Horace & Pete


Lo nuevo del gran Louis C.K, no es una nueva temporada de su fantástica serie Louie, ni uno de sus grandiosos monólogos como el del Beacon Theater. Lo nuevo de este genial humorista rey del "no humor" es una serie que podríamos definir como dramática, una serie televisiva que sabe y huele a teatro, a grandes interpretaciones y a historias complejas, incómodas y reales. Louis CK se lo guisa y se lo come él solito. Escribe, dirige, interpreta, produce, empaqueta y vende su producto.... , lo que sin duda le da una libertad creativa envidiable, ya que si no fuese así, sin duda que este gran producto que es "Horace and Pete", gran producto para mi, no vería la luz, pues para otros (muchos) este producto televisivo es una chufla. No sé quién tiene o no razón, supongo que en mi interior la llevo yo y el resto de ser humanos son unos cenutrios (así es, que no os quepa duda), pues esta serie de 10 maravillosos episodios es un lujo, un doloroso lujo, tal vez como dice el gran Jose Encuentra puede que sea demasiado cáustica y sórdida, tal vez, no diré que no. Así pues, esta "Horace and Pete" no es para todos los públicos, tampoco lo es ni para el 1% de los serie-adictos. Es una rara avis, la amarás o la odiarás, yo soy lógicamente del primer grupo. De qué va? pues desde 1916 más o menos existe en Nueva York una taberna regentada por el señor Horace y el señor Pete, cada uno de ellos al tener un hijo lo llama Horace y Pete, respectivamente y en el futuro regentarán el pub. En el 2016 ya vamos por Horace VIII (Louis CK) , y su hermano Pete ( o su primo... quién sabe.. interpretado por Steve Buscemi). El pub no da dinero, el tío Pete (Alan Alda) aún vive y la hermana de los dueños del bar, Sylvia (Edie Falco) quiere vender el bar y el terreno para que hagan un rascacielos y así retirarse de por vida. En medio de estas historias hay divorcios, infidelidades, exmujeres, hijos no reconocidos, los habituales del bar como la madrastra de Horace (Jessica Lange) o algún que otro cliente de paso (como por ejemplo Paul Simon que además escribe e interpreta la canción de la serie). El guión es genial, las interpretaciones de lujo, hay momentos muy grandes como el megamonólogo de Laurie Metcalf en el episodio tres o cuatro... genial, simplemente genial. No para todos los públicos, pero genial. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada