Kevin Morby - Singing Saw (2016)


Una de las sorpresas del año es sin duda el nuevo trabajo del tejano Kevin Morby que casi casi se me escurre de las manos esta añada como se me escapa seguro (y sé que me arrepentiré, pido perdón por ello) el disco que fue comentado y recomendando sin cesar por el maestro JJ en su imprescindible espacio de la blogosfera, el disco llamado "City sun eater in the river of light" de la banda Woods de la que curiosamente Kevin Morby  ha sido bajista, abandonando la banda allá por 2012. Además "Singing Saw" es uno de los discos que recomienda el maestro Rodrigo y eso siempre debe tenerse en cuenta. Con esas, me planto a finales de noviembre con el disco en el cajón, en espera, y decido en un momento de claridad darle unas vueltas. Y coño!, el disco me encanta, y seguramente si dispusiera de más tiempo y de más escuchas subiría como la espuma en la lista de favoritos, así que este es sin duda ese disco del arrepentimiento, de la tontunada por no haber sabido encontrarle tiempo pues lo merece con creces. Ese disco que cuando sea escuchado una y otra vez durante el 2017 provocará que me dé golpes en la cabeza contra la pared por no haberlo metido en el top five anual, pero así son las cosas, y así está uno de agilipollao perdido. Morby no ha inventado precisamente la fórmula, la fórmula es la que es, un poquito de los grandes cantautores de toda la vida, un poquito de la clase de Cohen, un muchito de Dylan, otra pizca de cosecha propia y unas gotas de otros artistas contemporáneos de similar pelaje ya sea Sufjan o incluso la gatona Chan Marshall. Todo eso bien presentado, bien maridado por una banda de acompañamiento, pues Kevin firma en solitario pero para nada lo hace todo él solito, que suena espléndida. 


Kevin Morby - Singing Saw (2016): 01.- Cut Me Down/ 02.- I Have Been to the Mountain/ 03.- Singing Saw/ 04.- Drunk and On a Star/ 05.- Dorothy/ 06.- Ferris Wheel/ 07.- Destroyer/ 08.- Black Flowers/ 09.- Water.

Dylan está muy presente, sería de necios no comentarlo aunque algo de tontos repetirlo. Suena "Cut me down" y nos viene el de Duluth a la cabeza. Estamos ante uno de mis temas favoritos del año, una maravilla, una pequeña delicatessen que sonando a viejuno nos enamora. "I have been to the mountain" es más oscura, tenebrosa diría yo, pero sigue siendo acojonante. Morby no baja la calidad en ningún momento del disco, eso ya os lo adelanto, pero este segundo tema nos enseña de que es capaz Kevin y de su inmensa calidad...., y esos coros finales, esos coros.... la madre que lo parió!!! El tema que da nombre al disco es bonico del to, con eso os lo digo todo. Sencillo y bonico, maravilloso. "Drunk and on a Star" es más americana, más Ryan Adams con regusto a BOB, siempre BOB.... y "Dorothy" lo tiene todo para morir escuchándola una y otra vez. Temón. Temón, Y requetemón. Si es que no sé qué deciros, incluso a este tema le veo hechuras velvetianas, a veces veo a Lou, a veces siento su forma de componer, su forma de narrar, su.... coño!, de verdad que ha muerto Lou!? el mundo se va a la mierda!. Perdón por la reflexión. Morby en "Dorothy" lo borda. Y como digo, el disco sigue creciendo y creciendo conforme lo escuchamos y avanza, la prueba? queréis otra más? seguro? no estáis convencidos? pues "Ferris Whel" o "Destroyer" me sirven. La primera es una tonadilla al piano muy lennoniana, y la segunda es un ensoñador vals con la magia en la atmósfera que el bueno de M Ward le pone a sus canciones. Delicia. Antes de cerrar el disco nos encontramos con "Black flowers" que es tan sixtie que nos gana y nos puede, con ese toque indio, ese jugar al cantautor hippie, como un Jagger psicodélico al rescate. Y finalmente "Water" a lo Dylan/Cohen/Reed, cierra un disco extraordinario, y ahí lo dejo, que lo disfruten.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada