Cat Power - You Are Free (2003)


Embriagadora belleza, voz celestial, magnetismo innato, talento gigantesco y sexualidad animal. La gata a finales de los noventa se traslada a la Gran Manzana y es devorada por el lobo. Chan Marshall vive un romance con el talentoso y por esa época prometedor cantautor sosaínas de voz cavernosa Bill Callahan, pero no es esta incomprensible relación amorosa (qué tendrá Bill que no tenga yo, me pregunto) la que ayuda a Chan a abrirse camino en la dura vida de la artista, más bien recibe un pequeño empujoncito de un par de "Dirty Threes", Jim White y Mick Turner, que ayudan a la preciosa Marshall con su álbum "Moon Pix" de 1998 con el que un servidor la conoció. Antes ya había lanzado tres discos que tienen sus cositas pero que no son ni chicha ni limoná. La verdad es que "Moon Pix" es muy bueno, simple, oscuro y bello pero al caldo le faltaba algo de sustancia, le faltaba "eso" que todos buscan pero que solo unos cuantos encuentran. Luego vino un disco de "covers", y ya sabéis que a mi me encantan las versiones, y bueno, "The Covers Record" del 2000 es interesantísimo pero no aporta nada nuevo, ni novedoso, ni sorprendente. Y así era la carrera de Cat Power, previsible, interesante, prometedora.... hasta 2003, donde se marcó un disco de esos insaltables fruto de los más dolorosos males de amores ahogados en litros de alcohol con la pequeña ayuda de Eddie Vedder, Dave Grohl, y otro de aquellos Dirty Three convertido después en mala semilla, un tal Warren Ellis.

En 2003 aquel "You Are Free" me voló la quijotera, me atravesó el corazón y removió mi alma. Discos de esos que marcan tu vida. Y entonces llegó el día. Cat Power visitaría Barcelona, tocaría en Sala Apolo su magnífico disco, puede que su POM, y era obligatorio acudir al evento, como así hice..... Sala a reventar casi en la penumbra, alrededor del pequeño escenario donde únicamente había un micro, una silla y una guitarra se acumulaba el personal en mesas con velitas que otorgaban al lugar una atmósfera perfecta. La noche prometía pero... Gatillazo!!! todo comenzó a dar mala espina cuando veinte minutos más tarde de lo previsto aparecía dando tumbos y casi sin aguantarse de pie "el poder gatuno". Instantáneamente, y por petición de la fémina, el foco dirigido a ella desapareció y nos quedamos a oscuras. No sé cuantas canciones intento comenzar sin éxito, no podía tocar ni tres acordes seguidos, no podía ni enlazar dos frases sin que se le trabase la lengua. Borracha como un cuba pero bien asesorada aguantó el tiempo justo y estipulado para no devolver la entrada y se desvaneció tal como llegó, tambaleándose. Oh demon alcohol!!! que cantaban los Kinks..., mi relación con Chan Marshall salió muy perjudicada de aquella cita. Nunca volvió a ser igual, nunca más he comprado un disco suyo, ni lo haré pues soy muy rencoroso. Luego entregó "The Greatest" que dicen que es mejor aún aunque no comparto esa opinión en absoluto pero yo por entonces ya no quería a la gata, y la gata se ha vuelto pija y caprichosa, sigue siendo igual de bella y atractiva, pero su efímero mojo ya no está con ella, pruebas irrefutables de lo que digo son "Jukebox" (2008) y "Sun" (2012), donde el nivel va disminuyendo en caída libre, claro que sería de necios y completamente injusto renegar de su "You are free", su Puta Obra Maestra.

Cat Power - "You Are Free" (2003): 01.- I Don't Blame You/ 02.- Free/ 03.- Good Woman/ 04.- Speak For Me/ 05.- Werewolf/ 06.- Fool/ 07.- He War/ 08.- Shaking Paper/ 09.- Babydoll/ 10.- Maybe Not/ 11.- Names/ 12.- Half Of You/ 13.- Keep On Runnin' (Crawlin' Black Spider)/ 14.- Evolution


Simplicidad y belleza. Dolor, tristeza y melancolía. "I don't blame you" te golpea en la cara, te zarandea el alma. Canción de altos vuelos con el minimalismo por bandera: piano y voz. A la gatona no le hace falta nada más para enamorarnos y dejarnos KO. Imposible no quedar tocado con este tema. "Free" ya son palabras mayores pues llega el rock, ese rock de sótano, underground, ese que bordaba la "Velvet", ese regusto, esa guitarra bipolar, nerviosa. Free, free, free... y además "Free" tiene esa percusión a su vez muy ochentera. Temón. Free!!!. "Good woman" tiene ese inicio tan de Bonnie "Prince" Billy, tan de countrificarse en casa, de belleza descomunal, de pelos de punta, a esta preciosidad le sigue una de mis favoritas, le sigue esa "Speak to me" donde saca la cabeza la figura de Dave Grohl a la batería y al bajo, también lo hará en "Shaking paper" y "He war". La versión "Werewolf" de Michael Hurley brilla aquí con luz propia, la hace suya, la hace nuestra, nos la regala, nos la sirve en bandeja de plata. Impresionante tema. Lo de "Fool" solo hace que confirmarnos que estamos delante de un disco de esos que no se olvidan que no nos dejan, que viene para quedarse y acompañarnos en los momentos más tristes y grises. "Fool" es una maravilla, canción de días de lluvia, de copa de vino, de melancolía supina. "He War" fue el single, es uno de los temas del disco, de eso no hay duda, aunque creo que no es el mejor ni mucho menos. Poco que decir, cancionarra. Ahora, pasado el ecuador del disco, encontramos joyas ocultas, canciones de esas que se cuecen a fuego lento. Por ejemplo tenemos la tripleta de "Shaking Paper", "Baby Doll" y "Maybe not", la primera es oscura e introspectiva, la segunda es un caramelito envenenado y la última de ellas un lujo con piano de por medio rememorando a la inicial "I don´t blame you", pero "Maybe not" vuelve a dejarnos claro que la Marshall cuando se pone al piano nos estremece. Acercándonos al final nos encontramos con otro de los temas del disco, ese "Names" es canelita en rama, otra vez ese pianito y una letra tremebunda. Otro de mis temas favoritos del disco es "Half of you", una canción que seduce y embruja, de belleza galáctica, de otra dimensión. Sensibilidad al cubo. Antes de cerrar por todo lo alto encontramos una versión de John Lee Hooker y finalmente "Evolution" cierra este discazo descomunal, tema maravilloso donde la voz de Eddie Vedder sirve de contrapunto a la de Chan, un tema de esos inolvidables que cierran magistralmente un disco de altos vuelos que para muchos se quedó oculto, en la sombra y que luego fue apartado por la luminosidad vendible de "The Greatest". Yo prefiero a todas todas este "You are free", con él me enamoré de la gatona, con él rompimos y nos distanciamos. Un romance de esos cortos pero intensos, de los que dejan huella.

*post aparecido originalmente en Exile SH Magazine por Nikochan

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada