La primera vez que pude asistir a un concierto de Elvis Costello quedé totalmente a sus pies. Sin duda superó mis expectativas, no como showman pero sí a  nivel de calidad donde sin discusión alguna lo coloqué entre los más grandes. Mejor cantante y, sobretodo, mejor guitarrista de lo que imaginaba. Además, claro está, de su increíble e inacabable cancionero. Y a pesar que el cambio de la sala no gustó a nadie ni mucho menos a Costello, del Poble Espanyol a Razzmatazz, el concierto fue abrasador con versión stoniana final para quitar el hipo. Aquella "Costellada" fue efectivamente en Razz allá por finales de julio del 2013, y sí, su recuerdo aún me produce piel de gallina, así que pensar que le vería otra vez y que esta vez el enclave sería precioso, pues me ponía todo de punta. Nada más y nada menos que en Els Jardins de Pedralbes, lugar algo clasista y con toques woodyallenescos, y además con la presencia de mi queridísimo archienemigo Don Guzz, qué más podía pedir? Pues además de un cancionero abrasador y una actuación impecable, una duración del concierto a la altura del personaje, una gran sobredosis de clásicos, al menos un final de fiesta de esos de trempera inolvidable, alguna versión de postín y .... nada más, lástima que aquí en Barcelona no estuviese Seu Jorge de telonero cantando covers de Bowie como sí en Madrid, pero bueno, lo importante es ver a este monstruo del rock, a este grande entre los grandes, sin discusión alguna.


La banda con la que se presentaba el señor MacManus, The Imposters, contaba con el mítico Steve Nieve a los teclados y Pete Thomas a la batería. Ambos excepcionales y energéticos a pesar de su edad. Les acompañaba el bajista ex-Cracker Davey Faragher, cumplidor pero sin mucho brillo y un par de coristas celestiales, de esas que hacen que el cancionero se vista de soul. En cuanto al setlist hubo poca o ninguna sorpresa respecto a otros conciertos en festivales de similar pelaje. El inicio soulero con "Wonder Woman" y "Girls Talk" resultó maravilloso, y luego fueron cayendo temas (espero no dejarme ninguno ni inventarme otros) como "King Horse", "Tears Before Bedtime", "Shabby Doll", etc, etc... Pero todos esperábamos sus clásicos, y el primero en aparecer fue una, en mi opinión, discreta "(I don't want to go to) Chelsea", una muy reggae "Watching the detectives" y una "Everyday I write the book" que sirvió para presentar a la banda. Un tema ya clásico en sus conciertos a pesar que lo tuvo ninguneado hasta que su buen alumno Ron Sexsmith lo versionara ante el maestro e hiciese que éste se volviese a encaprichar de su obra. Luego vinieron muchos momentos "crooner", tal vez demasiados, esa es mi queja, mi única queja. Yo quería más guitarra y nos dio mucho mimosín. "Alison" fue bonica del to, él solo arropado íntimamente por sus dos coristas, en la misma línea "Accidents will happen" y "She", ambas con banda. Pero mi cuerpo pedía más "Pump it up" y "I want you" que otra cosa, pedía "Beyond Belief" y nos las ofreció de categoría, para cerrar con la clásica "(What's so funny about) Peace Love and Understanding". Exceptuando el exceso de "croonismo" y algún problema puntual con el sonido, en mi opinión debido a la mala acústica del lugar pensado para otros menesteres que los conciertos delicatessen, Costello ofreció un concierto sobresaliente, dejándome la clara convicción que si vuelve por aquí le volveré a ver, porque es un grande entre los grandes.

*post aparecido originalmente en Exile SHMagazine por Nikochan 

La novena edición del festival itinerante dedicado a la vida y obras de Neil Young vuelve como cada verano para la alegría de todos los amantes de la música y sobretodo para los fans del canadiense. Será en el Pub Dublín de la Playa de Gandia (Valencia) durante los días 5,6 y 7 de Julio. El festival es gratuito y además de actuaciones en directo habrá proyecciones, charlas, bootlegs y rarezas, sesiones de Djs... Buena gente, y amor y pasión por la música. Como os decía es gratis aunque es conveniente pasar por la web oficial para poder arrimar el hombro para que eventos de este tipo sigan adelante. No se lo pierdan, la experiencia vale la pena. 





Una vez finalizado el visionado de "Que Dios nos perdone" me pregunto porqué no me había interesado antes por el film dirigido por Rodrigo Sorogoyen, si además había estado en las quinielas para el Goya a mejor película del 2017 que ese año se llevó "Tarde para la Ira"  film dirigido e interpretado por Raúl Arévalo que finalmente se llevó el gato al agua a mejor película. El denominador común es el magnífico actor Antonio de la Torre que al menos en "Que Dios nos perdone" está sensacional aunque, como digo, eso ya no es noticia. Que aparezca De la Torre es un punto a favor y que el actor principal fuese Roberto de Álamo era un punto negativo para un servidor pero visto lo visto no creo avergonzarme por pedir disculpas y asegurar que su interpretación es notabilísima y puede que, sin ver todas las películas de aquel año, su Goya sea merecidísimo. El film es un clásico thriller policial muy a lo "americano" pero teñido con lo peor del españolito medio. A dos detectives de policía les cae un caso de asesinato y violación de una anciana, al parecer van detrás de un asesino en serie, y durante el proceso acaban conociéndose como nunca, viéndose a ellos mismos oscuros y temibles. El film de Sorogoyen es duro, violento, incómodo, absorvente y asfixiante. Es puro cine americano editado aquí, en el país de la bellota. El del chiste fácil entre vascos, andaluces y catalanes. Por eso sorprende tanto un film de este género a tan alto nivel y al parecer esa "Tarde para la Ira" es todavía mejor. La veré, sin duda. No es un derroche de originalidad, ni una masterpiece pero es lo suficientemente interesante para mantenernos pegados a la butaca, o al sofá en mi caso. Muy recomendable. 

01.- Band on the Run (1973)
02.- Ram (1971)
03.- Tug of War (1982)
04.- Flaming Pie (1997)
05.- Red Rose Speedway (1973)
06.- McCartney II (1980)
07.- McCartney (1970)
08.- Venus and Mars (1975)
09.- London Town (1978)
10.- Flowers in the Dirt (1989)
"Golden Slumbers"


Basada en la novela del mismo nombre de Caleb Carr, The Alienist, ha sido uno de los platos fuertes de Netflix para esta primavera. Un thriller policial mezcla de Holmes y Jack el Destripador que funciona tanto por su historia, guión e interpretaciones como por su puesta en escena, exquisita. La serie además viene de la mano de Fukunaga (responsable de True Detective) sustituido después en la dirección por Jacob Verbrugen aunque siguiendo en la producción. Además asociados a The Alienist hay nombres tan importantes como Eric Roth, Hossein Amini y John Sayles. Y grandes actores como Daniel Bruhl como un grandioso alienista (Dr Lazslo Kreizler), Luke Evans como Jon Moore (su Watson particular), Dakota Fanning, etc, etc... todo notabilísimo. Durante sus diez episodios consigue introducirnos en el Nueva York de finales de siglo XIX, consigue involucrarnos en el caso, en sus deducciones y en el intento de encontrar al asesino en serie en cuestión que francamente, como pasa en muchas ocasiones, decepciona un algo cuando finalmente aparece. No hay nada nuevo en la historia, eso tal vez sea negativo pero sí obtenemos todo lo prometido y todo lo esperado, y lo obtenemos de manera brillante. Tal vez por eso no tiene un sobresaliente, por la falta de personalidad, de ser algo más que millones de productos del mismo pelaje. Nos vale con buena dirección, interpretación y ambientación? puede que sí, pero con algo más de ambición se hubiese llegado algo más lejos, tal vez a la perfección. Se queda The Alienist en eso, en serie notable y correcta a la que le falta una vuelta de tuerca, un no sé qué para entusiasmarnos y que la recomendemos a diestro y siniestro. La serie está muy bien pero prefiero otras. Esa es mi frase lapidaria. Espero a una segunda temporada que ya se rumorea para concederle esa definición de imprescindible que por ahora no tiene.


JOHN PAUL KEITH/ HEART SHAPED SHADOW (2018)/ SOMETHING SO WRONG

 

De John Paul Keith me gusta absolutamente todo, hasta sus andares. El guitarrista originario de Knoxville (Tennessee) lleva siendo hace tiempo una referencia y una fuente inacabable de alegría. Lleva editados ya cuatro discos en solitario que son cuatro joyas indiscutibles, incluido, sí, su nuevo disco "Heart Shaped Shadow". Hubo un tiempo en el que no pensaba de esta manera. Hubo un tiempo que no sé si por gilipollez absoluta, por desconocimiento, por falta de tiempo o sin razón alguna dejé escapar su música. Fue, creo recordar, en 2011 cuando su disco "The man that time forgot" iba de boca en boca con un saco repleto de halagos y buenas críticas. Un par de años más tarde se alinearon los astros y cayó en mis manos, y quedé alucinado con "el disco del fumador", una auténtica maravilla, que hoy por hoy es sin duda mi disco favorito de John Paul Keith. Luego retrocedí en el tiempo para deleitarme con el debut "Spill and Thrills" pero la confirmación de estar ante un grande la tuve cuando "Memphis Circa 3AM" (2013) comenzó a sonar en el hogar nikochiano. Ese sonido tan tradicional, tan clásico pero sin sonar retro. Tan, tan, tan mocker..... delicioso de principio a fin, así que cinco años de espera han tenido que pasar para escuchar sus nuevas canciones. Además, el gafitas, en este 2018, ha vuelto por partida doble, puesto que además de su trabajo en solitario ha realizado otro junto a Amy Lavere y Will Sexton (quién también produce ambos discos), bajo el nombre de Motel Mirrors, su disco "In the meantime" no tardará en caer en mis manos. Apuntado queda. Volviendo a "Heart Shaped Shadow", tengo que deciros que le encuentro un puntito más soul que en discos anteriores, aunque no se olvida del sonido americano clásico, del que va de R&B, al rocarol pasando por el country y zambulléndose en el soul. 


John Paul Keith - Heart Shaped Shadow (2018): 01.- Something so Wrong/ 02.- 901 Number/ 03.- Leave Them Girls Alone/ 04.- Ain’t Letting Go of You/ 05.- Ain’t No Denying/ 06.- A Little Bit of Loving/ 07.- Do You Really Wanna Do It/ 08.- Miracle Drug/ 09.- All I Want is All of You/ 10.- Someday Somebody’s Gonna Love Me/ 11.- Throw It on Me Baby/ 12.- Pink Sunsets.

El sonido rock cincuentero es la base de las nuevas canciones pero de soul el disco también va completamente espolvoreado. Un disco cien por cien mocker. Esa esencia se nota durante su escucha. Sus vientos, sus guitarras rítmicas.... "Something so wrong" es el claro ejemplo. Un tema precioso, descomunal, soulero, sexy y ardiente, para seguidamente rompernos el corazón con "901 number" al más puro estilo años cincuenta. Esos cincuenta rocanroleros que se abren paso con "Leave them girls alone", esos sonidos pioneros del garage, esos sonidos pre-WHO, esos sonidos que remiten al "I'm the face" de The Detours.... Otro deje medio rocanrolero, medio honkytonkero espolvoreado de soul  con amartillamientos de piano en "Ain't letting go of you", una de esas joyitas que nos encontramos en el disco. Un disco que sigue modrockeando, esta vez tirándose más al sonido blusero en "Ain't no denying", confirmando que este disco es un despiporre. El espíritu de Roy Orbison o los hermanos Everly aparece en la preciosa "A little bit of loving" mientras que es el fantasma de Jerry Lee quién se da un garbeo en "Do you really wanna do". "Miracle drug" es una balada muy crooner, muy Elvis que nos lleva al funki garagero de "All I want is all of you", volviendo de nuevo al inicio de los Who y millones de bandas de aquella brutal generación. Una de mis favoritas es sin duda "Someday somebody's gonna love me". No me preguntéis porqué, pero es escucharla y sentirme en el cielo. Maravillosa. El final nos llega, primero con el rock herederos de Prestley en "Throw it on me baby" y definitivamente con la preciosa "Pink sunsets" donde el amigo John Paul Keith se luce. Discazo de artistazo. 

Nunca he sido fan de Jim Carrey pero sí reconozco haber visto sus películas más taquilleras e incluso haber disfrutado con ellas. Están las clásicas tontás como "La Máscara", "Ace Ventura", "Dos tontos muy tontos" con las que recuerdo haberme reído mucho, luego en su mayoría encontramos mierdas de dimensiones siderales, pero claro, luego hay alguna que otra pequeña joyita como "El Show de Truman", "Olvídate de mi" y sobretodo "Man of the moon". Aquel film dirigido por el grandísimo Milos Forman narraba la vida del cómico Andy Kaufman, film que hacía mucho que no veía y del que tenía un grandísimo recuerdo. Poco después y casi por casualidad, pude ver a Carrey en un programa junto a Jerry Seinfield (Comedians in cars getting coffe) donde éste entrevista a cómicos mientras les lleva en coche y desayunan. En esa entrevista vi a otro Carrey, a una persona que explicaba alguna que otra interioridad muy interesante. Así que después de eso y recordando "Man of the moon" no pude resistirme al documental "Jim and Andy". En el documental vemos a Carrey durante el proceso de grabación de la película. Todo está grabado de manera casera y 20 años después sale a la luz conun perfecto montaje para ver como interpretar a Kaufman cambió la vida de Carrey. Es espectacular ver como Jim Carrey se mete en el papel, como vuelve locos a todos los integrantes del film, tanto al director Forman como a secundarios como Paul Giamatti, Danny DeVito, Courtney Love, Jerry Lawler.... Estamos ante un documento extraordinario. Una muestra de lo que es actuar. Cautivador y electrizante. Un documental impresionante que obliga a mirar con otros ojos al loco de Jim Carrey, y por supuesto a volver a visionar "Man of the moon".