6 meses en el Exilio


Ayer hizo seis meses que aquello que se sembró en Frías germinó. Hace ya nada más y nada menos medio año que Exile: subterranean homesick magazine apareció en la blogosfera con la idea de ser un lugar repleto de críticas musicales abordadas por críticos amateurs, blogueros, apasionados por la música, locos, enfermos. Las críticas de Exile salen del corazón, del alma con la idea de compartir nuestros gustos, nuestra pasión por los artistas y sus obras, y claro, nos gustaría que nos leyeran muchos más terrícolas. Me consta que en otras galaxias la revista es un auténtico éxito pero al parecer este planeta en concreto se nos está resistiendo un algo. Nosotros seguiremos erre que erre comentando obras maestras, POMS que dicen algunos, y otras no tan maestras, los libros que nos marcan, los rockumentales y los conciertos a los que podemos asistir. Más tarde nacieron las Exiled News que aún pobrecitas están en pañales, pero ahí andamos, dando guerra. Nada más, hoy es tiempo de revisar lo hecho hasta el momento, esperando que os guste, de escuchar propuestas, ideas, recomendaciones y críticas. Aquí, en este post, podéis decir todo lo que se os ocurra sobre el Exilio. Os dejo con papá BOB, uno de los culpables de nuestra enfermedad: passion is no ordinary word. Y nada más terrícolas, sólo os pido una cosa: exiliaros!!!

 

7 comentarios:

  1. Habéis conseguido vuestro objetivo. Yo firmo cuando creo que puedo aportar algo. Tengo veintitres años y menos experiencias musicales que vosotros.

    Un placer leeros, caballeros. Un abrazo bien grande.

    ResponderEliminar
  2. Salvo que el señor del logo y la t-shirt no me justa nada de nada , lo sabes, todo fetén.Felicidades! porque vos tira del carro como nadie.

    ResponderEliminar
  3. Este exilio solo tiene una cosa mala que sois seis contra uno y no doy a basto, no curréis tanto cabritos.
    Habéis creado un espacio genial, seguiremos leyendoos.
    Abrazo fuerte a todos.

    ResponderEliminar
  4. Excelente vuestra labor, y además se os quiere mucho. Gracias, Niko.

    ResponderEliminar