Jefferson Airplane - Surrealisitic Pillow (1967)


Siempre he pensado que me hubiese gustado vivir en el San Francisco de 1967. Seguramente, de haber sido así, hoy no estaría vivo, estaría felizmente muerto, pues sin lugar a dudas todos los vicios existentes hubiesen acabado conmigo al unísono. Sabréis los que me conocéis un poco, un mucho o un algo que soy un ser rendido a la British Invasion: The Rolling Stones, The Beatles, The Who, The Kinks, The Small Faces, The Animals, The Dave Clark Five, The Yardbirds, The Hollies, Them, The Herman's Hermits...., y todo lo que huele, sabe o se parece a aquello o hacia lo que evolucionó todo después, desde lo mod al garage.... Se me entienda. Claro que quién me conozca, por poco que sea, sabrá también que me pirro por la respuesta del otro lado del charco, joder, es que a mi me va todo!. Por eso creo que de vivir en ese final de década en yanquilandia estaría tomándome algo con Jim, Jimi y Janis en algún hardrock-café del infierno. Ostias Pedrín, cuanta buena música en América por esa época, casi tanta como en las Islas. Allí estaban por ejemplo los Beach Boys pero su primera época me la suda bastante tampoco os quiero engañar, yo soy más de los Loving Spoonful y no escondo para nada mi amor eterno a los Buffalo Springfield, los Doors, a Janis y a Hendrix. Y claro, el hippismo es el hippsimo, y allí, en mi top destacan los Grateful Dead y por supuestísimo Jefferson Airplane. Oh! posiblemente esta última banda tiene en su poder el mejor disco del hippismo se pongan ustedes como se pongan. "Surrealistic Pillow" es ese disco y de él quería hoy hablarles. 


Jefferson Airplane se formó en San Francisco en 1965 gracias a quién sería uno de sus vocalistas, Marty Balin, quién rápidamente se haría con los servicios de Paul Kartner que sería esencial en un futuro no muy lejano de la banda. Kartner era un músico experimentado, había tocado con Crosby, Jerry Garcia y Janis Joplin. Al grupo se fueron incorporando nuevos miembros, finalmente el batería Jerry Peloquin y el bajista acústico, Bob Harvey, completaron la formación original. Su sonido bebía de los primeros Beatles, del folk, de los Spoonful y claro, de los Byrds. Tocaron ya como "Jefferson Airplane" en 1965 junto a esos grupos que adoraban pero el resultado fue la salida del bajista y el batería porque no acababan de sonar con decencia. Fueron sustituidos por Skip Spence (de los Moby Grape) quién más tarde fue a su vez sustituido por Spencer Dryden, y por Jack Casady, mejorando los directos un mucho. Ese año fichan por RCA y en el 66 aparece su primer disco "Jefferson Airplane takes off" con la señorita Signe Anderson completando las voces, ésta abandonaría el grupo poco después ya que al dar a luz no tuvo el ánimo suficiente para continuar, fue sustituida por la ex-modelo y cantante de The Great Society, Grace Slick. Su presencia escénica, su vozarrón y su fácil adaptación al grupo facilitó el giro hacia sonidos más eléctricos y poderosos, sin olvidarse de las melodías folk, obviamente, aderezadas con un poquitín de LSD, para darle gusto y poco más. En 1967 el grupo participaría junto a otras bandas en el evento "Human Be-In", convirtiéndose en el estandarte hippie, en el del sonido San Francisco y su música en la banda sonora del verano del amor. En 1967 y a pesar de la gran competencia musical existente los Jefferson Airplane se imponen con "Surrealistic Pillow", un disco que nos teletransporta a otra época, a otra vida, a otro estado espiritual hayas o no hayas tomado antes LSD.


Un sonido de tambores indígenas abre el disco, enseguida se escucha una panderetea de fondo, la sección rítmica es de aúpa pero cuando entra la eléctrica me desarmo. La voz de Balin es exquisita, puro 60s!. La canción frena y entra la señorita Slick en las segundas voces y uno queda directamente enamorado de los Jefferson Airplane. De nuevo la electricidad de la guitarra que sube y baja sin cesar nos devuelve a la melodía inicial y and I know..., and I know, and I know... Después entra a todo trapo uno de los singles del disco, una de las canciones de la época. Eterna, puro paz y amor, puro Woodstock, puro hippismo. "Somebody to love" es para mí un himno, un estandarte de otra época. La canción es perfecta de cabo a rabo, su fuerza y su energía te contagia sin compasión, y la voz de Slick simplemente es inigualable. La parte central, ese puente, es la repanocha. Slick te lleva al huerto, te seduce, te desnuda y te hipnotiza, tal vez sí quiere alguien a quién amar, será a mí? me hablará a mí? Después de este subidón nos regalan la dulce y americanísima "My best friend", sonido San Francisco a tope! las armonías increíblemente bien empastadas nos sirven perfectamente de música de fondo mientras nos fumamos uno de aquellos cigarrillos risueños que tanto se llevaban entonces. Es un tema que me encanta y no me canso de escuchar, claro que la siguiente, "Today" es una de mis favoritas del artefacto. Baladón intergaláctico donde Balin se luce en una atmósfera de amor y paz con la pandereta resonando en nuestros cerebelos. Please, please listen to me. It's taken so long to come true and it's all for you, all for you...., all for youuu.... Después de este baladón nos rematan con otro de traca para cerrar lo que vendría a ser la cara A, "Coming back to me" es otro impresionante tema con una entrada dulce de flauta, y sí, otra vez Balin regalándose: I saw you, I saw you.., coming back to me! 


Para abrir la cara B nos tienen preparado otro tema movidito, de esos de puro despelote, de locura total. Pura psicodélia. "3/5 of a mile in 10 seconds" es un pelotazo descomunal del flower-power, es imposible no desmelenarse con ella, no volverse loco escuchándola, no.., no..., sí, es cojonuda!!!! perdonad, pero es que ahora mismo canto a pechopalomo eso de "Know I love you baby, yes I do. Know I love you baby, yes I do!" Con "DCBA-25" vuelven a las armonías psicotrópicas de ensueño, de endrogarse de buen rollismo, de folleteo libre y sin complejos. Joder, qué tema! qué disco!. El sonido de San Francisco nos golpea como un huracán en "How do you feel", bonica del to. Preciosa, muy Crosby ella. Luego una increíble instrumental, un diamante, una joya, una preciosidad muy cuca de nombre "Embryonic Journey", me encanta escucharla y durante mucho tiempo cerraba siempre mis compilaciones en cinta tdk de 90. Antes de acabar la señorita Slick nos ofrece un tema de esos que no se olvidan, temazo diría yo. "White rabbit" es increíble. Cantado y compuesto por Slick es un tema que resume la hipocresía de la sociedad americana frente a la nueva sociedad creciente. Temazo, temazo y retemazo. Cierra de manera espléndida este grandísimo disco el señor Balin con ese "Plastic Fantastic Lover" que suena a Dylan que ni os cuento.

"Surrealistic Pillow" es sin duda el mejor disco de Jefferson Airplane, es, "el disco". El disco del verano del amor, el disco del flower-power, del good morning Vietnam, del sonido San Francisco, del hippismo en todo su esplendor. Una maravilla sonora que atesora innumerables joyas de otra época, sonoridades que nos hipnotizan y teletransportan a otra dimensión, a otro tiempo, a otro estado del alma. Os lo prometo, así me siento yo otra vez mientras lo escucho totalmente desnudo, con una flor en mi oreja, mi canuto soplando al viento y mi zumo de naranja natural. "Surrealistic Pillow" es el disco. Paz, terrícolas, Paz y Amor.


Jefferson Airplane - "Surrealistic Pillow" (1967)
10/10
01.- She Has Funny Cars/ 02.- Somebody To Love/ 03.- My Best Friend/ 04.- Today/ 05.- Comin’ Back To Me/ 06.- 3-5 Of A Mile In 10 Seconds/ 07.- D.C.B.A. - 25/ 08.- How Do You Feel/ 09.- Embryonic Journey/ 10.- White Rabbit/ 11.- Plastic Fantastic Lover.






* post aparecido originalmente en "Exile: subterranean homesick magazine" por Nikochan




3 comentarios:

  1. Propongo que para discos como este no hay puntuación numérica. Un 10 se queda muy por debajo de lo que realmente representan. Mejor lo catalogaríamos asemejándolo con la "big band music" que nos esperará a todos cuando entremos en le PARAISO.
    Exclenete entrada.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  2. Uno de mis discos preferidos de una de las mejores bandas psicodélicas de todos los tiempos. Como dices el disco que mejor representa la esencia hippie de la convulsa escena del Frisco de finales de los '60. Auténtica joya. Y que decir de Grace Slick... cuantos años enamorado. Jajaja. Un saludo Niko

    ResponderEliminar
  3. Que fantástica reseña Niko, este disco es magia y terapia en uno, POM.
    Abrazos.

    ResponderEliminar