HERMAN DUNE
STRANGE MOOSIC (2011)
TELL ME SOMETHING I DON'T KNOW

Sí, he ido de compras. Bueno, a decir verdad mi hermano hizo un pedido a Alemania y llegó al fin. El señor Black Meeple localizó en una tienda alemana unos cuantos juegos descatalogados y algún que otro ofertón de postín así que hicimos causa común, nos lanzamos e hicimos un pedido, en mi caso desde la humildad y en el suyo por todo lo alto pero es que el muchacho está muy pero que muy viciado. Todo empezó buscando “Juego de tronos” en tablero pero al tenerlo sólo en alemán y con la noticia de la próxima reedición del mismo preferimos esperar. De todas maneras no dudamos en hacernos cada uno con una copia del magnífico “Richelieu” del cual ya os hablé en la isla hace unos días, es bonico, bonico. Luego está la joya de la corona de mi pedido, esa preciosidad llamada “Alchemist” que os destriparé próximamente, la edición por cierto es mejor de lo que esperaba y lleva un tablero y unas fichitas de lujo. Aquí hay juegazo para tiempo, y yo soy un muy buen jugador o al menos lo soy en la edición online de “yucata”, ya estoy en el top 20!!! Para rematar y así, de tapadillo, mi hermanito me hizo un pequeño regalito, un interesantísimo “filler” que lleva el nombre de “Don” y está claramente ambientado en el “Godfather”. Sobornos y pujas para hacerse con los distritos de Chicago. Pintaza! Tengo ganas de probarlos todos, de momento sólo he podido destroquelar los juegos aunque eso es una de las pequeñas cosas que me hace feliz en esta vida: abrir los juegos, examinar todo el material, destroquelar las piezas, enfundar las cartas, ordenar todo todito y leerme las reglas repanchingado en el sofá. Luego, claro, hay que esperar para ser el número y grupo de personas adecuado para cada juego y a darle a los juegos de mesa. Me estoy empezando a enganchar peligrosamente, yo no estoy nada preocupado pero mi santa esposa sí, que puedo hacer? Help me!

1.- Angles (2011, The Strokes)
2.- Chinese Democracy (1998-2008, Guns N'Roses)
3.- III/IV (2010, Ryan Adams)
4.- Humbug (2008, Arctic Monkeys)
5.- Tonight (2009, Franz Ferdinand)
6.- Strange Moosic (2011, Herman Dune)
7.- Nightingale (2011, Erland & The Carnival)
8.- Lustre (2010, Ed Harcourt)
9.- What Will We Be (2009, Devendra Banhart)
10.- To The Sea (2010, Jack Johnson)
Etiquetados como antifolk y ya sin la diéresis, el cuarteto sueco ahora trío “Herman Dune” se marcaron un descomunal disco en 2008 que me enamoró por completo. Aquella maravilla llevaba por nombre “Next year in zion” y tenía una colección de canciones estupendísmas, fáciles de escuchar, agradables, bonicas del to para entendernos. Recuerdo con alegría esos buenos momentos otoñales que pasé en casita escuchando “On a saturday”, “Try to think about me”, “When the sun rose up this morning”, “My home is nowhere without you”, “Next year in zion”.... Vamos, que era cojonudo, cojonudo. Por lo pronto me llevó al huerto y luego me picó la curiosidad tanto que acabé por rebuscar en discos suyos pasados como “Giant” (2006) y “They go to the woods” que acabaron convenciéndome de que Herman Dune eran una banda muy a tener en cuenta. Desde entonces entre pitos y flautas, banjos, ukeleles y paternidad al canto les perdí la pista hasta que un buen día me dejan boquiabierto al escuchar “I wish I coul see you soon “ del álbum “Giant” en el pesadísimo anuncio de cada año de la cervecita de turno que nada más y nada menos protagoniza el cansino dueño del Bulli. Toma, toma y toma. Los indies se bajaron los pantalones y se pusieron mirando a la meca. Vaya vendida!!! Pero eso es cosa suya, tampoco voy a juzgarles, la cosa está mu'mala y hay que pagar hipotecas varias, hijos, exmujeres, etc, etc..., así que supongo que algo de eso debe haber y al final a nadie le vienen mal unos machacantes de más por un anuncio tontorrón.

Herman Dune - “Strange Moosic” (2011): 01.- Tell Me Something I Don't Know/ 02.- Ah Hears Strange Moosic/ 03.- Be A Doll & Take My Hear/ 04.- Where Is The Man/ 05.- Lay Your Head On My Chest/ 06.- Monument Park/ 07.- In The Long Long Run/ 08.- Your Love Is Gold/ 09.- The Rock/ 10.- Just Like Summer/ 11.- My Joy/ 12.- Magician.

Con todo este panorama me enfrento a su nuevo disco “Strange Moosic” y de primeras pienso: sí, ahí están esas melodías perfectas, esas historias cocinadas a fuego lento, esa voz narcótica, el ukelele y el tropicalismo a la batería, el sabor agridulce y toda la mandanga, y claro, la cosa entra bien, demasiado bien. Pero pronto me canso. Me aburro. Pronto me hace perder interés y tengo la sensación de que una y otra vez escucho la misma canción, vale que “Tell me something I don't know” es un temazo, mal rayo me parta si digo lo contrario, y no quiero dejarme el otro temazo del disco en mi opinión que no es otro que “Be a doll and take my heart” pero no sé, no me convencen, no lo tengo claro. Sé que muchos defenderan al grupo y a su obra a capa y espada pues tienen una carrera sólida más que interesante y no exenta de calidad, y además de los demases el disco no es malo, pero le falta punch, un no sé qué que me atrape, que me seduzca. Este “Strange Moosic” ha sido para mí una pequeña decepción, un dulce gatillazo dominguero, qué le vamos a hacer puede que no sea el disco del año pero no por eso debéis dejar de catarlo.
Andaba yo desde hace más de tres años con mi viejo e irrompible teléfono móvil, lo que suele llamarse por algunos lugares celular, que lo máximo que hacía era hacer unas fotos algo rancias y servirme como radio al uso para escuchar el carrusel deportivo, además claro de tener una tarifa de mierda que según todo el mundo era abusiva. Yo ya lo sabía, lo de la tarifa y que mi teléfono era una soberana mierda pero no ponía remedio a pesar que la facturita mensual cada día subía más y más. Pensé en un iphone 4 o un galaxy II pero al informarme de los precios aún cambiando de compañía se me cayeron los huevos al suelo y además los cabrones sean quienes sean te obligaban a un tarifón que ni os cuento, así pues dejé pasar lo de ponerme al día. Pero qué cojones, el sábado pasado me modernicé. Con plan renove y no más de cincuenta euricos me pasé a un Samsumg Galaxy Ace (tarifa de 40 machacantes fijos al mes) ya sé que no es el galaxy II pero mi economía no da para más, de todas formas hace las mismas funciones más o menos aunque la pantalla es algo más chiquitica, a mí me vale pues es como si hubiese pasado de un Amstrad cpc 464 cassette a un iMac de Apple sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar los veintemil. Tecnológia Android 2.2.1-froyo que no sé lo que es pero suena cojonudo, Wifi, 2G, 3G, las G's que quieras..., pantalla táctil 3,5 pulgadas, cámara de 5 megapíxeles con flash, targeta sd, radio, y todas las widgets que te salgan del pepino y si no las tienes las bajas. Qué cojonudo, mi correo en el teléfono, redes sociales para chafardear todo lo que pueda y más, gps, internet en el bolsillo, ah! y el Spotify premium allá donde vaya, genial. Aún lo estoy descubriendo pero ha sido todo un acierto, estoy más contento que un niño en el día de Reyes. Y para colmo hay infinidad de juegos gratuitos muy pero qué muy majos, yo me hice con el clásico backgammon (que no falte), una genialidad estresante llamada “Air control”, y el mítico y altamente adictivo “Angry birds” que me tiene loco. Oh! Qué gran compra. Ya me siento menos viejuno, mira!, creo que me ha salido hasta una espinilla, habré vuelto a la adolescencia?

Zoe Muth & The Lost High Rollers - Starlight Hotel (2011): 01.- I've Been Gone/ 02.- Whatever's Left/ 03.- Let's Just Be Friends For Tonight/ 04.- Before The Night Is Gone/ 05.- Harvest Moon Blues/ 06.- New Mexico/ 07.- If I Can't Trust You With A Quarter/ 08.- Tired Worker's Song/ 09.- Starlight Hotel/ 10.- Come Inside.

Con una portada tan indiscutiblemente sensacional ese disco debía ser mío. Daba igual que el autor del disco, autora en este caso, fuese desconocido para mis oídos como lo era también el estilo del artefacto en cuestión pues esa portada había despertado en mi interior ese viejo instinto de compra arriesgada y caprichosa. Uno que ya es algo viejuno frenó en seco y decidió no tomar demasiados riesgos e informarse un poco de quién era la autora, una tal Zoe Muth, y de qué cojones iba el disco: country-folk exquisito. Me hice con el disco de Zoe, ya os digo por adelantado que fue un acierto absoluto. Para Zoe este “Starlight Hotel” es su segundo trabajo junto a “The lost high rollers”, ya estoy moviéndome para conseguir su disco de debut. Pero me ceñiré a su nuevo disco, un sensacional álbum heredero del country folk americano de bar de carretera, de caravana, de cerveza y revolcón, de desengaño y desamor. Esta chica de Seattle nos ofrece un repertorio de lujo que recuerda a los grandes y no esconde influencias que van desde Emmylou a Lucinda, pasando por Bob y Van Zandt, y hasta rememorando el sonido Cash trompetas mediante en alguna que otra canción. Todo muy bien presentado y empaquetado, adornado con una voz de lujo que hace de “Starlight Hotel” uno de mis discos favoritos de este veranito. Ya desde la canción inicial uno sabe que disfrutará a lo grande. Suenan trompetas fronterizas y guitarras al galope, y la voz de Zoe nos reconforta como hacía mucho tiempo que no recordaba. “I’ve been gone” es un temazo, no me canso de escucharla. En el disco encontraremos todo aquello que últimamente me la pone dura, además de ese rollo americano countril, hay mandolinas, trompetas, guitarritas y el clásico sonido de pedal steel. Lujazo, lujazo. El disco poco a poco y a cada escucha te va ganando y llevando al huerto, así encontraremos melodías fantásticas como la de “Whatever’s Left” sin duda una de mis favoritas del paquete, “Let’s just be friends for tonight” que es una delicia, o las inconmensurables baladas “Before the night is gone” y “If I can’t trust you with a quarter” que ponen el listón muy alto para una de las mayores y agradables sorpresas que ha traído este veranito. No dudéis, haceros con él, y descubridla a ella.
JIM LAUDERDALE
REASON & RHYME (2011)
TIGER AND THE MONKEY

Ya lo sé, ya.... Ya sé lo que me váis a decir. Esta “True Blood” es una mierdaca infumable de lo más absurda y tocomochil, y seguramente tendréis toda la razón del mundo tampoco es que pretendan engañar a nadie ni dárselas de serie de culto pero qué queréis que os diga a mí me divierte un rato además de ponerme palote en más de una ocasión. Esto os lo confieso así a vosotros en la intimidad, ahora no os pongáis a decir que si Nikochan es un pervertido y cosas por el estilo, de acuerdo?. Pues bueno. Lo confieso. Soy un fan de “True Blood”. Y eso que la protagonista, Ana Paquin (la Paqui para los amigos), me parece de lo más fea. Qué rábia me da, y su amiguita la culo gordo ya no os cuento. Reconozco que la familia Stackhouse y su amiguita Tara dan algo de repelús, salen mucho y eso tira pa'trás pero los vampiros ya son otra cosa, el cambiante Merlotte es majete y el mariquita de Lafayette es cojonudo. Ya estoy acabando la tercera temporada y pronto le daré a la cuarta. Este tercer paquete televisivo que nos ofrece HBO es mejor que el segundo, hay más chicha, más sexo, más vampiros y hombres lobo...., tiene todo el pescao vendido y claro, todos los seres fantásticos que podáis imaginaros que puedan existir en un pueblucho de mierda de yanquilandia. Por haber hay un Hada, que ya os digo y os chafo que es Sookie. Toma spoiler!!! Tampoco os jodo nada porque la historia y el argumento no son para mentes privelegiadas, normalmente los personajes se desean 25 horas al día, entre mordiscos y cervezas suele morir alguién, luego aparece un nuevo ser que no podríamos imaginar ni en pintura, luego cuando se atascan le dan por el rollo mafia vendiendo sangre de vampiro de estranquis, mientras unos vampiros conspiran contra otros. Pero la mayoría de veces, cuando no saben que hacer que son muchas suelen follar, cosa que es una solución muy resultona y claro, de mi agrado. Pues bien, con todo esto que os explico seguro que no os decidís a ver la serie, la verdad es que ni falta que os hace pues no cambiará el mundo, ni la forma de hacer televisión ni os levantaréis más inteligentes que el día anterior. Y es que no puedo defender lo indefendible. La serie no es gran cosa, para muchos apesta pero a mí me entretiene como una cosa mala.
Jim Lauderdale – Reason & Rhyme (2011): 01.- Cruel Wind and Rain/ 02.- Love’s Voice/ 03.- Don’t Tempt the Devil (With Your Love)/ 04.- Tiger & the Monkey/ 05.- Not Let You Go/ 06.- Fields of the Lord/ 07.- Jack Dempsey’s Crown/ 08.- Don’t Give a Hang/ 09.- Reason and Rhyme/ 10.- Doin’ It On My Own/ 11.- Janis Jones.

He de reconocer con algo de vergüenza que soy de aquellos que descubrió a Jim Lauderdale muy tarde gracias a Costello y al excelente disco que se cascó el año pasado titulado “Patchwork River”, el cual me pareció sin lugar a dudas de lo mejorcito de aquel año y aún hoy lo saboreo con gusto pues es de aquellos discos que cada vez que los escuchas no paran de gustarte más y más. Una delicia, qué carajo!. Como últimamente las tareas como padre me tienen algo ocupado y despistado me entero hace un par de meses “Chinaski” mediante que el bueno de Lauderdale paría nuevo disco junto a Robert Hunter y que el artefacto en cuestión iba a llevar el nombre de “Reason and Rhyme”, sólo ver la portada se me puso tiesa oigan. Hunter ya había colaborado activamente con Jim en “Patchwork river” con un resultado asombroso y aunque todo nos hace pensar que este nuevo disco es una continuación lógica y facilona de aquel no podemos andar más equivocados. Estamos ante un disco de “Bluegrass” en todo regla, por tanto tenemos guitarras, bajos, violines, mandolinas y por supuesto banjos por doquier, canciones que hacen que mis pies se muevan solos y baladas tremendamente acojonantes. No hay canción mala, no hay nada que falte ni nada que sobre. Es un excelente disco de género por eso es mejor que se abstengan gafapastas al uso y amantes de los ruiditos pregrabados que tanto destesto cuando están en demasía desde luego aquí no encontrarán rastro de modernez alguna. Para todos aquellos, como un servidor, que cada vez disfruten más de los sonidos de raíces americanas en todas sus vertientes este es un gran disco al cual acudir aunque para seros sincero aún no puedo valorarlo correctamente pues llevo únicamente media docena de escuchas bien paridas y alguna que otra así de soslayo mientras hago tareas domésticas, aún así puedo aseguraros que este disco no es moco de pavo y desde la primera canción uno debe dejarse engatusar por Lauderdale y compañía. “Cruel wind and rain” es magistral, además de dejarnos bien clarito por donde van a ir los tiros. De la misma guisa encontraremos las fantásticas “Love's voice” y “Tiger and the monkey”. Bluegrass del bueno, sin más. Particularmente “Not let you go” me parece cojonuda, un mediotiempo fronterizo que nos lleva de la mano hasta una de las mejores del disco, una locura llamada “Fields of the Lord”, yehaaaa!!!!!!!. El disco a partir de este momento baja el acelerador y nos regala alguna que otra baladita de lujo como la que da nombre al disco aunque aún hay tiempo para una delicia llamada “Janis Jones” para cerrar el álbum. Lauderdale me ha ganado del todo con este disco, totalmente diferente al “patchwork” pero igual de cojonudo, sin duda tendré que centrarme y comenzar a redescubrir su discografía sin prisa pero sin pausa. Grande, Jim, grande.

1.- Tom Selleck (Magnum P.I)
2.- George Peppard (The A-Team)
3.- William Katt (The Greatest American Hero)
4.- Stacey Keach (Mike Hammer)
5.- Richard Dean Anderson (McGyver)
6.- Bruce Willis (Moonlighting)
7.- Don Johnson (Miami Vice)
8.- Robert Urich (Spenser: for hire)
9.- Pierce Brosnan (Regminton Steel)
10.- David Hasselhoff (Knight Rider)
Llevaba unos días con un poco de bajón musiquero pues no había en mi poder nada que me diera una gran trempera y sólo hacía que pensar en las futuras adquisiciones muchas de las cuales saldrán pasado el verano pero ese bajón ha terminado hoy. Me he remangado y he conseguido de una tacada “Man in motion” de Warren Haynes, “The Errant Charm” de Vetiver, “Reason and Rhyme” de Jim Lauderdale, “Strange moosic” de Herman Dune y “Starlight hotel” de Zoe Muth, casi ná. Con este suculento repóker más los clásicos nikochianos de siempre creo yo que llego hasta final de mes más contento que unas pascuas aunque de todas maneras si hay alguna cosica por ahí que me queráis recomendar soy todo oídos, por ejemplo ese disco del que hablan hoy “Los hijos bastardos de Henry Chinaski” tiene una pintaza inmejorable, el disco se titula “El Santo Grial, La Pistola Piadosa” y es de un tal Slackeye Slim.Apuntado queda. Y eso, que al leer eso de “Slim” me ha venido a la cabeza el bueno de Langhorne (Slim) que sé de buena tinta que está grabando nuevo disco con los War Eagles y tengo unas ganas de pillarlo por banda que no sé si podré aguantar unos meses. Es lo que tiene comenzar a saber lo que llegará antes de final de año, por un lado en Agosto aparecerá lo nuevo de John Hyatt llamado “Dirty jeans & Mudslide hymns” y “The Rip Tide” que es lo nuevo de Beirut el 30 y ya para el 27 de Septiembre se dice que llegará el esperadísimo disco de Wilco “The Whole Love” que tiene que devolvernos eso que nos quitó el disco del camello que sin ser malo, era su peor disco hasta la fecha aunque claro el que tuvo retuvo y canciones buenas había unas cuantas pero le faltaba mala leche y puterío por doquier. Así que este puede ser mi panorama musical en un tiempo a falta como digo de la oficialidad de lo nuevo de Langhorne, de Bonnie “Prince” y de los Black Keys que se comenta que parirán a final de año disco nuevo junto a Danger Mouse, disco aún sin título que promete se más garagero y rocanrolero que aquel maravilloso “Brothers” del año pasado. Ganitas tengo de todo pero tengo muy poquita paciencia por eso mientras espero me pondré un poquito de Warren Haynes que me está empezando a engatusar peligrosamente.
The Vaccines - What did you expect from the Vaccines? (2011): 01.- Wreckin’ Bar (Ra Ra Ra)/ 02.- If You Wanna/ 03.- A Lack Of Understanding/ 04.- Blow It Up/ 05.- Westsuit/ 06.- Nørgaard/ 07.- Post Break-Up Sex/ 08.- Under Your Thumb/ 09.- All In White/ 10.- Wolf Pack/ 11.- Family Friend.

Estamos, como no, ante el enésimo intento de la prensa británica de vendernos el grupo que nos devolverá la fe en el rock'n'roll de toda la vida a todos aquellos que lucimos canas, entradas, salidas y/o algo de tripita. The Vaccines se llaman estos muchachos londinenses que no tienen la culpa del funcionamiento de la prensa de las islas, ellos simplemente son un cuarteto rocanrolero que beben de aquí y de allá, que rescatan sonidos conocidos, desempolvan fórmulas ganadoras y golpean con canciones simples y energéticas de unos tres minutos. De momento consiguen rejuvenecer al personal pero desde luego sorprender, no sorprenden para nada. Justin Young (vocals, guitar), Anri Hjorvar (bass), Freddie Cowan (guitar), y Pete Robertson (drums) son cuatro tipejos que a base de singles, conciertos en pequeños garitos, el boca a boca y un puñado de buenas canciones acabaron por ser más famosos de lo esperado antes incluso de sacar disco, disco que por cierto llegó la primavera de este mismo año bajo el título de “What did you expect from the Vaccines?”. Y qué esperamos de ellos? Pues yo la verdad tampoco esperaba nada, tal vez por eso no me voy decepcionado con el artefaco en cuestión. Vamos a ver, no serán el grupazo que le haga sombra a los Stones ni a los Clash obviamente, tampoco creo que serán los destacados de la década y dudo que vayan más allá del segundo disco pero qué cojones la fórmula es ganadora, clásica, pero ganadora. Los cabronazos beben descaradamente de la esencia ramoniana como por ejemplo en “Wreking Bar (Ra ra ra)” que tiene hasta el título ramoniano y claramente en “Norgaard”, ambas son una puta delicia para qué engañarnos. Luego tienen ese deje a “Strokes” en alguna que otra canción pero claro aquellos a su vez tampoco es que hubiesen inventado la pólvora. Y nada, que el disco se escucha con cierta facilidad y nos da buenos momentos que nos hacen viajar a la adolescencia lejana pues hay un buen puñado de buenas canciones pero desde luego tiene fecha de caducidad y aunque entretiene no me veo yo escuchando este disco dentro de un par de años. De todas maneras dentro del rollo “brit” el disco está muy bien parido y no le quitaremos mérito ni talento a estos muchachos aunque tampoco hace falta chuparles las pollas como la prensa especializada inglesa. Canciones como digo hay de muy buenas, además de las ramonianas que ya cité y que son mis preferidas también destacaría “If you wanna”, “Blow it up”, “Wetsuit” y “Post break-up sex”. Los Vaccines no aportan nada nuevo, suenan a un refrito de Ramones, Jesus and Mary Chain y Smiths con el problema de asemejarse demasiado a grupos revivalescos actuales pero su disco está francamente bien. Es un buen polvo, un polvo de una noche, pero un buen polvo al fin y al cabo.
GEORGE HARRISON
CLOUD NINE (1987)
GOT MY MIND SET ON YOU

Si tomamos como referencia “The Last Waltz” o “No direction home” de Scorsese y nos dicen que Martin estrenará para HBO el día 5 de Octubre un documental dividido en dos entregas sobre el Beatle más Beatle sólo podemos esbozar una sonrisilla y comenzar a mordernos las uñas. Menuda pintaza tiene el susodicho rockumental que por cierto llevará el nombre de “Living in the material world”. Al parecer el documental explicará la vida de George antes, durante y después de su relación con los tres otros tipos de Liverpool, y gracias a su viuda Olivia que aquí también ejerce de productora Martin ha podido disponer de material inédito, de cintas de cassette y vhs que dicen son la repanocha, copias caseras de canciones e incluso celebraciones de cumpleaños entre amigos, amigos que por cierto irán apareciendo para contarnos cosicas de George y matizarnos alguna que otra situación, por ahí se dice que estarán Eric Clapton, Terry Gilliam, Eric Idle, George Martin, Paul McCartney, Yoko Ono, Tom Petty, Phil Spector, Ringo Starr, Jackie Stewart.... Como digo: Notición!. Para los seguidores de Harrison sólo decir que el artefacto saldrá a la venta en dvd el 10 de octubre y al parecer irá acompañado de un libro de Olivia Harrison con fotografías y alguna que otra sorpresilla. Esto tiene pintaza de imprescindible, coño, qué grande era George, ahora mismo me pongo con “All things must pass” que por cierto es uno de mis discos favoritos de la historia y sin miedo a equivocarme me atrevo a decir que es el mejor triple que se ha parido nunca.
El bueno de George R.R. Martin parió al fin la quinta entrega de su “Canción de hielo y fuego” después de seis años de larga espera para sus fieles seguidores de los que ahora formo parte. Este quinto episodio se puede conseguir ya en su lengua original pero para poder leerlo en castellano tendremos que esperar a su traducción y por ahora la editorial Gigamesh no ha concretado la fecha aunque se rumorea que muy probablemente tendremos el artefacto en cuestión para Navidades en la lengua cervantina. Por cierto, lleva por título “A dance with the dragons” y según cuentan retoma de nuevo los personajes y la trama que había finalizado en el tercer libro, el llamado “Tormenta de espadas” que es el que acabo de deborar esta semana y tengo que deciros que me ha parecido la repanocha aunque creo que por ahora el mejor ha sido “Choque de reyes”. Se ve que “Festín de cuervos”, el cuarto, el cual me compraré este fin de semana con toda seguridad se va algo por las ramas pero qué cojones, yo lo necesito, necesito saber que pasa con mi familia favorita: Los Lannister, claro. Que pasa con Tyrion, con Cersei, con Jaime... Y bueno, me gusta Arya, Jon, Sam... Libraco del copón!!! Aunque soy algo cabroncete no os desvelaré nada de la trama o eso intentaré pues este Martin no se anda con chiquitas y hace que casi no pueda aguantarme y quiera contar infinidad de cosicas.

En cuanto a la serie de televisión me gustará ver como resuelven algún que otro episodio subido de tono como el de dos amantes fornicando al lado del ataúd de su hijo...., joder, ya se me ha ido la lengua. Eso no creo que lo pongan así a la brava. Por otra parte y hablando de HBO se apuntan algunos nombres para la segunda temporada, se dice y se rumorea que Stannis Baratheon será Alan Rickman (inmejorable elección), Mance Rayder se dice que será James Purefoy (sí hombre, Marco Antonio en Rome), Brienne de Tarth será Gwendoline Christie (vista en el Parnasus de Gilliam), Margery Tyrell será Natalie Dormer (de los Tudor). Melissandre será la atractivísima Eva Green, Oh!, qué buena está la tipa!!! Me la imagino toda de rojo en una gruta, con la piernas abiertas pariendo una sombra asesina, zasca!!! ah! Perdonad que se me va la boca one more time.... Y así van asignándose los papeles aunque nadie ha dicho nada de Vargo Hoat, Balon Greyjoy e hija, Jojen y Meera Reed, Qorin Mediamano, Casaca de Matraca, Ygritte, y por suspuesto del caballero de la cebolla, Davos. Muchos ya sabéis que imagino a Davos como Armand Assante. Sí, es una frikada pero estaría genial, acordaros de él, no coño, como en los Reyes del mambo no, como está ahora, regordete, viejuno. Sería un Davos espectacular. Si estos de la HBO no se quieren dar con un canto en los dientes mejor que me hagan caso. Assante sería un fantástico Davos!!! Y nada más amigos, que esto de “Canción de hielo y fuego” me ha cogido por sorpresa y me tiene loco, la semana que viene me entregaré a “Festín de cuervos” y que los de Gigamesh se den prisa con la traducción de “A dance with the dragons” no sé si podré aguantar mucho tiempo sin saber que pasará.
1.- Oregon
2.- Bootleggers
3.- Stone Age
4.- Vikings
5.- 7Wonders
6.- Carcassonne
7.- Maori
8.- Catan
9.- Tigris & Euphrates
10.- Palastgeflüster
11.- Ticket to ride
12.- Condottiere
13.- Taluva
14.- Thebes
15.- Hive
Como sabréis muchos de los que me conocéis cada día que pasa estoy más y más enganchado a los juegos de mesa, mucha culpa de ello la tiene mi hermano, The Black Meeple, y otra parte de culpa la tiene esa soberbia e imprescindible página llamada "Yucata" que me permite gratuitamente meterme entre pecho y espalda unas brutales partidas a infinidad de juegos contra gente de around the world. No hay día que no juegue un "Oregon", un "Stone Age" o un "Vickings", y demasiado a menudo me veo enfrascado en un "St. Petersburg", un "Maori" o un "Alchemist" al uso. Aprovecho que mi bebita está sobando para enfrentarme a algún alemán escurridizo para despellejarlo vivo aunque he de reconocer que llevo una semana que me cuesta horrores ganar partidas. Qué mierda!. Mucha culpa de esto la tiene mi nueva adicción. Un juegazo simple pero con mucha miga y demasiada estrategia aunque a priori no lo parezca para nada. "Richelieu" se llama el asunto y me tiene tan pero tan engatusado que no creo que tarde mucho en hacerme con él en formato físico. Reconozco haberme jugado en un día 5 partidas y haber perdido las cinco, eso no me desanima, al contrario pues llevo un pique que ni os cuento. El creador del juego es un tal Michael Schacht, alemán como no, que también es el autor de un juego que ya tengo y que es altamente recomendable como es "Coloretto". Ambos son de cartas y muy coloridos pero de temática totalmente distinta. Vamos con "Richelieu" pues...

Estamos ante un juego de 2 a 4 jugadores que consta de 48 cartas en 9 colores diferentes, 3 marcadores de propiedad por jugador, y 14 discos (9 con escudos, 3 con símbolo y 2 con marcador de retorno). Cada color de carta es una región de Francia a la que se le asigna un número y un escudo (además de su color), dichas cartas en la parte superior pueden llevar un escudo, dos escudos, o un escudo y un símbolo siendo estos o una torre, o una espada, o una cruz. La partida empieza según la foto anterior colocando los discos de esa manera y no de otra, lógicamente las cartas se colocan al azar. El objetivo es coger el máximo número de escudos y de símbolos que podamos, al final del juego sólo puntuará los escudos de cada región aquel que tenga más de ellos, y puntuará los símbolos sólo el que tenga más de cada uno. Ojo! sólo se pueden coger cartas del final de la filas, y de una en una, sólo cogeremos dos cuando al robar la primera ésta sólo tenga un escudo y la segunda lo mismo (puede ser que lleve un escudo o un escudo y un símbolo), después de coger carta colocaremos o moveremos nuestro marcador de propiedad que dificultará al rival coger carta, podrá cogerla pero a la vez perderá uno de sus marcadores. El juego se acaba cuando todas las cartas han sido cogidas de la mesa y recuerdo que los discos recolectados tenía símbolos o escudos debajo, estos se suman a los que ya tengamos. Como dije sólo puntúa un jugador por región o símbolo, lo hará el que tenga más recogidos y lo hará en esa misma cantidad de puntos. Chunguísimo. Ostias! vaya juegaco. Espero no haberos liado mucho, la verdad es que es muy sencillo, en seguida se coge la dinámica otra cosa es conseguir ganar alguna partica. Os dejo, que me pongo a ello. Puto Richelieu...

En 1986 apareció “London 0 Hull 4”, una puta obra maestra del pop británico. Un discazo de esos que no entiende ni de tiempo ni de estilos. Pura orfebrería, divertimento a raudales y calidad por doquier. Una joya. Aún hoy aquel disco de los Housemartins capitaneados por Paul Heaton suele sonar por casa de tanto en cuanto. Aquel grupo aunque duró poco fue fantástico y todos lo recordamos como algo delicioso en cambio normalmente la muchachada no suele acordarse de lo que Heaton realizó después, y lo que hizo resultó ser casi tan bueno como lo otro, desde luego a nivel de ventas no le fue nada mal. En 1989 aparecía su primer disco como The Beautiful South, el llamado “Welcome to the Beautiful South”, una maravilla que tenía cancionacas como “You keep it all in” que aún hoy suena fresca y deslumbrante, llena de alegría, y es desde luego una de mis melodías pop preferidas. Discos tienen unos cuantos y canciones buenas a porrillos, así que para empezar a catarlos podéis comenzar con una buena compilación al uso aunque particularmente siempre me decanto por un Lp y no por una colección de éxitos pero para haceros una idea de lo buenos que son y catar algo de este grupo o tener algo de ellos no viene mal conseguir una buena colección de singles. De todas ellas, que hay muchas, tal vez la mejor sea “Carry on up the charts”, también hay el clásico “Gold” que no se queda manco y uno llamado “Soup” que para redondear el tema lleva también lo mejorcito de Housemartins. Todo esto viene porque ayer por la mañana mientras desayunaba me puse a rememorar viejos tiempos y me puse “Solid bronze, sin duda es el peor de los recopilatorios de Beautiful South pero también es el que contiene la colección más completa de singles, por ejemplo encontraremos “Rotterdam”, “Perfect 10”, “You keep it all in”, “A little time”, “A song for whoever”, etc, etc. Uno de esos discos que uno escucha de tanto en cuanto pero que le siguen cautivando como el primer día, y nada más por hoy, ah!, sí, sólo una cosita más: This could be Rotterdam or anywhere. Liverpool or Rome. 'Cause Rotterdam is anywhere. Anywhere alone. Anywhere alone…

The Beautiful South - Solid Bronze: 01. Rotterdam (Or Anywhere/02. Perfect 10/03. You Keep It All In/04. Don't Marry Her/05. A Little Time/06. Everybody's Talkin'/07. Good As Gold (Stupid As Mud)/08. Dream a Little Dream/09. Song for Whoever/10. Old Red Eyes Is Back/11. The Root of All Evil/12. One Last Love Song/13. Dumb/14. How Long's a Tear Take to Dry/15. The River/16. Pretenders to the Throne/17. The Mediterranean (Morcheeba Mix).
MY MORNING JACKET
CIRCUITAL (2011)
HOLDIN ON TO BLACK METAL

Casi todo lo que hace Jim James me agrada y siempre que su nombre se relaciona con algún proyecto musical asegura una alta calidad. Lo de los Monsters of Folk de hace unos años fue la repera, ese disco me apasionó y de tanto en tanto me gusta recuperarlo, una maravilla nens. Por eso no entiendo muy bien como no me acaba de engatusar del todo el grupo que parió allá por el 98 y que bautizó con el nombre de My Morning Jacket y eso que sus primeros discos me gustaron mucho y “Z” del 2005 me pareció francamente su mejor trabajo además de tener esa irresistible portada. Pero hay algo que no me acaba de enganchar, no sé qué puede ser, pienso en ocasiones que es culpa mía y no les dedico nunca tiempo suficiente pues no son grupo de hit en el acto, no son un grupo de fácil digestión pero tengo la certeza que aunque la fabada de jabalí sea difícil de digerir es un manjar al que uno no se puede negar, más aún si lo regamos con un buen vino Azpilicueta. Los Morning Jacket serían la fabada y la voz de James el Azpilicueta para que nos entendamos. Tomando de referencia “Z” todos sus otros trabajos son inferiores y por supuesto su nuevo álbum “Circuital” también lo es pero, siempre hay un pero, yo me atrevería a decir que lucha con “At dawn” y “It still move” por el segundo puesto.

My Morning Jacket - “Circuital” (2011): 01.- Victory Dance/ 02.- Circuital/ 03.- The Day is Coming/ 04.- Wonderful (The Way I Feel)/ 05.- Outta My System/ 06.- Holdin On To Black Metal/ 07.- First Light/ 08.- You Wanna Freak Out/ 09.- Slow Slow Tune/ 10.- Movin Away.

Es cierto que de primeras me decepcionó pero ojo, no es el tocomocho de “Evil urges” que me pareció algo sobrevalorado, aquí y ahora con este nuevo trabajo se acercan a sus sonidos más exitosos aunque yo no lo vi claro a la primera, lo escuché por encima a la vez que a Bon Iver, y claro el señor Vernon ganó la partida. Una vez el disco de Vernon ha llegado para formar parte de la banda sonora de mi vida he podido dedicarle la atención apropiada a “Circuital”. El resultado muy satisfactorio. Gana a cada escucha y por cierto tiene tres o cuatro temas sobresalientes. La primera parte del disco es muy pero que muy buena aunque al final pierde pistonada. El inicio con esa fanfarria apocalíptica es muy bueno, “Victory dance” costó en llevarme al huerto pero al final lo hizo y ahora me encanta. La canción que da nombre al disco le sigue con paso firme, más de siete minutos de temazo que recuerdan y mucho a los Wilco, y que particularmente me parece de lo mejorcito del disco, sus guitarras me parecen cojonudas, la voz de James como siempre de lujo y siguen creando una atmósfera única sin olvidarse de la melodía, y es que James en eso de crear melodías es muy bueno, sino me creéis con “The day is coming” os convenceré fácilmente, muy beatliana ella. Lujazo. Luego llega “Wonderful” con esa guitarrita y esa voz tan dulce, y uno se derrite, por cierto, con esta de fondo uno suca el melindro fijo. Cancionaca. Con “Wondeful” se abre el poker de canciones ganadoras, “Outta my sistem” prepara de manera inmejorable la parte más movidica y eléctrica del disco. Las guitarras de la molona “Holdin on to black metal” me la ponen dura oigan, qué quieren qué les diga, qué saber hacer, qué clase y ya no digo esos coros infatiles.... Temazo del copón que precede a la excelente “First light” a la que algunos le ven algún que otro guiño zeppeliano, puede que si la imaginamos con la voz de Plant..., pero no sé yo, lo que sí tiene es una pizquita del sonido finales de los sesenta principio de los setenta con un toque psicodélico impagable. Después de estas cuatro canciones de traca viene un bajón tremendo que hace que el disco no sea lo redondo que debería ser, ni tan bueno como parecía. Una lástima. “You wanna freak out” y “Slow slow tune” me destrempan, me aburren y aunque el disco acaba más o menos decentemente con “Moving away” nos deja mal sabor de boca lo cual es totalmente injusto porque tres cuartas partes del disco son notabilísimas. Este “Circuital” es un disco a tener en cuenta aunque difícilmente entrará en el top 10 de los mejores del año pues la competencia está siendo acojonante con los Fleet Foxes, Iron & Wine, Decemberist, Sexsmith, Lucinda, Gregg Allman, Black Joe Lewis, Steve Martin, Steve Earle y Bon Iver por poner algunos ejemplos de discos que me parecen cojonudos y francamente superiores a “Circuital”.

1.- BRIAN Griffin (Family guy's character)
2.- BRIAN Cohen (Life of Brian's character)
3.- BRIAN Wilson (The Beach Boys)
4.- BRIAN Jones (The Rolling Stones)
5.- BRIAN de Palma (American film director)
6.- BRIAN Setzer (Stray Cats)
7.- BRIAN Ferry (Roxy Music)
8.- BRIAN May (Queen)
9.- BRIAN Eno (Roxy Music)
10.- Kobe BRYANT??? (LA Lakers)
Sí. Todo el mundo se acordó que un 3 de Julio murió Jim Morrison. Bueno, todo el mundo no porque tampoco se habló mucho en los medios aunque sí en la blogosfera. Todo el mudo incluido este marcianito que os habla desde su isla recordaba lo bueno que era tanto el rey lagarto como sus cadáveres coetáneos, hablo claro de Jimi y Janis. Pero mira tú que hubo otro gran personaje que murió también un 3 de Julio aunque del 69 y no del 71, un personaje vital para la historia del rock y que llevará siempre asociada una leyenda negra tras de si. Hablo como no de uno de los fundadores de The Rolling Stones, el tipo que pensaba que era el capo de sus Satánicas Majestades hasta que se dio cuenta que los Glimmer Twins le habían dado una patada en el culo dejándole fuera de la banda aunque para ser sinceros puede que se expulsara solito por su comportamiento perturbado y sus varias adicciones rocanroleras que además de provocarle un estado físico lamentable acabaron dejando en él millones de neuras y obsesiones como la de que Jagger & Cia le querían buscar sustituto y que entre los posibles candidatos había un tal Clapton, bueno, eso al parecer no era una neura, le dio bastante por saco no lo vamos a negar a pesar que al final le susituyó Mick Taylor en el álbum “Let It Bleed” que es el primero en el que no consta oficialmente aunque algunas cancioncicas ya venían de su época y fue durante “Beggars Banquet” cuando cogió la maleta y se fue a Marruecos con Anita Pallenberg. Allí parecía que se centraba un poco, iba y venía para grabar el disco con los Stones pero cuando estaba con ellos su mente seguía en Marruecos. Decidió formar un grupo con el puto crack de Steve Marriott antes que este pájaro se enfrascara con los indispensables Humble Pie pero desgraciadamente antes de llevar a cabo el proyecto conjunto acabó muerto en su propia piscina, ahogado o asesinado como muchos dicen, algunos incluso apuntan aún hoy a Keith como supuesto asesino que por cierto no tardó ni seis meses en beneficiarse a la viuda Anita, pobrecica mía ¿?. Y nada, que hoy me apetecía reivindicar a un crack que se fue demasiado pronto y vivió como una gran estrella de rock, además de dejarnos innumerables anécdotas buenísimas como aquella que cuenta que tenía al menos diez hijos con mujeres diferentes y a todos ellos les ponía el mismo nombre para no equivocarse (vaya crack), lo importante por eso es que nos dejó un buen puñado de discos maravillosos y buenas canciones como en la que toca esa flautita irrepetible en “Ruby Tuesday”, ese sitar en “Paint in black”, o la marimba en “Under my thumb” o el melotrón en “She's a rainbow” . Por eso y aunque suelo reservarme musicalmente el 3 de Julio para Morrison y sus Doors siempre queda un momentito para rememorar a los Stones de Brian, ese "Aftermath" por ejemplo que es una puta delicia cósmica. Escúchame Brian, yo sí me acordé de ti.
El primer disco en directo que publicaron The Doors se convirtió rápidamente en un directo mítico a pesar que el disco no fue grabado en el mismo concierto sino que sus canciones pertenecen a diferentes actuaciones de la gira acabándose de rejuntar todas ellas en el estudio. Para todos aquellos seguidores de Morrison and company este “Absolutely live” es absolutamente imprescindible aunque para seros sincero creo en mi humilde opinión que hay algunos conciertos de la banda de mejor calidad y sonido. Lo que se cuece aquí es Morrison en estado puro, para lo bueno y para lo malo, hay canciones que únicamente pueden escucharse en este álbum, hay versiones ampliadísimas de canciones indiscutibles como “Soul kitchen”, “Break on through” y “When the music’s over”, por cierto, aquí suena fantástica, pero sobretodo está enterica “The celebration of the lizard king” en la parte final del concierto. Tal vez el poder disfrutar del poemita musicado de Morrison en versión completa es lo que le ha valido la catalogación de “directazo” aunque como digo y sin ir muy lejos el “Live at Vancouver 1970” es tremendísimo. Los Doors en directo son difíciles, a Jim se le iba algo la cabeza, son caóticos y las canciones presentan variaciones en sus letras y como digo suelen estar ampliadísimas sobretodo en la sección instrumental pues tenían que hacer tiempo para que Morrison se centrase. Ayer recuperé este conciertazo, lo tenía olvidado, cogiendo polvo junto a tantos otros vinilos. Escuchar un directo en vinilo es mejor, más puro, más sucio seguramente que en digital o en esos formatos ituneros, y es que es de los pocos discos de The Doors que no tengo por duplicado, cosas de fan… Y nada, que sólo quería recordaros que este directazo contiene magia, magia negra sí pero al fin y al cabo magia. Un directo acojonante que me pone los dientes largos al pensar como hubiese sido ver a este animal escénico en directo, oh!, debía ser espectacular e inolvidable. Si amáis a Morrison sobretodo las cosas este directo es muy recomendable si como a mi santa esposa el organillo de Manzareck y Morrison os cargan mejor salir corriendo, ah!, eso sí, de cualquier modo y pese a quién pese este “Absolutely live” seguirá siendo un señor directazo.
Ayer se cumplieron 40 años desde la muerte de Jim Morrison. 1971 fue un año fatídico para la música. Unos meses antes, aún en el 70 nos habían dejado las otras dos jotas. Janis y Jimi. Tres pérdidas insustituibles que hubiesen cambiado la historia aún más. Me declaro fan incondicional de los tres los cuales representan mejor que nadie el espíritu libre de finales de los sesenta, la rebeldía y el poderío del rock en todas sus vertientes. Lo de Janis es de traca, esa voz…, nadie puede igualar su manera de interpretar. Aquel “Pearl” del 71 es una obra maestra, un puto clásico nikochiano sin discusión alguna, y si hemos de ponerle un pero a la muchacha fue que no le diese tiempo de entregarnos más material. Una pena. Lo de Hendrix es la repanocha. Un maestro entre maestros. Todo lo que facturó es altamente recomendable por no decir obligatorio: “Are you Experienced?” (67), “Axis” (67), “Electric Ladyland” (68), “Band of Gypsys” (70)… La leche!!!. Y entonces llegamos a uno de mis ídolos de la juventud. Llegamos a Jim. Al rey lagarto. Con The Doors firmó en 1967 el mejor debut de la historia que tuvo una grandísima continuación con “Strange days”. Jim vivió la vida a toda mecha, su degradación física fue palpable pasando de ser un icono sexual a un gordo barbudo asqueado por el mundillo musical. Su voz lo pagó y su corazón también como sabréis. Sus dos últimos discos con los Doors son una puta maravilla, tanto “Morrison Hotel”(70) como “L.A Woman”(71) son de mis favoritos de todos los tiempos, bueno, es que los Doors son una de mis bandas de referencia. Qué hubiese pasado si estos tres pájaros hubiesen seguido vivos? pues quién sabe, tal vez no estarían tan mitificados o sí. Y si Jim como se comenta no hubiese muerto pues ahora si lo estaría, pues ya me diréis que un tipo con casi setenta años y la vida que había llevado si estaría muy sano… Ayer hizo cuarenta años de la muerte de Morrison, una pena. Por ello el marcianito que aquí escribe le rindió tributo escuchando sus seis discos, sus seis maravillas. Gracias por todo Jim. You are the lizard king, you can do anything!

BON IVER
FOR EMMA, FOREVER AGO (2008)
FOR EMMA

Me acuerdo cuando Sam Beam apareció en mi vida con esa delicadeza llamada "The Creek Drank The Cradle" bajo el brazo. Menudo gustirrinín. El señor Beam a base de hierro y vino fue creciendo y creciendo hasta parir el casi insuperable "The Shepherd's Dog" y rematarnos este mismo año con "Kiss Each Other Clean" que aunque está un peldaño por debajo no tiene nada que envidiarle sobretodo en abrirse camino con nuevos sonidos. En eso creo que el señor Beam tiene cierto paralelismo con Bon Iver a pesar de que este cantautor de Wisconsin de verdadero nombre Justin Vernon no tiene aún una carrera tan prolífica, si bien los dos andan sobrados de barbas y de disco de debut para quitarse el sombrero. Ambos delicados y tristones, ideales para escuchar en un día lluvioso embriagados de vino. Vernon parió aquel "For Emma, Forever Ago" después de una ruptura sentimental que le partió el corazón y le hizo mudarse a una cabaña en las montañas para refrescarse las ideas y de paso el alma. Allí parió el disco que casi sin querer se convirtió en lo mejor del 2008, en el favorito de muchos y he de reconocer que durante un tiempo también lo fue mío pero no sé porque lo dejé de escuchar, lo abandoné, lo arrinconé vilmente aunque siempre permanecerán en mi recuerdo canciocacas como "Flume", "The Wolves" y "For Emma" por citar tres de las mejores. Este 2011 Vernon ha vuelto con disco nuevo bajo el brazo. Más féliz, mantiendo la misma barba y el culo inquieto por descubrir e indagar en nuevos sonidos. En eso se parece y en más cosas al líder de Iron & Wine, y curiosamente las primeras escuchas de los últimos discos de ambos me dejaron un extraño sabor agridulce que con las escuchas han acabado por seducirme del todo y llevarme al huerto.

Bon Iver – "Bon Iver" (2011): 01.- Perth/ 02.- Minnesota, WI/ 03.- Holocene/ 04.- Towers/ 05.- Michicant/ 06.- Hinnom, TX/ 07.- Wash/ 08.- Calgary/ 09.- Lisbon, OH/ 10.- Beth/Rest .

Al admirar la portada del disco uno intuye que lo que se esconde dentro es oro puro. La portada si no es la mejor y más bonita del año por ahí anda. Y en cuanto a la música uno espera ese cruce entre Sam Beam y mi admiradísimo Bonnie “Prince” Billy y lo encuentra aunque agazapado, dormido. Lo que se impone, se palpa y se respira es un homenaje velado a la voz de los primeros discos de Peter Gabriel en solitario cosa que me agrada muchísimo pero he de reconocer que las primeras escuchas del disco me dejaron desconcertado igual que Beam con su “Kiss Each Other Clean” aunque ambos han resultado ser dos grandisoso discos. Esta maravilla del siglo XXI da comienzo con “Perth”, no puede empezar mejor, tímido y melancólico, bonico del to, con un falsete y unos coros que ponen el bello de punta. Un lujo. Los ecos a Gabriel como dije están muy presentes, ya no digo en “Minnesota, Wi” que sin duda es una de mis favoritas del disco, cuando entona en falsete el “Never gonna break, never gonna break” y cambia a voz grave al entrar con “doubled in the toes annex it…” y la percusión se vuelve robótica me parece estar escuchando al mejor Peter pero no, es Vernon. “Holocene” es una maravilla, un lujo, una preciosidad, sin duda es de las mejores del paquete. A estas alturas y después del extraño primer contacto Justin ya me ha engatusado del todo y con “Towers” me remata, ese “ou-o-óoo!!!” me hace enloquecer. “Michicant” respira hierro y vino por doquier, otra joya más antes de enlazar con la canción que hizo que me enganchase a este disco, hablo de “Hinnom, Tx”, me encanta esos falsetes y la voz doblada, joder se me ponen los pelos de punta al escuchar “all this time with you heart in my mind, didn’t you edit?”. Y ya no digo el remate con la fantástica “Wash”. Cada día que pasa me enamoro más del disco y mucha culpa la tiene esta parte central del mismo, en “Wash” suena ese simple e irresistible pianito que me hace enloquecer. Genial. “Calgary” es una de las canciones del disco, una de mis favoritas aunque algún cabrón me la ha estropeado al indicarme que le recuerda vagamente a alguna balada del amigo Chris Martin, puede, tampoco es que me importe pero ahora al escucharla me viene a la cabeza el grupito en cuestión y me chafa la canción. Cancionaca de todos modos para encarrilar el final del disco con “Lisbon, Oh” y “Beth/Rest” que es un caramelito difícil de pasar por alto con esos ecos ochenteros de lujo. Vernon firma un difícil segundo disco con nota alta, no sé si supera a su predecesor pero a la altura está y eso que no se limita a la continuación fácil y se arriesga bastante. No hagáis caso a medios especializados como “Allmusic” que casi suspende al disco, este “Bon Iver” es muy pero que muy bueno sólo hay que dejarlo respirar para poder saborearlo como se merece.