Dispuesto a celebrar el Último Vals que se celebrará este fin de semana en la ciudad de Frías (Burgos) con un festival y un cartel de auténtico lujo en el interior de un espectacular castillo medieval me gustaría hablar un poco de lo que fue aquel "The Last Waltz" en el mítico Thanksgiving day de 1976. Ese día estaba programada la despedida de The Band, el encargado de filmar todo aquel espectáculo, aquella celebración de la música, no era otro que el genial Martin Scorsese, quién sin duda dejó para la posteridad el mejor y más grande documento visual del rock, el soul y la grandeza de unos artistas. El lugar elegido fue el mítico Winterland Ballroom de San Francisco y además de The Band: Robbie Robertson, Rick Danko, Levon Helm, Garth Hudson, Richard Manuel; acudieron amigos y artistas grandiosos como Paul Butterfield, Bobby Charles, Eric Clapton, Neil Diamond, Dr. John, Bob Dylan, Emmylou Harris, Ronnie Hawkins, Alison Hormel, Bob Margolin, Joni Mitchell, Van Morrison, Pinetop Perkins, Dennis St. John, John Simon, Cleotha Staples, Mavis Staples, Roebuck "Pops" Staples, Yvonne Staples, Ringo Starr, Muddy Waters, Ron Wood, y Neil Young. Otros no estuvieron pero deberían haber estado aunque su espíritu si acompañó y por eso aquello tuvo una atmósfera mágica, muy especial y única. 

The Last Waltz (Film): dirigido por Martin Scorsese y estrenado en 1978, es sin duda uno de los más grandes documentales musicales de la historia, sino el mejor. Como única pega la que comentó años más tarde Levon Helm, que Scorsese se centró demasiado en la figura de Robertson, el resto es sublime. El propio Robertson se encargó en 2002 de reeditar el concierto y sacar una caja recopilatoria de cuatro discos que incluía canciones inéditas. El documental intercala las actuaciones con entrevistas y tomas en el estudio, 


The Last Waltz (Album): triple álbum que incluye las canciones del documental, las canciones del concierto están presentes en los dos primeros discos y parte del tercero, reservando la segunda cara de éste para unas composiciones de Robertson grabadas en la Metro-Goldwyn-Mayer. En 2002 salió la cajita con extras como una versión de "Caldonia" por Muddy Waters, otra de "Rag Mama Rag", "Acadian Driftwood" donde cantan Neil Young y Joni Mitchell, "W.S. Walcott Medicine Show" y la canción que cierra el concierto, "Don't Do It". De todas maneras esta boxset sigue sin ser la definitva pues faltan algunos temas como "Georgia On My Mind", "Chest Fever", "King Harvest (Has Surely Come)" y "Evangeline".

1. Theme From The Last Waltz/ 2. Up On Cripple Creek/ 3. Who Do You Love/ 4. Helpless/ 5. Stage Fright/ 6. Coyote/ 7. Dry Your Eyes/ 8. It Makes No Difference/ 9. Such a Night/ 10. The Night They Drove Old Dixie Down/ 11. Mystery Train/ 12. Mannish Boy/ 13. Further on Up the Road/ 14. The Shape I'm In/ 15. Down South in New Orleans/ 16. Ophelia/ 17. Tura-Lura-Lural/ 18. Caravan/ 19. Life is a Carnival/ 20. Baby Let Me Follow You Down/ 21. I Don't Believe You/ 22. Forever Young/ 23. Baby Let Me Follow You Down/ 24. I Shall Be Released/ 25. Last Waltz Suite: The Well - Evangeline - Out of the Blue - The Weight - The Last Waltz Refrain - Theme From The Last Waltz.




PROGRAMA DE "EL ÚLTIMO VALS DE FRÍAS": homenaje a THE BAND
1-2-3 Julio 2016
Lugar: Plaza de Armas del Castillo de Frías (Burgos)

VIERNES 1 de julio 2016

Copernicus Dreams
Frank
Danny And The Champions Of The World
Still River

SÁBADO 2 de julio 2016

The Walnut Co.
La Gran Esperanza Blanca
The Fakeband-tocando el Último Vals con invitados-
Bantastic Fand
Zimmerband


El Último Vals Frías 2016. El contra-Fest, artículo editado en EXILE SH Magazine


Me habían recomendado "American Crime" por activa y por pasiva pero yo, tonto de mi, me resistía. Necesitaba una serie así, necesitaba un drama en toda regla, necesitaba dolor y agitar nuestros pensamientos, nuestra moral. "American Crime" logra todo eso y más. Es dura y crítica con la sociedad como hacía tiempo ninguna serie lo era. Es directa, es incómoda y es real. La serie parte de un crimen a una pareja blanca de clase media. Aparentemente el crimen lo realizan ilegales, personas de otra raza y cultura. Varias personas son detenidas, en mayor o menor medida están implicadas en el asesinato, finalmente los implicados son una pareja, él negro y ella blanca, ambos yonkis. Nada es lo que parece o sí, ni ellos son tan malos (puede que ni sean los culpables...) ni la pareja agredida es tan perfecta como se comenta... Y no quiero explicaros nada más. La sociedad se vuelca con un caso racial que estalla en la comunidad, las familias se resquebrajan y todo..., todo acaba en una tragedia.... porque nada funciona como debería funcionar, ni siquiera la justicia. Sobre el papel, como habéis leído, parece una serie más, un aserie sobre algo ya visto mil y una veces, pero la forma de contarnos la historia es excelente así como sus interpretaciones, y de esas me gustaría destacar la de Timothy Hutton y Felicity Huffman. Otra buena noticia es que hay temporada dos ya emitida y una tercera en marcha. Más casos para remover consciencias, en la segunda temporada que veré próximamente un tema peliagudo, el de un abuso sexual en menores, me dicen y cuentan que aún es mejor que la primera temporada, ya os contaré. 

BOB MARLEY & THE WAILERS/ CATCH A FIRE (1973) STIR IT UP 


Al hijo de la afro-jamaicana Cedella Booker y el capitán inglés de los Marine Reales Norval Marley le esperaba una vida inimaginable, desde luego nadie hubiese apostado ni un céntimo porque aquel bebé mulato nacido el 6 de Febrero de 1945 en Nine Miles, Saint Ann Parish (Jamaica). Robert Nesta Marley Booker pasó una infancia dura pero a través de sus ojos se veía el mojo, la magia, pues él era especial. Sus inicios como digo fueron durísimo como bien nos cuentan en el magnífico documental "Marley" del 2012. El director Kevin McDonald nos lo explicaba con pelos y señales: Su padre, un capitán del ejército más blanco que yo, le abandona sin miramientos, su marginación por ser mulato, su traslado a Trench Town, su rastafarismo, sus inicios musicales, su llegada a London, su fichaje por Island, la desbandada de los Wailers, su éxito rotundo, su paternidad, su éxodo, su enfermedad… curiosa la herencia genética que le dejó papá Nesta, un puto cáncer de piel que acabó con su vida y que en aquel documental cuentan con delicadeza pero sin omitir nada, desde su traslado para obrar el milagro a una clínica de Alemania, la caída de las rastas y esas imágenes de la sombra que el otro Bob fue un día volviendo para morir en su amada Jamaica. "El dinero no puede comprar la vida", dice la leyenda que le dijo Marley a su hijo Ziggy en el último suspiro que le quedaba. El otro Bob nos dejaba un legado de canciones inigualables, un buen puñado de obras maestras musicales que todavía hoy suenan frescas, discos considerados independientemente del género musical obras esenciales. El único y genuino artista global, el ejemplo claro de lo que significa tener "el mojo", la magia, el estar tocado por una barita. Su música, sus canciones, siempre estarán ahí para llegarnos al alma, su espectacular y sobresaliente obra: “Soul Rebels” (70), “Catch a fire” (73), “Burning” (73), “Natty dread” (74), “Exodus” (77), “Kaya” (78) de la que en el Exilio queremos dejar constancia. Ya apareció por esto lares su obra magna, su POM que dicen algunos, su mágico "Exodus" que contiene una de las mejores "caras B" de la historia, pero claro, hoy no vengo a hablar de aquel disco sino de mi favorito, del disco que le abrió puertas y tendió puentes, su quinto disco pero el primero con Island.

"Catch a Fire" es ese disco que todo el mundo debería tener grabado en su cerebelo. Es sin duda uno de los cien mejores discos de la historia. Una Puta Obra Maestra. Bob y The Wailers. Unos Wailers que comenzaban a estar en pié de guerra, unos Wailers que después de aquello comenzaron a desquebrajarse, a quemarse (sobretodo en Burning). Durante la gira Londinense del disco que hoy nos ocupa los Wailers se cansaron: de no cobrar, de pasar frío, del excesivo protagonismo de Bob..., y Bunny dejó la banda aunque tuvo sus idas y venidas, después de "Natty Dread" se fue definitivamente y al poco lo hizo el señor Tosh. De entrada "Catch a Fire" fue un fiasco se mire como se mire, y puede que después de "Burning" y las versiones de mano lenta Clapton en su "461 Ocean Boulevard" abrieran los ojos al público y sobretodo a la crítica, desde entonces todo lo que tocaba se convertía en oro, al menos en lo musical, con todo lo aprendido parió solito "Exodus", ya a su aire, y rozó la perfección, nos llevó al paraíso pero en "Catch a Fire" había esa adorable imperfección, había una gran banda, un grupo de amigos creando magia. Estaba esa sección rítmica de otra galaxia que definió la música reggae, estaba Bunny Livingston y sobretodo estaba Peter Tosh, tres grandes voces, tres grandes compositores y tres grandes personalidades, pero por encima de todo había grandes canciones y cono no, esa mítica e icónica portada.


Catch A Fire de 1973 es una verdadera joya, un viaje por el tiempo por la Jamaica opresiva, por la lucha contra el poder con unos Wailers en estado de gracia y un Bob Marley aún tímido e inconsciente de su propia calidad. “Concrete Jungle” abre el disco con esa intro lenta y envolvente, poniéndonos en situación, transportándonos a un estado casi místico, abriéndose paso con ese ritmito caribeño para no abandonarnos en todo el disco.“Slave Driver” con unos coros impresionantes, acojonantes diría yo, se te mete en el hipotálamo y te deja fuera de combate. Pura magia. Hay que dejarse llevar, esto con un poco de "hierbita" es la bomba... se te va la cabeza, el cuerpo se balancee.... catch a fiiiiiire.... Es el momento de Tosh con dos composiciones suyas donde toma absolutamente el mando: “400 Years” y “Stop The Train”. La primera sigue las pautas de las canciones de Marley, marcando las bases del nuevo reggae, y la segunda nos deja entrever esa faceta más pop, más comercial que vendría en sus siguientes trabajos, en cualquier caso ambas son absolutamente geniales, y Tosh con esa magnífica voz, una voz muy pero que muy diferente, pero peor?, no lo creo, en este momento la lucha de poderes estaba al 50%, ganó Marley, pero Peter manco no era; y para cerrar lo que vendría a ser la cara A encontramos“Baby We’ve Got A Date (Rock It Baby)” con un ritmo pop-caribeño bellísimo y unos coros con Rita al frente que quitan el hipo, asombrosa.

El único single incluido en Legend, “Stir It Up”, es el encargado de abrir la cara B, amén. Poco que decir. Simplemente es magia, es orfebrería pura. Hace un tiempo la escuchaba mientras un gigantesco sol anaranjado se escondía en Santorini.... resultado? me enamoré de la Isla y de esta canción. "Kinky Reggae" es puro Marley: ritmo en el cuerpo, sucio y perverso pero manteniendo la dulzura, una de mis favoritas junto a "Slave Driver". “No More Trouble” es una pequeña obra maestra que nos enseña todo lo que Marley será capaz de hacer. Cierra esta descomunal POM “Midnight Ravers”, un gran final para un disco gigantesco. En la edición especial se añaden dos bonus tracks grabadas en la misma sesión “High Tide Or Low Tide” y “All Day All Night” que no desentonan y que hubieran podido estar en cualquier otro disco del rey del reggae. Marley con este disco abrió la puerta del reggae al mundo, influyó en muchísimos artistas y generó muchos movimientos musicales, sin ir mas lejos la base del Punk es puro Reggae, y no lo digo yo precisamente, lo decía el mismísimo Joe Strummer (al leer este nombre por favor levantaros y hacer una reverencia después de santiguaros), y claro “Cath A Fire” a pesar de los éxitos que le siguieron es sin duda su mejor disco, su obra mas pura, menos inglesa, menos comercial, pero mas disfrutable y auténtica. Uno de mis discos, uno de esos discos, una POM, uno de mis clásicos nikochianos.

Bob Marley and The Wailers - "Catch a Fire" (1973)
10/10
01.- Concrete Jungle/ 02.- Slave Driver/ 03.- 400 Years/ 04.- Stop That Train/ 05.- Baby We've Got a Date (Rock It Baby)/ 06.- Stir It Up/ 07.- Kinky Reggae/ 08.- No More Trouble/ 09.- Midnight Ravers. Bonus track: 10.- High Tide or Low Tide/ 11.- All Day All Night




*Post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan

En nuestros días es imposible escapar a los superhéroes. Son una plaga más que una bendición. Mil y un productos y más de la mitad sin la calidad suficiente. Los primeros X-Men sí la tenían, los de Brian Singer, desgraciadamente la saga se fue al garete, y a partir de entonces proliferaron como cucarachas las series y películas sobre seres con superpoderes, casi todas ellas  con el único propósito de amasar dinero sin importar la calidad del producto final. Como digo Brian Singer dejó a los mutantes y estos se resintieron, después de otra películas, de spin-offs y sobre-explotación de Marvel, Singer retoma a los mutantes con el rabo entre las piernas pues nada de lo que hizo tuvo éxito. "X-Men: días del futuro pasado" no es para nada un mal film. Es una más que notable película de ciencia-ficción, una vuelta de tuerca más al universo mutante con un plantel de actores que sobre el papel es estelar: Hugh Jackman, James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Ian McKellen, Patrick Stewart, Ellen Page, Shawn Ashmore, Omar Sy, Peter Dinklage, Evan Peters, Halle Berry,  Anna Paquin, James Marsden, Kelsey Grammer, Brendan Pedder....  Y bueno, la historia no es nada original pero se deja querer: futuro apocalíptico para los mutantes que envían a Lobezno al pasado para cambiar el futuro..... ya lo he dicho, más visto que los tebeos.... pero sorprendentemente la cosa funciona y el ritmo no decae. Claro, no es "Casablanca", pero es una buena elección para ver y pasar el rato sin hacer funcionar ninguna neurona, pues por no haber no hay ni poso social ni ético. Eso sí, después de la interesante "Primera generación" y esta ""Días del futuro pasado" la saga se ha relanzado con "Apocalipsis"que no he visto y no sé si veré, y una serie que creo llegará a final de año, así pues tendremos mutantes hasta en la sopa. Deben pensar, si funciona... porque hacer otra cosa?... pues para no indigestarnos....que el mercado de superheroes comienza a estar muy saturado. X-Men: días del futuro pasado (2014), no está mal, es palomitera y se deja ver con su ritmo frenético y sus efectos de lujo. 

La adoración hacia el padre es común durante la niñez y siendo niños vemos a nuestro padre como un gran héroe, un modelo a seguir. A medida que vamos creciendo esa veneración en muchas ocasiones disminuye y se centra en otras figuras familiares y de amistad. Bob Dylan es nuestro padre familiar/musical y lógicamente nuestro amor por él y por todo lo creado sobrepasa límites y es de difícil explicación. Siempre le hemos querido y siempre lo haremos, pero en nuestro camino a la madurez (musical) fueron apareciendo nuevas figuras, nuevas sensaciones como los amiguetes gamberros (Clash, Who), los irónicos (Kinks), los cachondos y simpáticos (Beatles) o los salvajes y peligrosos (Stones).... pero hay una figura que siempre se mantiene impertérrita y siempre, siempre, está en nuestros pensamientos. Esa figura es la de el Tío enrollao, al que adoramos como a nuestro padre pero que tiene ese toque gamberrete de colegas, y ese, ese es nuestro Tito Neil. Desde hace bastante tiempo he llegado a la conclusión de que Neil Young es el más grande entre los grandes. Durante décadas ha sacudido conciencias y firmado obras maestras. Y cuando digo décadas me refiero a los últimos 50 años, medio siglo regalándonos una joya tras otra ya sea con Buffalo Springfield, con CSN, con los Crazy Horse o ahora con los jovencísimos Promise of the Real. El lunes en el Poble Espanyol fue mi bautismo. Fue la primera vez que pude gozar de su directo y francamente me ha impactado.


A sus casi 71 años Neil Young está más en forma y más inspirado que el 90% de músicos. Ya no hablamos de sus coetáneos que a su lado parecen momias, vejestorios que no son ni la sombra de lo que eran. Discos como "Montsanto Years" serán recordados como grandísimos trabajos dentro de unos años, y eso que en esta gira pasó de ese nuevo cancionero olímpicamente, pero así es nuestro "Tito", va a su bola. La banda Promise of the Real liderada por Lukas Nelson le ha rejuvenecido, como en el "blues del vampiro", Young absorbe la energía de la chavalería que por cierto cumplen de sobras y aportan una calidad increíble, se le ve disfrutar junto a ellos, y por supuesto los jovenzuelos no pueden tener mejor maestro, ni pueden hacer un "máster" mejor que girar con el más grande. A pesar de todo esto, y como viene siendo habitual en la actual gira, Neil Young sale sólo al escenario, para abrir con un primer set acústico que más o menos ha sido igual en casi todos los conciertos y que da pistoletazo de salida con "After the gold rush", una de mis favoritas de siempre, y seguidamente caen tres joyas más: Heart of goldComes a Time y The Needle and the Damage done... y un servidor levitando y frotándose los ojos, pellizcándome para saber si era real o todo era un sueño. "Mother Earth" fue el primer punto y aparte, una misa al órgano y todos comulgando. Amén. 

A partir de este momento se conecta a la luz, se enchufa. Sale la banda y comienzan las hostilidades eléctricas, al principio más modositas y luego directamente a latigazos. La segunda parte del set, ya con la banda en el escenario, comienza con las magníficas "Out of the weekend", "From Hank to Hendrix" y "Human Higway", y a medida que avanzamos y la noche cae encima nuestro los temas se hacen más y más largos... Precioso el "Someday" de Tito Neil (piel de gallina, con este tema me emocioné de verdad...), y el placer inmenso llega cuando nos regala su "Unknown Legend" y sobretodo "Alabama"..... con la que tenemos la certeza de estar ante una noche memorable. "Words" es la encargada de abrir la tercera parte del set. Alargada hasta el infinito y más allá, con solos de guitarra y tormenta eléctrica.... y entonces, llega "Winterlong" y somos felices, y más aún con "Love to burn" y "Mansion on the hill"... para nada nos acordamos de los Crazy Horse pues estos jovenzuelos son la ostia, le vienen a Tito Neil como anillo al dedo.... qué energía, qué calidad, qué temple! "Revolution Blues" (perfecta) y "Western hero" (más acústico de lo esperado) nos preparaban para la traca final. Primero con la excelente "Vampire blues" que no esperaba se tocase en este concierto, y como no, el final con la grandiosa "Rocking in the free world" con la que parecía que ni Neil ni nadie quería marcharse del Poble Espanyol, alargando el tema y retomando el estribillo una y otra vez para que los presentes gritásemos a pechopalomo y con el puño en alto aquello de "Keep on rockin' in the free world, Keep on rockin' in the free world…". Con este tema se marcharon del escenario para volver al minuto y regalarnos la última joya de la noche, un "Cortez the Killer" que sonó a gloria. 

Al fin pude ver al más grande (con permiso de Papá Bob). Al fin pude ser arrollado por su energía vital, su remolino eléctrico, por su voz rota en mil pedazos. Un concierto que no olvidaré. Gracias señor Young.

La primera temporada de "Fear the Walking Dead" me decepcionó bastante. Vale, ya no había factor sorpresa, ya sabíamos qué pasaría. Más aún con el referente de la serie madre, "The Walking Dead" que con la nada despreciable cifra de seis temporadas comienza a dar signos de fatiga, de repetición, de no saber qué hacer, ni por donde tirar, ni a quién aniquilar. Tal vez por eso un servidor pensaba que esta "fear" podría darnos sangre nueva, más acción... pero más o menos sigue los mismos patrones pero con acento texmex. No me acaba de gustar el casting, con dos temporadas y aún no me he encariñado con ningún personaje, o lo que es peor, tampoco odio a ninguno!. El ritmo es plomizo y las situaciones algo vistas. A veces como público pecamos de compararla, y no entendemos que aunque nosotros somos unos expertos en "caminantes" esta gente empieza ahora a saber de que va la cosa, son inexpertos y descubren truquitos que Michonne, Rick y compañía ya nos han mostrado,. Les cuesta matar a los zombies, les cuesta dejar a alguien de lado, les cuesta matar a humanos.... pero de golpe, e incomprensiblemente si es que seguimos la historia de esta "fear", se envalentonan y comienzan a matar sin ton ni son... y bueno, se han saltado los pasos éticos y de moralidad que los personajes de la serie madre sí tienen o tenían. Me ha gustado? no demasiado. La miro pues me interesa saber que pasará pero me sabe a refrito, a falto de ideas, a exprimir la gallina de los huevos de oro. Por eso, espero y deseo que la "Outcast" de Robert Kirkman sepa jugar sus bazas y darnos mucho miedito.