Iggy Pop - Post Pop Depression (2016)


Nunca hubiese apostado que a mis casi cuarenta años y a sus casi setenta, James Newell Osterberg Jr o lo que es lo mismo Iggy Pop me dejase de pasta boniato con un nuevo trabajo. De la tripleta mítica formada por la Iguana, el Camaleón y el Animal del rock'n'roll, siempre me ha parecido que cojeaba por le lado de Iggy pues Bowie y Reed me parecen genios absolutos. Sus tres primeros discos con The Stooges, no tendremos en cuenta su retorno que no estaba mal todo sea dicho, me parecen estupendísimos, sin decir nada que no se sepa ya, creo que son tres POMs de la época, sobretodo el mítico "Raw Power". Donde le veo las pegas a Iggy es cuando nos centramos en su carrera en solitario que a excepción de los trabajos con Bowie: "The Idiot" y "Lust for Life", ambos de 1977, me dejan bastante indiferente. Salvando como muy  mucho el siguiente "New Values" del 79, "Brick by Brick" del 90 y como no "American Caesar" de 1993. La calidad no se le discute como tampoco su irregularidad, y su cansino culto al cuerpo, despelotes y mamarrachadas que a mi personalmente me sobran. Ya sin Lou y David en nuestras vidas, el bueno de Iggy parece también despedirse con este nuevo disco, disco que por cierto tiene un regusto brutal al Camaleón, es pura esencia Bowie y eso tal vez se debe a otro gran artista, también seguidor de Bowie: Josh Homme.

En la última década si hay una figura en el rock que no da paso en falso, que no entrega nunca regulerías ya sea al frente de una banda o como productor, ese es el pelirrojo Homme, aunque bueno, esto siempre es discutible cuando hablamos de "Eagles of death metal" no?. "Queens of the Stone Age" son maravillosos, el último disco de esta mítica banda liderada por Homme, aquel "Like Clockwork" del 2013, era un disco descomunal y en él ya notábamos mucho de Bowie. Otro grupo de Homme nos sorprendió en 2009, fue junto a Dave Grohl y John Paul Jones, fue con "Them Crooked Vultures". Y luego está su faceta de productor donde tal vez destaca por encima de cualquier otra colaboración la que tiene con los Arctic Monkeys que les hizo madurar y hacerse muy pero que muy grandes. En "Post Pop Depression" Iggy toma la mano de Josh Homme, ambos se van al rancho del pelirrojo para componer juntos un disco que podríamos decir que es obra de Homme con Iggy de cantante, esa es mi opinión que supongo muchos no compartiréis. La banda la forman la cuadrilla de Homme. Primero tenemos como multinstrumentista: bajista, guitarra, piano, clarinete.... a Dan Fertita, ya habitual en los proyectos de Homme y acostumbrado a trabajar en superbandas como QOTSA, The Dead Weather, Eagles of the Stone Age, Raconteurs.... Segundo, contamos a la batería con el mono ártico Matt Helders, con Homme lógicamente a las guitarras y voces, y con Iggy al frente de la superbanda, dándolo todo. Grupón! que por cierto no defrauda y entregan un artefacto que seguramente encontraremos entre lo mejor del año. 

Iggy Pop – “Post Pop Depression” (2016): 01.- Break Into Your Heart/ 02.- Gardenia/ 03.- American Valhalla/ 04.- In the Lobby/ 05.- Sunday/ 06.- Vulture/ 07.- German Days/ 08.- Chocolate Drops/ 09.- Paraguay


La hipnótica "Break into your heart" no parece ser nada del otro mundo pero acaba enamorando sin despeinarse, es sin duda un buen punto de partida. La voz de Iggy brilla, el marcadísimo ritmo de Helders y el piano de Fertita visten de etiqueta la canción que en algún momento parece resucitar a David Bowie.... Siguiendo con el "homenaje" al "Thin White Duke" llega "Gardenia" (where are you?)....  Bowiesque a tope. Una de las canciones del disco, una que nos hace engancharnos sin remisión. "American Valhalla" empieza con ese regusto a la "chica china" y al "Jardín de Hong Kong" de Siouxie and the Banshees, se lo perdonamos porque la canción resultante es espectacular.... Por ahora el producto es de diez, pero hay más corta y pega, más "homenaje" que creación propia. No hay queja mientras el nivel se mantenga, y se mantiene de sobras guardándose un par de ases en la manga que son de lo mejor que ha hecho Iggy en veinte años, hablo de "Sunday" y "Paraguay". Antes, nos encontramos con "In the lobby" que nos introduce en un momento del disco donde el sonido se vuelve muy "mono ártico", más moderno, menos retro, y esto se ve refrendado al escuchar uno de los temas del disco, "Sunday", que es sin duda la pieza central del artefacto, el single que toda gran obra necesita y que coge ingredientes de Bowie, de Homme y de los Arctic Monkeys... incluso en el estribillo percibo un algo de los "Arcade Fire", los mete en la cocktelera, los agita con esmero, y nos lo sirve en una copa con aceituna incorporada. Mucha clase. Pasado el ecuador del disco, Iggy se desmelena con "Vulture", la aportación vocal de la Iguana es impresionante en este tema, tanto o más que la espectacular guitarra de Homme. Un tema muy QOTSA. "German Days" es un stoner-rock en toda regla y para celebrarlo..... champaigne on ice!!.  Preciosa su "Chocolate drops" con reminiscencias a los Pink Floyd y a Bowie como no, que como ya he dicho está presente, en espíritu, durante todo el álbum. El cierre es para la brutal, genial y francamente miniPOM "Paraguay", es uno de los mejores finales de disco escuchado últimamente junto, tal vez, a "Pilgrim" del disco "Nashville Obsolete" de Dave Rawlings Machine del año pasado. "Paraguay" es maravillosa de principio a fin, una de mis canciones favoritas en lo que llevamos de año. Una joya. Un tesoro que pone le broche final al mejor disco de Iggy Pop en décadas, un disco que al parecer por lo leído y escuchado puede ser el último disco de Iggy Pop. Un disco simplemente increíble que reivindica la figura de uno de los grandes y de la sociedad que tenía con Reed y Bowie en el lado salvaje de la vida. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada