verdadero drama, el de la prostitutas. Si se hubiesen centrado más en el burdel, en esas chicas, y en la chica china pues seguramente la serie hubiese ganado enteros, en cambio la directora se centra en las emociones de la protagonista, en su hija dada en adopción y en la problemática de la gestación subrogada y en ese proceso se pierde, como se pierde y falla en el momento de conectar las dos temporadas, rozando el patetismo. Recomiendo la serie? sí, no digo que se mala aunque personalmente me ha decepcionado tanto en forma como en fondo.


GLEN HANSARD/ BETWEEN TWO SHORES (2018)/ ROLL ON SLOW

 

El irlandés Glen Hansard lleva mucho tiempo en el mundillo, y mucho tiempo haciendo cosas muy interesantes y de alta calidad, no obstante, y no me pregunten el motivo, nunca me he vuelto loco por su obra, nunca. Le conocí como aquel tímido flacucho guitarrista de The Commitments, sí, aquella película que no sé si es excelente pero sí es mítica para un servidor donde se respiraba pasión por souleares. Luego le perdí la pista, lo reconozco. Estaba yo en otras cosas hasta que un buen día muero abatido por el romanticismo de otro film donde Glen es su protagonista. "Once", dirigida por John Carney, es una película maravillosa sobre la música, la vida y el amor. Hansard la protagoniza junto a Marketa Irglová, con quién Hansard acabó realizando un disco de esos especiales: "The Swell Season". Entonces recordé que el pelirrojo era el tipo de The Frames, que sí tiene ese buen disco "Fitzcarraldo" pero que nunca me han llevado al huerto. Así que pasan los años y Hansard va sacando discos, y uno los escucha y los abandona memorizando uno o dos temas, sin más. Es el caso de notable músico al que le falta algo y no sabes qué porque reúne todo lo que realmente te gusta y es entonces cuando en 2018 cae del cielo "Between two shores" con una portada que encandila, y le das al play, y escuchas el single, su "Roll on slow", y sabes que el cabronazo ha dado con la tecla adecuada. Muchos me dicen que ni de lejos es su mejor disco, y qué? acaso importa? Yo no soy músico, no soy experto en tonalidades pero sí aprecio cuando la magia está presente y en este disco lo está. Hansard se vacía, canta verdades, sin adornos innecesarios. Estamos ante música de pub, de cantautor trasnochado y herido de amor. Donde el soul se presenta en cada rincón, agazapado, enseñando de lo que es capaz. Emborrachándonos, seduciéndonos, enamorando a todo aquel que esté dispuesto a perder algo más de cuarenta minutos empaquetados en una decena de sobresalientes temas. Es un disco de domingo lluvioso. De copita de tinto en soledad para abrigar nuestra desdichada vida. Un disco excelente del que no niego estar cada vez más enganchado escucha tras escucha, con su supersonido de los setenta. Pruébenlo queridos terrícolas, les aseguro que les acompañará durante todo este 2018. 


Glen Hansard - Between Two Shores (2018): 01.- Roll On Slow/ 02.- Why Woman/ 03.- Wheels on Fire/ 04.- Wreckless Heart/ 05.- Movin’ On/ 06.- Setting Forth/ 07.- Lucky Man/ 08.- One Of Us Will Lose/ 09.- Your Heart’s Not In It/ 10.- Time Will Be The Healer.

La inicial "Roll on slow" tiene mucha esencia de los Commitments, al menos en espíritu. Canción de ritmo circular, de aroma setentero con sus metales souleros, su órgano hammond por ahí en medio y la rebosante clase de Hansard que no es un prodigio vocal pero que clava el tema a la perfección. El baladón "Why Woman" nos trae al Glen más íntimo, con una melodía familiar como si Van Morrison entonara el "Wild Horses" de los Stones. Los arreglos son maravillosos. Aquí hay magia. Hay pureza, sencillez, clase..... Irresistible. "Wheels on fire" es otro temazo galáctico. Avisados quedáis que todo el disco es sobresaliente. No sobra ni falta nada en el disco, pero este tema, este tercer corte del disco es un trallazo. Hansard canta fenomenal y el tema se vuelve pegadizo y se graba en el cerebelo para ya no abandonarte nunca. "Wreckless heart" es favoritísima personal. Delicada y romántica. Una canción como las de antes. De esencia folkera de los setenta, de boniquismo, de rompecorazones... con esos metales tan bonitos, tan delicados, tan románticos...  "Moving On" es sobresaliente desde su primer acorde. Este tema lleva en su ADN toda la tradición irlandesa, lleva en ella a todos sus grandes artistas, a todas su canciones. Un resumen divino de cinco minutos de duración para enseñarnos como se las gastan en las Islas. En general todo el disco en muy VanMorrinsoniano, muy mucho, pero con ese soul de ahora, ese que por ejemplo se gasta Danny y sus Campeones del mundo. "Setting forth" tiene esa intro tan Nick Drake, salvando claro está las diferencias, pero sí tiene ese toque mágico... a mi su música me recuerda al genio de Warckwickshire, me vienen sus melodías a la cabeza, sus cinco hojas caídas.... su tristeza, su melancolía.... Temón. "Lucky man" retoma el toque setentero, con la vestimenta soul mientras que en "One of us will lose" se retoma algo la esencia de los Beatles, algo del sonido Abbey Road encontramos aquí. "Your heart's not in it" es la sencillez perfecta. Esa canción que un jovenzuelo se aprende a la guitarra para conquistar a su primer amor, esa que se toca en la calle para recoger unas monedas, esa canción a la que no das importancia pero un día te atraviesa el alma. Y cierra un Hansard vocalmente inmenso con la bella "Time will be the healer", cierra así un disco que es cosa fina, un disco bonico del to, un disco que ya es un favoritísimo personal del 2018, que estará entre los elegidos y que nadie en su sano juicio debería perderse. 

Simplemente extraordinaria. Un lujo visual para la animación, su stop-motion es espectacular, así como trata los colores, el  movimiento y la cámara. Nada que envidiar visualmente a los grandes referentes que ya comentamos en un nikotop hace unos días, en eso su creador Claude Barras saca sobresaliente, así como con un guión para adultos adaptado de una novela de Gilles Paris donde se profundiza en la infancia, la orfandad y la vida en un centro especial donde cada niño tiene su propia herida sentimental que le hace ser especial a ojos del mundo. En el orfanato después de un inicio duro comienza a entender que es la amistad, el compañerismo, el amor... aprende a utilizar sus sentimientos y a entender la vida. No es un film para todo el mundo, y sobretodo no es una película para niños (al menos, no muy pequeños). Es una película delicada, dura y real a pesar de ser una cinta de animación. Poco más que decir. Si todavía no la vieron no tarden demasiado pues es maravillosa.


01.- Fantastic Mr Fox (2009)
02.- The Nightmare Before Christmas (1993)
03.- Coraline (2009)
04.- Kubo (2016)
05.- Chicken Run (2000)
06.- Corpse Bride (2005)
07.- ParaNorman (2012)
08.- Wallace and Gromit (2005)
09.- The Boxtrolls (2014)
10.- Mary and Max (2009)
*10.- Ma Vie de Couergette (2016)
"Exodus"


Siguiendo con la búsqueda de nuevas series dentro del catálogo de HBO llego a "Snowfall", no porque haya leído muy buenas críticas pues ni una leí ni sabía bien de su argumento, sino por la presencia del español Sergio Peris-Mencheta. La serie que cuenta con diez episodios en su primera temporada atrapa desde el primer minuto, cada secuencia está bien pensada y elaborada, el ritmo es genial (sin rodeos) y todos los personajes bien dibujados e interpretados. Viendo ese primer episodio pensé que solo faltaban Ice Cube y el señor Fishburne para ser una serie de género. Aquel par salían en la estupenda película "Los chicos del Barrio" de 1991, y ese aroma, esa atmósfera es casi la misma en esta "Snowfall", todo compartido porque quién está detrás de ambas es John Singleton, así que conociendo un poco al director y su trabajo ya os podéis imaginar como se trata esta magnífica historia sobre la droga en Los Ángeles de 1983. Más o menos tenemos tres historias centrales que se entrecruzan poco a poco. La historia negra con el joven Franklin (un magnífico y convincente Damson Idris), la historia de la CIA que empieza más dispersa para ir ganado protagonismo y la mejicana donde brilla nuestro Peris-Mencheta interpretando a un luchador de catch, Oso, metido a matón y con ínfulas de conseguir mucho dinero en el mundo de la coca. Como digo, tres historias que comienzan a entrecruzarse en estos diez primeros episodios, que ganan en interés a cada uno de ellos y que nos deja con muchas ganas de ver su segunda temporada. "Snowfall" no es una serie perfecta pero es una serie notabilísima, muy recomendable.


ANDERSON EAST/ ENCORE (2018)/ ALL ON MY  MIND

 

"Los blancos no la saben meter" era el divertido título de un film de 1992 dirigido por Rob Shelton y protagonizado por Wesley Snipes y Woody Harrelson. Un film, en fin, muy regulero por no decir malo, pero qué siempre me ha hecho gracia por su cachondo título. A los blanquitos hay muchas cosas que no se nos dan bien, y puede que una de ellas sea el soul. Esa magia, ese agustito, esa piel de gallina, ese mojo no lo consiguen los blanquitos ni por asomo. Pocos hay aunque de haberlos haylos.: Hall and Oates, Eddie Hinton, Van Morrison, Mick Hucknall, Eli Reed, Danny Champ .... Amy... Pero nada comparables a la negritud soulera, ni por asomo. Esa es la verdad. De vez en cuando llega a nuestras manos alguna joya caucásica como aquella que nos dejó de pasta boniato allá por 2015 y que respondía al nombre de "Delilah". Delilah fue un disco sobrecogedor y sorprendente, que se escuchó mucho en el hogar nikochiano y sigue sonando en ocasiones para deleitar nuestros oídos. El responsable de todo aquello era un muchachito nacido en Athens, Alabama, pero que se trasladó a la meca musical, a Nashville, Tennessee. Anderson East tiene una voz descomunal. Un instrumento único y dificilmente igualable en estos años que nos ha tocado vivir, en su contra creo que no tiene la magia de los grandes, pero sigue siendo un interprete gigantesco y creo que con este disco ha sido consciente de ello. En su anterior trabajo ya nadaba entre dos aguas, entre composiciones propias y guiños a los grandes, su "homenaje" no era tan obvio pero ya estaba ahí. Ecos a Otis, a la Stax, al country-soul de Ray Lamontagne, de Amos Lee e incluso de un Ryan Adams por souleares. Las canciones funcionaban porque eran muy buenas canciones y si a eso añadimos una brutal voz pues... obtenemos un disco de quitarse el sombrero. Con Only You, Satisfy Me, Find ‘Em, Fool ‘Em and Forget ‘Em, Devil in Me, Lonely... es imposible que no se consiga un disco excelente, y Delilah sin duda lo era. Después de dos años recogiendo lo sembrado y actuando por todas las ciudades posibles de su país natal, Anderson East se encierra en el estudio con Dave Cobb como productor (que se deja notar muy mucho en la instrumentación de cada tema) y cocina un disco de soul tremebundo, que rinde homenaje, por decirlo de algún modo, o copia todas y cada una de las buenas recetas existentes, restándole originalidad y magia, pero consiguiendo un nivel sobresaliente y un empaque fuera de toda duda razonable. 


Anderson East - Encore (2017): 01.- King For A Day/ 02.- This Too Shall Last/ 03.- House Is A Building/ 04.- Sorry You’re Sick/ 05.- If You Keep Leaving Me/ 06.- Girlfriend/ 07.- Surrender/ 08.- All On My Mind/ 09.- Without You/ 10.- Somebody Pick Up My Pieces/ 11.- Cabinet Door.

El disco comienza con la maravillosa "King for a day" co-escrita por East junto a Chris y Morgane Stapplenton. Country-soul de manual, que le vendría bien a Van the Man, a Lamontagne, y a cualquiera de los amantes del country-soul en general. Ese es el tono y el regusto. "This is too shall last" sigue por los mismos derroteros, con unos arreglos sobresalientes y un buen gusto excelente, además su estribillo es una joya. En el fondo me recuerda muy mucho a aquellas excelentes baladas que se marcaba en los ochenta el bueno de Mick "RED" Hucknall (líder de una banda que para un servidor es un placer oculto). "House is a building" es un temazo clásico soul mientras que "Sorry you're sick" acelera para "homenajear" a Sly y su Family Stone. Es una de mis canciones favoritas del disco pero no sé yo si podrían denunciarle por plagio. Cuidadín señor East!! Otro de los grandes temas del disco es "If you keep leaving me", sino el mejor de todo este artefacto. Una lección de como soulear, de derroche de voz, de clase, de potencia... Espléndida. Llegamos al ecuador del disco con otro pelotazo sonoro, "Girlfriend" extasiante y STAXiante, para dar paso a "Surrender" donde copia a James Brown por todos lados y llegar al single del disco, "All on my mind", co-escrito por East, Johnny McDaid (de Snow Patrol) y Ed Sheeran que está en todos los fregaos y...., eso, suena a Sheeran, a radio fórmula, a éxito pre-fabricado, a sonido enlatado. Es buena canción, no diré que no, y se entiende el querer llegar a un público más amplio. Cierra con la estupenda "Cabinet Door" aunque antes nos ofreció dos temas "Wihout you" y "Somebody pick up my pieces" que son los dos temas más flojetes. Anderson East nos ha dado un magnífico "bis" de su "Delilah", un disco que ofrece todo lo que tiene que darnos, que le reafirma como un gran vocalista pero que le delata como un no renovador del género quedándose en mero "versionador". A pesar de esto que digo suena a todo lo que nos gusta, y claro, suena de maravilla, por eso nos encanta Anderson y por eso nos gusta su disco. 

Lamentable. Ni cantan ni bailan bien. Las coreografías son de final de curso de primaria y la historia de amor no es que sea edulcorada sino que es pura glucosa en vena. Eso sí, hay mucho colorín, mucho postureo y muchas "caritas" de cara a la galería. La han vendido cojonudamente, ese es su mérito, no hay duda. Pero comprender como han llegado a tanta gente, y que tantas personas hablen de obra maestra se escapa a mi comprensión. Es todo un misterio. Me resulta un corta y pega sin disimulo ni vergüenza, un collage a modo de manualidad que tiene mucha copia y poco de original. Tiene todo lo que demanda un musical pero sin brillo ni magia. Todo es un pastiche de un género, venido a menos, que como la película tiene tantos millones de detractores como de seguidores. A mi esta "ciudad de las estrellas" me resulta indigesta. Si en un musical todos los números musicales son mediocres y no hay ninguna canción (por muchos premiso que le hayan dado) que tararees durante días después de verla es que no funciona, que no es buen musical. Algunas de las coreografías son dignas de "fama a bailar" (aquel horrendo programa televisivo) o de un anuncio cervecero para el verano. En cuanto a los "cantantes"... van muy muy muy justitos. En fin, que poco más tengo que decir, tal vez mi pregunta es quién quiere ver este refrito pudiendo ver a Gene Kelly, Debbie Reynolds y Donald O'Connor "Cantando bajo la lluvia"... y de eso hace la friolera de 65 años... juzguen ustedes mismos los méritos de "La La Land".. Como dije al principio: lamentable.