It's only music, only juke box music...

Hacía ya no sé cuanto tiempo que no salía de casa por la mañanita dispuesto a comprarme unos disquitos. A veces me da por pensar que ya no tiene sentido comprarse los discos en formato físico con lo fácil que resulta conseguir por la patilla lo que a uno le interesa o escucharlo en Spotify o cualquier nueva modernez al uso, pero qué le voy a hacer, soy un romántico, un antiguo o un loco al que le gusta ver en la estantería discos que le han marcado y que aún lo hacen, me gusta pasarme un rato para elegir uno y escucharlo de cabo a rabo. Eso es de viejuno, ya lo sé, pero es un placer seguir haciéndolo. Ya no digo ir pensando que canción y que grupo sonorá a continuación, y así otra canción tras otra... Qué gusto! Pues eso, que me he ido dispuesto a comprarme unos cuantos disquitos y lo he hecho en compañía de mi hijita que me ha ayudado a escoger. Aún no habla pero yo le enseñaba la portada y si su respuesta era cogerlo desesperadamente para llevárselo a la boca y morderlo entonces iba a la saca. Yo iba con mi lista de discos que me sé de carrerilla pero que no me he comprado y se los iba enseñando a la peque, finalmente los elegidos han sido: Mumford and Sons con su excelente disco “Sigh no more”, Paul Simon con su vuelta a lo grande con esa maravilla que ha resultado ser “So beautiful or so what”, Bon Iver con uno de mis favoritos en lo que va de año, y es que "Bon Iver” es bonico del to, y finalmente el discazo del mes de Agosto en mi humilde morada, “Barn doors and concrete floors” de Israel Nash Gripka. Así pues me he quedado escuradet, escuradet pero más feliz que unas castañuelas pues eso de desprecintar el disco, olerlo, examinarlo, ver los agradecimientos, los músicos...., a mi me encanta. Puede que el mundo de la piratería sea imparable, puede que yo también utilice alguna que otra artimaña de vez en cuando fuera de la ley para escuchar y descubrir musiquita pero ante todo soy un comprador, y si es bueno lo acabaré comprando. Así que nada más terrícolas, este fin de semana me toca repasar estos cuatro disquitos como mandan los cánones. Mañana por la mañana empiezo con el pequeñín de Paul, joder, si es que le ha salido un discazo...

4 comentarios:

  1. Grande. Ir a comprar discos sigue siendo unos de los placeres de esta vida. Yo todas las semanas me paso por las pocas tiendas que quedan en Bilbao por si cae algo (casi siempre salgo con un buen puñado de discos). Mañana de hecho toca pasar ITV al coche y luego directito a pescar algo en las tiendas...jejeje

    Nunca dejes las buenas constumbres!

    El disco de Simon lo voy a pillar. Ya sois muchos los que hablais muy bien del susodicho.

    Y cuidado con dejarle los cds a la hija. La mia los debora en el sentido literal. Esta mañana me he encontrado el Bringing It All Back Home de Dylan todo baboseado...jeje

    Me encanta tu blog!

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!!

    El disco de Simon es cojonudo. Gana con cada escucha.

    Yo cada día me doy un paseíto por la colina para ver que se cuece en la mansión.

    Saludos y que tenga usted una buena ITV.

    ResponderEliminar
  3. He escuchado el disco de Paul Simon sólo una vez y me llamó la atención sólo la primera parte. Tendré que darle más escuchas después de vuestras recomendaciones. En cuanto al de Bon Iver, si es el que acaba de salir, es una pasada. La mayor sorpresa que me he llevado este año.

    ResponderEliminar
  4. Hoy tambien he salido a comprar discos , unos 50 euros, mañana voy a por unos cuantos mas.Es una droga....
    un abrazo

    ResponderEliminar