Lost Songs: The Basement Tapes Continued (2014)


A principios de esta década Bob Dylan rescató unos manuscritos suyos de un cajón asociados a aquellas míticas sesiones con The Band, eran letras inacabadas, ideas desechadas, canciones enteras que no acabaron de gustar al minesotarra... porque las buenas se grabaron con The Band... y el bueno de Bob no sabía que hacer con ellas, o mejor dicho, no tenía ganas de hacer nada con ellas, al menos él, pero pensó que a lo mejor en manos de otros..... quién sabe? total, que se las dejó a su amigo T Bone Burnett para que hiciese con ellas lo que le viniese en gana, así que T Bone descolgó el teléfono y llamó a Costello, le explicó lo que tenía entre manos y la idea que se le acababa de ocurrir. El otro Elvis, aceptó, y pronto tenía las letras de aquellas canciones a las que había que dar forma, a las que había que musicar, terminar letras, etc.. etc..., pero esas letras llegaron también a manos de Jim James, Marcos Mumford, Taylor Goldsmith y Rhiannon Giddens... La idea era que escribiese cada uno la canción que le pareciese, donde la inspiración le llevase, la pusieran en común, la grabasen rapidito y saliese un gran disco, como así fue en 2014: "Lost on the River". Además del disco, buena parte del proceso de creación y grabación fue grabado, editado y publicado bajo el título "Lost Songs: The Basement Tapes" que es nada más y nada menos el rockumental el cual hoy os quería recomendar porque es brutal. Dirigido y guionizado por Sam Jones vamos descubriendo como se formaron las canciones del disco, como les dieron forma, y como, aunque eso ya lo sabíamos, Costello es el puto amo. Para rizar el rizo sale papá Bob a decir la suya, así que... qué más queremos? delicatessen rockumentera.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada