Jason Bourne (2016)


Uno de los mayores problemas de ir al cine en verano es que las películas que se proyectan acostumbran a ser una soberana mierda pinchá en un palo, o eso, o son películas infantiles o lo que es pero: juveniles!!! .. y yo hace mucho tiempo que dejé la pubertad. Pues eso, hace un par de semanas, coloco a los dos pequeñuelas y me voy "de amores" como dicen ellas con mi santa esposa al cine, a pasar el rato, a desconectar.. y en ese multicine palomitero no dan nada de nada a pesar de sus ocho salas. Se nos pasa por la cabeza no ir pero al final, reconozco que fui yo, nos decidimos por otra película más de la saga Bourne, la nueva, la del original título "Jason Bourne" aunque seguramente así sabré con seguridad que esta es la cuarta porque me hago la picha un lío para saber si "El caso", "El mito" o"El ultimatum" son la una, la dos o la tres. Si me hace decir cual es cual no tengo ni idea aunque ahora que lo miro he acertado con el orden. En la primera, "El caso", el director no era Paul Greengrass pero a pesar de eso y de su bajo presupuesto triunfo más que la Cocacola, se forraron y sin querer crearon una nueva saga de espías que supera a James Bond y que obligaba a éste a volverse más rudo, fuerte y musculoso... pero siguió ganando Bourne, más aún cuando Greengrass tomó el mando. Al final tanto Greengrass como el protagonista absoluto, Matt Damon, se cansaron del personaje y ambos aseguraron que no volverían si el otro no estaba implicado, por esas se intentó hacer una especie de spin-off, un reinicio con "El legado de Bourne", sin Bourne claro, que fue muy bien en taquilla y que no está mal, pero no mata. Entonces reactivan las historias de Bourne y chequera mediante Greengrass y Damon dan el sí quiero... y se barrunta otra trilogía..... money, money... El nuevo film de Jason Bourne continua justo donde lo dejaron. No hay sorpresas. Misma factura técnica, mismas ostias y persecuciones, misma trama más vista que el tebeo pero se deja ver aunque no sea un ejemplo de intelectualidad, tampoco creo que lo pretenda. Eso sí, hay menos intringulis y más acción, hay otros malos malísimos: Tommy Lee Jones y Vincent Cassel, una guapa ya vista Julia Stiles, y otra nueva, más guapa aún: la Vikander. La película como film de acción funciona y arrasa, esa es la verdad. Si te gustaron las otras tres, esta cuarta entrega te apasionará seguro. El nuevo gran espía se llama Bourne, Jason Bourne. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada