La historia siempre es caprichosa. La mala relación entre Jay Farrar y Jeff Tweedy en Uncle Tupelo provocaron una escisión histórica. Por un lado Mike Heydorn y Farrar creaban Son Volt mientras que el resto de los "tupelo" con Tweedy al mando se reagrupaban como Wilco. Por tanto de las cenizas de Uncle Tupelo nacieron dos bandas que, echando la vista atrás y repasando su obra, se muestran imprescindibles en el mapa sonoro americano. De acuerdo, a Wilco tal vez les ha ido mejor, qué digo, mucho mejor, sin duda son mi banda entre el final de siglo veinte y comienzos del veintiuno, pero siempre que he escuchado un disco de Son Volt, siempre, he quedado prendado de la voz de Jay y de esas guitarras con sabor a raíces americanas. Este 2017 Farrar y compañía han creado el que tal vez sea su mejor disco desde aquel lejano debut de 1995, el maravilloso "Trace" que no para de sonar en el hogar nikochiano toda la semana, por eso lo de tal vez, por eso y por el tema inmediatez, veremos si el excelente "Notes of blue" supera el paso del tiempo, que tiene pinta de hacerlo sin problemas, pues si algo tiene esta nueva colección de canciones es que a cada escucha nos atrapa con más fuerza y pasión, descubriendo matices que en las primeras escuchas se nos podían haber pasado por alto. Si algo tiene esta banda que la hace especial es sin duda la voz de Jay Farrar, un poderoso y hermoso instrumento más, al alcance de muy pocos. Curioso es también que mientras en la blogosfera todos, absolutamente todos, aplaudimos los nuevos temas de Son Volt, muchas de las páginas especializadas pasan de puntillas sobre él, lo ningunean y le dan de lado, pero no os dejéis engañar pues "Notes of Blue" es todo lo que deseábamos, todo lo que necesitábamos para no perder la esperanza en una banda que merece sin duda más reconocimiento del que tiene. En "Notes of blue" no encontraremos innovación ni experimentación alguna, no hay ruidismos a lo Wilco (ni tampoco los esperamos), encontramos clasicismo (bien entendido), muchas referencias indispensables pero sobre todo personalidad. Rock americano bañado de sonoridades clásicas, de country, folk y blues, y bastante de aquel rock de los noventa cuando Farrar alza la voz. 


Son Volt - "Notes of Blue" (2017): 01.- Promise the World/ 02.- Back Against the Wall/ 03.- Static/ 04.- Cherokee St/ 05.- The Storm/ 06.- Lost Souls/ 07.- Midnight/ 08.- Sinking Down/ 09.- Cairo and Southern/ 10.- Threads and Steel.

Mi enamoramiento por este disco no es un capricho. Una prueba irrefutable de su calidad es el tema que abre el disco, "Promise the world", un tema que es tan, tan Bonnie "Prince" Billy que es imposible que un servidor no lo ame. Todo en ella me sabe, me huele y me recuerda a Will Oldham, favoritísimo absoluto del marcianito que os habla, y sólo por eso, un disco que no tenía las papeletas de embrujarme lo hace sin pestañear, y sólo con el primer tema. "Back against the wall" es uno de los temas del disco, aquí encontramos ese regusto al rock americano de camisas de cuadros de los noventa, aquel que bebía sin disimulo de Tito Neil, aquí hay guitarras a lo Crazy Horse y estribillos épicos Springstinianos. Tema esencial y acojonante. "Static" ruge. Encantará a seguidores tanto del rock clásico como de por ejemplo Pearl Jam si es que los de Vedder no podemos considerarlos ya clásicos, y a  la vez sigue siendo fiel a su esencia, a su historia, tanto a los inicios de Son Volt como a los "Tupelo". Mi favorita del disco es sin duda "Cherokee St". Joya para mi ya, de este 2017, con cierto aroma a Steve Earle. La electricidad de sus guitarras nos ponen todo de punta mientras que la percusión básica, casi tribal, hace que nuestros pies se muevan por sí solos y suframos alguna que otra lesión cervical. La belleza de "The Storm", de carretera y manta, es de pelos de punta. Belleza absoluta como digo, melodías ensoñadoras, delicadeza sin perder fuerza ni poder, irresistible. "Lost Souls" es otro trallazo imprescindible. Otra de mis favoritas. Otro rockazo de esos que disparaban a quemarropa en nuestra sien con una cascada de guitarras demoledoras. Ojo con "Midnight" que tiene esas guitarras fronterizas americanas pero que a un servidor le recuerda muy mucho a las primeras composiciones de Ian Anderson sin su flauta, a primeros temas de Jethro Tull, sí, sin duda creo que podría estar en el magnífico e infravalorado disco de la banda británica, en "Benefit" de 1970. Me viene a la cabeza aquello, y precisamente aquello es una maravilla, uno de esos discos que considero joya oculta absoluta. "Sinkin down" se pone en modo carretera, como unos ZZTop sin barba. Polvo y sudor, y parada en un bar de carretera a beber cerveza. Mientras que "Cairo and southern" levanta la mano para ser considerada una de las mejores canciones del disco.... El final con "Threads and steel" es puro blues sucio y garagero, con un regusto en lo narrativo a lo Cave. En definitiva, disco grandioso que no entraba en las quinielas para codearse con lo mejor del año pero que sin duda estará entre los elegidos. Doble felicidad, primero por encontrar un disco de este nivelón y segundo por recuperar a una gran banda y a un gran talento como Farrar, y que por fin se haga justicia. 

No entiendo como no se ha hablado más de esta película. Simplemente es fantástica, y no solamente en su género pues comparada con films actuales claramente sale victoriosa. Es "La llegada" un film de ciencia-ficción, un film de extraterrestres, una "Encuentros en la Tercera Fase" de nuestro siglo, una invitación a pensar pues no deja de tener su poso filosófico, pero ciñéndonos al film, primero encontramos una historia espectacular, adaptada con maestría por Eric Heisserberg de un relato de Ted Chiang llamado "La historia de tu vida", al cual tengo ganas de hincarle el diente. Y luego encontramos una fotografía espectacular, algunos planos magistrales, sumamente bellos. La música es para quitarse el sombrero y también las interpretaciones donde cabe resaltar a su protagonista absoluta, una Amy Adams que ha empezado a saber escoger sus proyectos después de alguna que otra película sonrojante. Secundarios como Forest Whitaker o Jeremy Renner dan un nivel más que notable al casting, y tal vez mi única pega sean los "heptápodos"... que bueno... al menos son originales y no los típicos marcianitos con forma humana. El director, Dennis Villeneuve, realiza un fantástico trabajo, de él nos había encantado "Prisoners", "Enemy" y "Sicario"... y ahora, tendrá la responsabilidad de darnos una secuela de Blade Runner ... eso puede ser su final o directamente su santificación, aunque su siguiente proyecto sea una nueva versión de "Dune" (la novela merece algo más que aquel pastiche con Sting). En fin, "La llegada" es una gran película. Una pequeña delicia de ciencia-ficción filosófica. Altamente recomendable.

Los glimmer twins alumbraron en 1966 uno de esos temas menores que se vuelven imprescindibles. "Under my thumb" es simplemente maravillosa. Nunca fue single y su primera aparición oficial fue en la obra maestra stoniana "Aftermath". Una letra excelente de Jagger, descarada y algo misógina, para un medio tiempo donde predomina el bajo de Bill Wyman y la deliciosa marimba de Brian Jones. Curiosamente este era el tema que sonaba en Altamont mientras se produjo el fatídico asesinato y no "Sympathy for the devil" como nos vendieron para mitificar a la banda en su relación con el diablo. En 1967, en pleno despelote Stoniano, tanto musicalmente como socialmente, la banda como tantos otros grupos de la época, como los Beatles mismamente, se vieron perseguidos por una política antidroga bastante dura con los artistas. Y claro, por culpa de una bota vaquera repleta de varias sustancias ilegales la mayoría de los Stones fueron apresados y señalados como cabezas de turco de lo que podía pasarles al resto.


Ese mismo 1967, mis adorados The Who, hacían causa común con los Stones para liberarlos del Imperio, y sacaban un single versionando a sus satánicas majestades. En una cara encontrábamos "The last time" y en la otra su maravillosa versión de "Under my thump" que luego también apareció en el imprescindible "Odds and Sods" en su reedición de 1998. Claramente prefiero la original, pero la versión de los Who es simplemente espectacular y muy llevada al estilo de sus primeros discos.

Chuck Berry: 18-10-1926 // 18-03-2017


A falta de un par de episodios para que finalice la primera temporada de "Legion", serie emitida en España por Fox, no sé si deciros que me está gustando o no. La serie como bien suponéis es de Marvel, basadas en sus cómics, concretamente se basa en el personaje de David Haller, alias Legion, hijo de Charles Xavier. Él desconoce eso por completo, cree ser esquizofrénico y para nada sospecha de su poder mutante hasta que es descubierto por una especie de rebeldes mutantes que intentan defenderse de un posible exterminio. Hasta aquí nada del otro mundo si no fuese por esa estética medio "Tenembaums" medio "X-men". Tiene un poquito de ambas, encontramos buenas dosis de acción, buena banda sonora, los conflictos mutantes de siempre y mucho colorido y humor. Por lo que me ha explicado comiqueros de postín la serie intenta constantemente alejarse del mundo de la viñeta, su director Noah Hawley (sí, queridos, el mismo que de Fargo T1, T2) hace un gran trabajo y nunca nos deja indiferentes aunque a veces sea por acercarse demasiado al límite de lo que es una patochada. Gana esta serie con los episodios y al darle aire a la historia y no sólo centrarse en el protagonista. Recomiendo los ocho episodios de "Legion" porque es fresca, diferente, rara, simpática y sobretodo es una serie de superhéroes muy bien hecha. Espero ya una segunda temporada, sin ser una serie top ha conseguido hacerse un sitio en mi difícil y apretado calendario televisivo.


SIMON & GARFUNKEL/ BRIDGE OVER TROUBLED WATER (1970)/ THE ONLY LIVING BOY IN NEW YORK

 

"When you're weary, feeling small. When tears are in your eyes, I will dry them all..."

Esta es la historia de dos genios absolutos. De dos maestros de la canción. De dos amigos que dejaron de serlo porque navegaron sobre aguas turbulentas. Esta es la historia de Art y Paul quienes se conocieron de pequeños pues vivían en el mismo barrio de NY, Queens. Desde 1955 formaron un dúo musical, primero con versiones y más tarde con temas propios pero la cosa no llegó demasiado lejos, su nombre comercial "Tom and Jerry" no era precisamente un acierto y como máximo llegaron a actuar de teloneros de Jerry Lee Lewis. Entonces se separaron por primera vez e intentaron sacar adelante sin éxito una carrera en solitario. Paul Simon decide viajar a la vieja Europa dándose un respiro y para empaparse lo máximo del ambiente londinense. A su retorno allá por 1963 se reencuentra con Garfunkel, firman por Columbia y editan du primer LP donde hay muchas canciones ajenas y maravillas propias como la que dió nombre al disco "Wednesday Morning, 3AM", "Bleeker Street" y "The Sound of Silence". Más presión, más discusiones, más peleas y desaveniencias y de nuevo se separan hasta que llega 1966, su año. Entregan en el 66 dos LPs magníficos: "The Sound of Silence" y "Parsley, Sage, Rosemary and Thyme", siendo este último arrollador, seguramente con el disco que hoy nos ocupa mi favorito del dúo. Entonces en 1968 llega "The Graduate", el film de Mike Nichols interpretado por un jovencísimo Dustin Hoffman arrasa en medio mundo cosa que no es de extrañar porque es una obra maestra, y su banda sonora, es como sabéis otro triunfo obra de Simon and Garfunkel. Y después del la banda sonora editan "Bookends" y Art se cansa de Simon pues no está cómodo con el porcentaje de temas que compone Simon pero claro, el pequeño genio ya era creativamente incontrolable y Art comenzaba a enfocar su carrera en el cine cosa que acaba molestando a Simon por la poca implicación de Art en el grupo. De aquellos turbulentos meses de 1969 nació la obra maestra del dúo, su quinto y último álbum, nació el bellísimo e irrepetible "Bridge Over Troubled Water".

CARA A: Bridge over troubled water; El condor pasa/If I could; Cecilia; Keep the costumer satisfied; So long, Frank Lloyd Wright. 


El emotivo y bellísimo piano es el encargado de abrir el disco con la canción homónima. Un tema indescriptible, único, eterno. Después de comenzar un disco de esta manera como se puede seguir? En "Bridge over troubled water" encontramos voces angelicales y el clímax de la canción deja anestesiado al personal, poco a poco la épica se apodera del disco en un torrente de emociones sin parangón.Siempre me produce escalofríos como la canta Art, como rompe la orquesta como si el agua derrumbara el dichoso puente. Para reponernos de este auténtico clásico llega esa mítica canción con toques étnicos que tanto gusta y gustaba a Simon. "El condor pasa/If I could" siempre ha sido de mis favoritas, tiene un algo especial, dentro de su sencillez encontramos un tesoro de belleza incalculable, pura melodía. "Cecilia" es otro de esos temas imprescindibles, de esos que se han quedado fusionados en nuestro ADN, adheridos a nuestras neuronas y que siempre nos acompañará en la salud y en la enfermedad, en la adversidad hasta que la muerte nos separe. Qué temón!!! qué ritmo!! qué buen rollismo!!!: "Oh, Cecilia, I'm down on my knees. I'm begging you please to come home. Come on home. Jubilation, she loves me again, I fall on the floor and I'm laughing... ". "Keep the costumer satisfied" puede parecer una canción menor pero no lo es para nada, en mi modesta opinión es un temón a descubrir, una pequeña joyita de Paul con una letra puñetera que hay que leer entre lineas. Y para finalizar esta perfecta cara A tenemos esa maravilla que responde al nombre de "So long, Frank Lloyd Wright", una de mis canciones bonicas del to de todos los tiempos. Íntima, delicada, melancólica, sumamente bella.... perfecta.

CARA B: The Boxer; Baby driver; The only living boy in New York; Why don't you write me; Bye bye love; Song for the asking.


Qué decir de la canción que abre la segunda cara? alguien no la conoce? alguien no la ha tarareado alguna vez? sino está entre las mejores canciones de la historia pues ya me diréis. "The Boxer" es perfecta de principio a fin, muy dylaniana ella a su manera. La letra de Art es para enmarcar, las instrumentación es de lujo y esa trompeta.... joder con la trompeta!! "I am leaving, I am leaving. But the fighter still remains. Lie-la-lie...". "Baby Driver" es un tema autobiográfico de Simon, sobre su infancia, un tema de esos menores pero que deslumbran con luz propia y que contiene alguna indirecta sexual bastante divertida (What's my number!!!). Luego llega lo que llega, una de mis favoritas del dueto. Llega la belleza infinita "The only living boy in NY" con esos arreglos a lo "Abbey Road" Beatlelianos, un lujazo donde Paul le ruega a "Tom" (recordando a Art en aquellos primeros tiempos) que vuelva rapidito en avión de México a NY y de ahí claro al "porqué no me llamas?". "Why don't you write me" es otro tema de esos que de relleno no tienen nada, tiene más miga de lo que parece, una  música acojonante, unos ritmos del copón bendito pues Simon parece que había dado con la fórmula que le haría triunfar en su carrera en solitario. Mi único pero al disco es la versión en directo de los Everly Brothers "Bye bye love", primero no sé porque se grabó en directo y segundo no le pega al disco, es un poco un parche y nunca me acabó de convencer aunque quieran decir adiós muy buenas. Cierran magistralmente con "Song for the asking", una pequeña obra maestra dentro de una gran obra maestra, de una POM. Corta, sencilla, mágica y emotiva.



* Post aparecido en Exile SH Magazine por Nikochan

Hace veinte años que Woody Allen no hace un film realmente bueno. En esos veinte años no ha conseguido hacer ni media docena de películas pasables, incluso notables. El resto, obviamente son, y lo digo sin pestañear, auténticos pestiños. "Desmontando a Harry", "Match Point" y Blue Jasmine" se salvan de la quema, el resto después de "Poderosa Afrodita" (su última joya) son mierdas, indignas del cineasta que fue, del genio que se intuye aún queda detrás de esas gafas. "Café Society" venía ultrarecomendada por mi círculo cercano, y la crítica no la dejaba nada mal. Me parece una mierda aburridísima que gira en torno al mismo tema de siempre, con los mismos créditos, la misma música, las mimas manera, los mismos chistes de siempre pero sin frescura y sin gracia. No ayuda en nada la elección de los actores y actrices. Un desastre de casting. Vale, Kristen Stewart está muy bien para mover el culo encorsetada en unos tejanos sucios en el último vídeo musical de los abuelos Stones pero sabe actuar? A Steve Carrell simplemente le odio... y al prota... a Jesse Eisenberg alguien le ha engañado, supongo que el mismísimo Woody. Porqué se empeña Allen en buscarse para sus películas a un imitador? ya lo ha intentado en innumerables ocasiones y en ninguna de ellas salió bien. Porqué continúa con la misma idea? Eisenberg hace lo que puede, y durante todo el metraje está más preocupado por copiar los tics de Woody que por crear un personaje creíble. Patético es quedarme corto. Decían en algunas crítica, y cito textualmente: "pequeña obra maestra de un octagenario...", "Allen todavía es capaz de obrar milagros"..., y está es la mejor o peor, según se mire, dice así: " está en sintonía con Manhattan".... ¿¿?¿¿? pero que película vio ese tipo? ha visto Manhattan? nada está en sintonía con Manhattan!!! Manhattan es una obra maestra, hasta sus títulos de crédito son mejores que toda esta "café society". Allen fue un genio, ha creado una docena de clásicos del cine de los que más de la mitad son obras maestras, pero está acabado, quién no lo quiera ver... seguramente pensará también que el "Ave, César" de los Coen es una obra maestra.... y qué tanto estos como Woody siguen en plena forma. En mi opinión esta "Café Society" es una sombra de lo que fue Allen, un quiero y no puedo. Eso sí, el póster es precioso.

"Antes de él, el rock tenía que ver con la diversión. Después de él, el rock fue literario, sombrío, y por encima de todo inquietantemente honesto... (Mick Wall)"

Con los años he aprendido a amar a Lou Reed. Me parece que es uno de los mejores artistas del rock de la historia. Superior a cualquiera a quién le queramos comparar a pesar que siempre necesitó de alguien que le tendiese una mano. No es un Dios, es humano y eso me encanta. Este libro de Mick Wall sobre la vida y obras de Lou no dice prácticamente nada que no sepa sobre él a estas alturas, pero no es lo que dice, sino como lo dice. Mick Wall entrega un texto apasionado que un buen fan devorará en unas horas. Ya desde el prólogo sabemos que nadie ama más a Reed que Wall, su texto al saber de la muerte de Lou pone los pelos de punta. También la narración de su vida, y lo hace con un ritmo brutal que no nos deja ni un segundo para levantar los ojos de sus páginas y que descansen. Narra la historia del joven Lewis Allan Reed, de su vida familiar junto a sus dos hermanos, de su educación adinerada, su primera guitarra, sus primeros ídolos, su primera.....  atracción homosexual que acaba con una terapia de electroshocks..... su emancipación a Greenwich Village... Warhol, The Factory, la Velvet, Bowie... etc, etc... Un despiporre. Libro imprescindible. Vital. Esencial. Una obra para todos aquellos que aman la música aunque no amen a Lou. Un disco para apasionados porque como dicen por ahí: passion in no ordinary word.

Lou Reed: Su Vida
Mick Wall
Editorial Alianza
Colección Libros Singulares
ISBN: 9788420688961
Traducción: Alejandro Pradera
Nº de páginas: 238


Esperando a que la "Taboo" de Tom Hardy llegase a mis manos, hice tiempo con una recomendación de una serie que de tapadillo, y sin hacer ruido ha ido conquistado el mundo seriéfilo. Hablo de "Quarry", la serie protagonizada por Logan Mashall-Green (fantástico en aquella "La invitación") que tiene la peculiaridad de ser confundido siempre con Hardy, realmente tienen un parecido más que razonable. Serie de cinemax, serie dramática y algo "noir" que narra la historia de un soldado que vuelve de Vietnam y acaba por trabajar como asesino a sueldo. Nada novedoso en el frente pensaréis, y con razón, pero es que la ambientación es tan buena, el ritmo, las interpretaciones..... las escenas de sexo (ja, ja , ya me conocéis... ), las violentas... Es una notable serie, no de las mejores pero desde luego su calidad es indudable. Sus ocho episodios nos sumergen en una historia cruda donde la moral de los personajes y de sus vidas nos da que pensar. Su protagonista, Logan-Marshall, es muy interesante pero si de algo puede presumir esta serie es de sus secundarios, vitales y maravillosos. Además cuenta con una banda sonora descomunal, y un amor por los discos de su personaje que compartimos.... el bueno de "Quarry" mata literalmente por el "Otis Reding Sing Soul", quién lo no lo haría si te los pispan de tu discoteca? Si "Taboo" no os dio todo lo que necesitabais, tal vez necesitéis ver esta "Quarry".


FOXYGEN/ HANG (2017)/ FOLLOW THE LEADER

 

Este nuevo disco del dúo californiano Foxygen me coge totalmente virgen de su música. Lo reconozco, nunca me había interesado por esta banda, nunca antes había escuchado un disco suyo, a pesar que me habían recomendado innumerables veces su disco del 2013 "We are the 21st century ambassadors of peace and magic". Soy así de agilipollao, de rarito... tengo mis gustos y mis manías y habitualmente no me da por este tipo de música/bandas pero de rebote, casi sin querer queriendo, escuché el single de presentación de su nuevo disco, escuché "Follow the leader" y sentí inmediatamente un flechazo, una necesidad de escuchar, de saber, de disfrutar, de dejarme llevar por esa música que esboza una sonrisilla de placer y felicidad en mi cara. "Hang" es un disco cojonudo, no le demos vueltas ni busquemos peros. Lo es. No es una obra maestra pero sin duda es un disco sobresaliente que bebe de  mil y una fuente pero que mantiene un estilo propio. Por un lado, creo que es bueno no haber escuchado nada de ellos antes pues así no lo comparo con ninguna de sus obras, pero al escuchar las canciones me vienen tantísimos artistas a la cabeza que es imposible no nombrar influencias, obvias todas ellas pues los Foxygen no se esconden para nada. Llevaba más de media docena de escuchas cuando leí la reseña del disco en el Exilio por el maestro Rodrigo y entonces ya caí rendido del todo a las ocho canciones que le dan forma.


Foxygen - Hang (2017): 01.- Follow The Leader/ 02.- Avalon/ 03.- Mrs. Adams/ 04.- America/ 05.- On Lankershim/ 06.- Upon A Hill/ 07.- Trauma/ 08.- Rise Up

Tengo una sensación placentera al escuchar el disco. Como si hace hace tiempo que lo conociese. Como si fuese de otra época. Todo suena familiar, delicioso y optimista. "Follow the leader" es el tema encargado de abrir el disco y en unos segundos, con esa fanfarria nos hace felices. cuando entra la voz de Sam France nos inunda el optimismo, las voces femeninas nos derriten y los arreglos tan negroides setenteros dan un rollo brutal al tema, con esos desarrollos musicales que recuerdan incluso a los Lambchop de "What another man spills".... Temón. En "Avalon" asoma en los primeros acordes el bueno de Elton John mientras Marc Bolan se desmelena como una loca y como bien dicen por todos lados algo de los Abba suena de fondo... un espectacular tema GLAM. Lo de "Mrs Adams" me vuelve tarumba.... primero con ese inicio tan Lou Reed... para girar a un estilo compositivo e incluso vocal muy Costelliano (de Elvis, claro)... Un temón de esos para disfrutar una y otra vez. "America" es el tema "difícil" de disco, difícil por llamarlo de algún modo, es el más largo y más ambicioso, muy glamoperockero también. La joya es "Oh Lankershim" que en sus primeros segundos catalogaríamos fácilmente como "Eltoniana" y pasamos de eso a un tema que coge todo todito prestado de Nick Cave mezclado con últimos Dexys (otro de mis temas favoritos)... Llegando al final, "Trauma" sigue en modo ópera rock para finalizar con la brillante "Rise up" que pone el punto final a un disco que no para de crecer con las escuchas y que sorprendentemente está gustando muchísimo en el hogar nikochiano. 

La única razón para volver al mundo cinéfilo de los superhéroes de Marvel era la participación en el proyecto de Benedict Cumberbatch. Nada más. Ni el personaje comiquero, ni la historia, ni nada más que él me interesaban para ver esta película dirigida por Scott Derrickson del que únicamente he visto la notable "El exorcismo de Emily Rose". Reconozco mi ignorancia frente a este interesante superhéroe de Marvel, nunca me había acercado a él, así pues no puedo juzgar si su traslado al celuloide es correcto o no, como film a secas funciona aunque tampoco sea el acabose. Visualmente es perfecta y su ritmo también lo es. Los actores cumplen aunque los personajes interpretados por Mads Mikkelsen, Chiwetel Ejifor y Tilda Swinton estén algo desaprovechados... lo de Rachel McAdams es anecdótico... con quién se acuesta para salir en blockbusters con lo mal que lo hace?... La historia narra cómo el arrogante Dr Stephen Strange sufre un accidente y queda imposibilitado para ejercer la cirugía, buscará entonces desesperadamente como recuperar sus manos y para ello viaja al Nepal en busca de respuestas, encontrando allí a una maestra espiritual y mística que le introducirá en un nuevo mundo sensorial donde la guerra está a punto de estallar... En definitiva, sin ser nada del otro mundo, esta "Dr Strange" es la mejor película de Marvel en tiempo, visualmente es un cañonazo triposo y como siempre Cumberbatch lo borda. Recomendable para pasar un buen rato palomitero. 

01.- Homemade Blood (1997)
02.- Temple Beautiful (2012)
03.- Soap and Water (2007)
04.- Night Surfer (2014)
05.- Bobby Fuller died for your sins (2017)
06.- The Age of Miracles (2004)
07.- No other love (2002)
08.- Let freedom ring (2009)
09.- The Hurting business (2000)
10.- Turns the pigeons loose (2004)

No os voy a engañar. Para nada este "Buried Alive" es comparable a por ejemplo "Hilarious" de Louis CK, pero claro es que CK es inmensamente mejor cómico que Aziz Ansari. Aún así este "Buried Alive" del año 2013 (grabado durante la gira por yanquilandia mientras Ansari daba forma a su serie, su "Master of None" que acabó por conquistarme a pesar de un inicio dubitativo) me parece una actuación sensacional. Divertida pero también tremendamente adulta, pues algunos de sus momentos, como el de el niño que quería follarse a un pederasta, no estén hechos para todos los estómagos e intelectos. Hace falta dar un paso más allá y no es nada fácil, pues si en el momento que Aziz entra en ese terreno abandonamos el visionado nadie nos podrá reprochar nada, hay que tener huevos y ser muy cuidadoso para salir victorioso con un tema de esa índole y Aziz lo consigue. Óle por él. Ansari habla sobre el matrimonio y los hijos, algo muy trillado pero sorprendentemente aporta cosas nuevas, lo hace de una forma muy fresca y brilla cuando improvisa con gente de público, allí su ingenio y rapidez mental brillan. Recomiendo sin dudar este espectáculo que no pudo llevarse el mejor galardón cómico de aquel año porque el monstruo de Louis CK lo hizo con "Oh my God". 


Recomendada por un amigo de un amigo, no pude resistirme a merendarme esta fantástica serie islandesa creada por Baltasar Kormakur, quién ya había demostrado su valía en films como Reykavík-Rotterdam (él mismo dirigió el remake "Contraband", y el film "2Guns"), y emitida originalmente en el canal RUV, para luego arrasar en toda Europa excepto en el país de la bellota. La serie hay que verla sí o sí en versión original pues entonces uno descubre la magia de la historia y queda irremediablemente atrapado. Tiene mucho "Trapped" de las series y novelas negras suecas, tiene esa crudeza, ese ritmo pausado, esos ambientes claustrofóbicos, esos parajes preciosos. Tiene ese buen puñado de personajes aparentemente simples y normales que esconden mil y un secretos. El punto de partida de la serie es sencillo: Un ferry danés llega a un pequeño pueblo islandés que discute si proyectar un puerto en los fiordos para atraer turismo, todo se tuerce cuando se descubre en el agua un cuerpo descuartizado que probablemente salió del barco, pero nada es lo que parece ni nadie es lo que dice ser.... Y así durante 10 espléndidos capítulos de casi una hora, nos van mostrando el caso que el jefe de policía Andri Olaffsun va conectando y resolviendo como un puzzle de mil piezas mientras su vida personal se va al garete. Las interpretaciones son excepcionales, creíbles y sinceras. Nada malo que decir de ella. Simplemente que es altamente recomendable.


CHUCK PROPHET / BOBBY FULLER DIED FOR YOUR SINS (2107)/ BAD YEAR FOR ROCK AND ROLL


Hace unos cuatro años entregué mi alma al Profeta Chuck, su "Temple Beautiful" resultó ser un discazo de esos que te pillan por sorpresa, provocan sensaciones olvidadas y hacen que sigas al artista para siempre jamás. En mi caso, sirvió también para profundizar en la carrera de un músico que llevaba en la maleta un buen puñado de discos tanto con Green on Red (su "Here comes the Snake" sigue siendo mi favorito...) como en solitario. Y ahí, en su carrera en solitario es donde se destapa Chuck como un grandísimo artista. "Temple Beautiful" y posteriormente "Night Surfer" me fidelizaron con su música, con su estilo, con su directo siempre brutal. Y mirando hacia atrás, tal vez "Homemade bluood" (1997), "The Age of Miracles" (2004) y "Soap and Water" (2007), junto a los dos anteriores discos nombrados formen ese poker de discos imbatible, hasta la llegada de "Bobby Fuller..." de este año que se añade a estos para darnos media docena de discazos descomunales. Sí, queridos terrícolas. Sí y mil veces sí. Que no os engañen, ni os confundan, este "Bobby Fuller died for your sins" no baja para nada el nivel, y con sucesivas escuchas casi podríamos decir que supera a sus dos predecesores o al menos los iguala sin despeinarse cambiando un poquito la fórmula ganadora. El Profeta entrega una colección de canciones menos accesibles de primeras, aunque como siempre hay pelotazos inmediatos, entrega una canciones que beben de aquel rock americano de finales de los setenta principio de los ochenta. Encontramos ecos a los Stones, a Petty, a los Kinks americanos..... a los mejores Pretenders!!!! siempre con esa voz tan característica y esos teclados deliciosos que saben vestir a la perfección sus canciones. No creo que falte o sobre nada en el disco, no creo que tengamos que estar comparando con obras pasadas, eso siempre acaba siendo un error. Si uno coge el nuevo disco y lo escucha como si no hubiese otro, encontrará en él auténticas joyas que atrapan a fuego lento y embrujan sin compasión. Es la palabra del Profeta, y nosotros como buenos discípulos debemos seguirle, escucharle y defender su obra, propagarla y darla a conocer, y sin duda con este nuevo disco, con "Bobby Fuller" nos lo pone muy fácil. Discazo. 


Chuck Prophet - Bobby Fuller died for your sins (2017): 01.- Bobby Fuller Died for Your Sins/ 02.- Your Skin/ 03.- Open Up Your Heart/ 04.- Coming Out in Code/ 05.- Killing Machine/ 06.- Bad Year for Rock and Roll/ 07.- Jesus Was a Social Drinker/ 08.- In the Mausoleum (For Alan Vega)/ 09.- Rider or the Train/ 10.- If I Was Connie Britton/ 11.- Post-War Cinematic Dead Man Blues/ 12.- We Got Up and Played/ 13.- Alex Nieto.

El tono ochentero (de los primeros ochenta) aparece ya de primeras con la canción que da nombre al disco y da pistoletazo de salida al mismo. "Bobby Fuller died for your sins" es un temón. Con una percusión simple pero efectiva y un "one, two, three, four.." que nos embruja en unos segundos. Un tema que engancha con la canción de los Clash, esa que habla sobre la muerte de "Bobby Fuller", aquel que luchó contra la ley y la ley ganó. Una canción que hace que repitamos su título a cada frase que canta Chuck y que en directo promete ser demoledora. Seguimos para bingo con "Your skin", una de mis favoritas del disco. Unas guitarras iniciales y una voz que recuerda muy mucho al bueno de Beck Hansen, y que cuentan con la participación esencial y vibrante de Stephanie. El baladón "Open up your heart" pisa un poco el freno. Es un tema delicioso. Muy Kink. Muy Ray Davies en su ADN. El de la epóca de "Better things" o "Don't forget to dance". Las guitarras Stonianas se notan en "Coming out in code", otra favoritísima... Guitarras de esencia stonianas, muy noventeras, muy puestas al día pero que hace que nos vengan a la memoria los Crowes, los Spin Doctors e incluso pensándolo bien hasta Jack White se asoma, si esta canción la hiciese el líder de los White Stripes la muchachada se volvería tarumba. "Killing Machine" sigue la senda marcada. Es un rocanrol sin demasiada historia, algo previsible pero no por ello menos disfrutable que tiene, eso sí, un final muy stoniano, muy del estilo "Beggars Banquet" que me hace vibrar.... Y luego llega ese temón, esa canción ochentera carne de la rafiofórmula de antaño, con ese incio tan "Pretender", y es que cuesta muy poco imaginar a Chrissie Hynde entonando este tema, o pensar que es una canción del Kinky Ray que le ha regalado a su ex. Temón y requetemón. Esta parte del disco es mi favorita pues "Jesus was a social drinker" confirma lo sabido. Chuck es muy grande. Con su fraseo divino, con su ritmo callejero, glamero, y muy canalla, este tema nos desarma. Igual que el tema dedicado a Alan Vega de Suicide. "In the mausoleum" se ha metido en mi cabeza y no puedo dejar de cantarla. Carne de directo.... "Rider on the train" vuelve a recordarnos a aquellos temas míticos de los ochenta sin dejar de sonar a Chuck, pues podría estar en cualquiera de sus discos anteriores sin desentonar... Maravillosa, como también lo es la sencillez de "If I was Connie Britton", con ese riff stoniano por montera, esa chulería tan "Some Girls"...  Y bueno, el debate llegaría con las dos siguientes canciones, que pueden dar la razón en algo a los que hablan e que algún tema puede sobrar. "Post-cinematic.." y We got up an played" sí pueden ser las dos canciones más flojas del disco, aún así son más que notables. La primera de ellas vuelve a sonar al Beck más noventero y  molón, y la segunda es una balada bonica pero no del to... Para cerrar el disco Chuck se guarda un as en la manga, se guarda un pelotazo titulado "Alex Nieto" con guitarras neilyoungueras y actitud crítica a tope. Un temazo descomunal que nos la pone dura. El Profeta Chuck entrega otro disco más, otro disco de una carrera sobresaliente, otro disco maravilloso y adictivo, otro disco que sin entrar en comparaciones estará entre lo mejorcito del año porque crece y crece como la espuma. 

Recomendado por activa y por pasiva por todo el mundo con cierto criterio musical y cinéfilo, el rockumental "Searching for Sugar Man" del 2012 se me resistía sin saber muy bien porqué. La otra noche que andaba algo aburrido lo encontré en el catálogo de Netflix y decidí hincarle el diente...., resultado? pues quedé maravillado. Un documental sensacional. Hablamos de un documental sueco dirigido por Malik Bendjelloul que cuenta la historia del cantautor Sixto Rodriguez, quién a finales de los sesenta consiguió lanzar dos discos que pasaron inadvertidos en yanquilandia pero que por casualidades de la vida vendió cifras asombrosas en Sudáfrica, convirtiéndose en un disco mítico allí. Rodriguez de eso no sabe nada y desaparece del mapa. Nadie sabe de él, nadie conoce su paradero y se fantasea con su muerte.... se procede a una investigación no oficial para saber como murió... y hasta aquí puedo explicar por si alguien, como era mi caso, todavía no ha visto este increíble documento visual y sonoro, pues la música de Rodriguez es espectacular. La historia, el guión, el ritmo, la música.... todo te atrapa y te deja sin aliento. Increíble de principio a fin.


Originalmente el tema David Watts escrito por Ray Davies apareció como cara b del single "Autumn Almanac" y era la encargada de abrir mi disco favorito de The Kinks, ese discazo de 1977 titulado "Something Else". Una de las cimas creativas de los Davies, por lo que incluye el disco y lo que se quedó fuera, y ejemplo perfecto de lo British del 67. David Watts era una persona real, creo que era un promotor de conciertos, con cierta pluma y pérdida de aceite que mostró un interés desmesurado más allá de la amistad por Dave., o eso cuentan por ahí....  El "fa fa fa" mítico se nos incrusta en la quijotera y no nos abandona, la voz muy psicodélica y el ritmo trotón dan entrada a un disco inmenso e inigualable. Como siempre Ray brilla con las letras de las canciones, y ésta no es ninguna excepción. POM total.


Años más tarde. Concretamente en 1978, el trío más famoso de Woking lanzaba al mercado uno de sus mejores trabajos. El demoledor "All mod cons". Allí el modfather Weller deleitaba al personal dejando un huequecito al bajista Bruce Foxton para su lucimiento. El cuarto corte del disco estaba reservado para él y para una versión de The Kinks, que no es otra que David Watts. Si no estoy equivocado fue cara b del single de "A bomb in Wandour Street" (otro pelotazo). El tema en manos de los Jam gana en actitud punk, es más feroz, más rápida, más violenta, pero la esencia sigue allí. Me cuesta decantarme por una u otra. Ambas versiones son fantásticas.