Kyle Craft - Dolls of Highland (2016)


Creo que sería digno de estudio analizar la cantidad de grandes bandas y buena música que se crea en Portland (Oregón), al menos a un servidor le parece asombroso o al menos curioso que de allí salgan tan buenos artistas de muy diferente pelaje, o eso, o es que existe una extraña y sobrenatural conexión entre esa localidad y mi gusto musical. En Portland fue donde se crió Kyle Craft aunque en realidad nació una pequeña localidad cerca del Mississippi allá por 1989 (sí, es muy joven y yo me voy haciendo viejo...). Durante su infancia en la yanquilandia profunda Kyle intenta como todo joven salirse de la rutina y por suerte encuentra una tienda de discos donde como él cuenta en alguna entrevista pasó casi dos años escuchando por la cara toda clase de música aunque fueron Dylan y Bowie los que le marcaron de por vida, y eso lo entiendes y lo crees a pies juntillas cuando escuchas su música, que tiene a esos dos monstruos como claros referentes. En cuanto a Kyle, hay dos rasgos a destacar poderosamente. Primero es su magnética imagen, una imagen que seduce e invita a conocer su música, entre el cantante folk y la estrella glam, vamos una especie de Marc Bolan rubio versión 2.0; y en segundo lugar su voz, una voz especial, una voz muy glamera, a veces incluso operística, algo "Mercuriana", una voz especial sin duda. Pero al final, como siempre, lo que importa son las canciones y de eso el señorito Craft va sobrado, porque su debut, su "Dolls of Highland" es un sorprendente debut, una colección de temas alucinantes y adictivos que beben tanto de Bowie como de Dylan, aunque también lo hacen de Elton, Mercury, incluso de los Beach Boys.....


Kyle Craft - Dolls of Highland (2016): 01.- Eye of a Hurricane/ 02.- Balmorhea/ 03.- Berlin/ 04.- Lady of the Ark/ 05.- Gloom Girl/ 06.- Trinidad Beach (Before I Ride)/ 07.- Future Midcity Massacre/ 08.- Black Mary/ 09.- Pentecost/ 10.- Dolls of Highland/ 11.- Jane Beat the Reaper/ 12.- Three Candles.

Sin duda "Dolls of Highland" es un disco de esos que enamoran de primeras, que seducen... Un amor a primera vista, un polvo en la primera noche....  Mi única pega es que con el pasar del tiempo lo que era excitante ya no lo es tanto y aunque Kyle conserva el magnetismo, después de la tormenta viene la calma, y después del calentón uno se queda forzosamente frío. Frío no me he quedado pero siendo sincero no me veo yo escuchando este disco dentro de un año por ejemplo. Entonces, os preguntaréis, en qué quedamos marcianito?, es un sí o un no? Pues es un depende. Al disco le sobra calidad como en por ejemplo la inicial "Eye of a hurricane" que puede presumir de ser un himno muy mariconcete, "Lady of Ark" es otra delicia glam, así como "Future midcity massacre" es uno de los mejores temas del disco. Kyle tiene una voz especial, sin duda, pero no única. Me recuerda un poco a la voz de Christopher Denny, eso sí, con lentejuelas y taconazos. De todas formas a mi Kyle me gusta más en "Balmorhea" o "Trinidad Beach" o cuando, como en "Berlin", todos los astros quedan alineados. Por último quería destacar la indudable calidad de "Black Mary", la cual contiene ecos y referencias a lo que quieras, parece todo un tuttifrutti, cabe Bowie, Small Faces, Bolan, Elton e infinidad de más artistas y referencias. Un poti poti muy bien resuelto, no diré que no aunque me reservo, de manera tramposa, para su segundo disco pues no me gustaría quedarme en la primera impresión, en el hype, en el aquí te pillo aquí te mato. "Dolls of highland" es un debut notable y Kyle Craft tiene un futuro prometedor. Un futuro, el presente aún está verde y en 2016, a pesar que no hay grandes discos de verdad, encontramos artefactos de mayor calado aunque su propuesta sea francamente diferente y fresca. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada