THE ROVES/ALL THOSE FREAKS (2019)/ WHO'S SLEEPING ON TH THRONE

 

Mi primer contacto con esta fabulosa banda londinense no puede dejarme mejor sabor de boca. Su primera escucha es un puñetazo sobre la mesa. Una reivindicación de un sonido simple pero total. Ese sonido que rememora aquellas bandas de la vieja y moderna Londres, hoy míticas, que comenzaban a dar sus primeros pasos con ese sonido a medio camino del jangle-pop y el mejor cantautor imaginable. Reminiscencias a Kinks, Beatles, Byrds, Turtles y similares pelajes de mediados de los sesenta.  De esas composiciones que nos trasladan a una década musical gloriasa tenemos claramente que destacar a su autor, a un James Wing que firma casi todas ellas en solitario o junto a su hermano Tom, bien acompañados por una sección rítmica que sin ser la releche consiguen dotar a esas canciones de la suficiente energía, magia y, porqué no, cierta felicidad y despreocupación. No han inventado la pólvora, claro está, en cierto modo muchos los encasillaran en ese cajón del "remember" absoluto, pero si uno escucha con atención se dará cuenta enseguida que hay mucho más detrás de su nueva docena de canciones que empaquetan en un artefacto al que bautizan como "All those freaks", que no es su primer largo sino el segundo. Encontramos en esas canciones la campiña inglesa, las tostadas con mantequilla y la mermelada, el olor al pastel de manzana y el té de las cinco. Grabadas como rápidas demos caseras en un sótano del extraradio inglés, es imposible no escuchar las canciones una vez acabadas y pulidas, y sonreír. Es imposible no pasar un momento placentero escuchando sus canciones, sus estupendas gemas inglesas. Nadie sabe como evolucionará esta banda pero desde luego lo que nos acaban de entregar es un tesoro de incalculable valor. Una pequeña joya. 


The Roves - All Those Freaks (2019): 01.- Speaking For Jerry/ 02.- Everybody's High/ 03.- King Of Comedy/ 04.- Hey Little Man/ 05.- I'm So Happy/ 06.- Jimmy Ashcloud/ 07.- Once A Prefect/ 08.- Now That You're Not Around/ 09.- I Can't See Your Face Anymore/ 10.- There Goes Your Baby/ 11.- Who's Sleeping On The Throne/ 12.- Boy From Underdog.

Los tres minutos de "Speaking for Jerry" son suficientes para percatarnos que lo que nos espera tiene una calidad pasmosa. Esa pereza inglesa, esos acordes a modo de mantra, esa pandereta.... esa fantástica voz...  Maravilloso inicio que se ve refrendado por la excelente "Everybody's high", muy Kink de la primera época, muy beat ella, muy, porqué no decirlo muy Them. Cuando se ponen más blanditos también salen victoriosos, la prueba incontestable es "King of Comedy", que es un primor. La felicidad nos llega cual rayo de sol con los primeros acordes de "Hey Little Man", un tema atemporal que bien podría ser los sesenta o del pop añejo de los noventa. Pura alegría, pura Inglaterra, todo muy Kink... Estupendo.... Pero si recuerdan mucho a los Davies en giros y pasajes musicales, también lo hacen en el final instrumental, hipervitaminado y ultra acelerado de "I'm so Happy" donde es fácil en ese final de infarto y locura imaginar a todos los Who destrozando sus instrumentos, antes, al inicio, también nos parece ver señales de la influencia de Pete en la canción, una canción que para mi es la mejor del lote."Jimmy Ashcloud" marca el ecuador del disco, y lo hace pausadamente y con mucha clase. Otra vez esas guitarras repletas de alegría en "Once a prefect" nos devuelven el optimismo por las canciones cortas, de pop redondo y exquisito, para qué más?. "Now that you're not around" es un ejemplo de melodía perfecta mientras que "I can't see your face anymore" es una de esas baladas que dejan huella. Del trío final me quedo con "Who's sleeping on the throne", primero porque es muy de mi rollo y luego porque consigue trasladarme a los sesenta, a a aquellos grupos y discos que amo. The Roves firman un disco enorme, mágico y se me antoja que imprescindible.

De vez en cuando me llega el soplo de alguna película europea de esas que hay que ver sí o sí. No recuerdo quién me recomendó este film italiano dirigido por Matteo Garrone ("Gomorra") pero una cosa tengo clara, le estaré totalmente agradecido. Estamos ante una enorme y sencilla película sobre el abuso, la ofensa, el maltrato y, digamos que, la venganza. Garrone cuenta la historia de Marcello de forma impecable. El ritmo es absorbente y las imágenes están llenas de poesía y realismo. El tal Marcello, al que interpreta de manera magistral Marcello Fonte, es un peluquero y cuidador de perros en las afueras de Roma. Querido en el barrio, separado y con una hija, Marcello frecuenta amistades peligrosas como la del gigante Simone (Edoardo Pesce, que está inmenso, un antiguo boxeador, cocainómano, ladrón y ultraviolento personaje. El abuso de poder que realiza Simone sobre Marcello es descomunal, el miedo puede con el peluquero canino y hace todo lo que Simone desea, hasta traicionar al vecindario e incluso pasar un tiempo entre rejas por él.... Ese paso por la cárcel le hace ver todo de forma diferente.... y hasta aquí puedo contar. Esta historia, al parecer, se basa en un crimen auténtico que pasó en Italia, el asesinato del boxeador Giancarlo Ricci conmocionó al país entero, aunque como bien dicen poco a poco la trama se aleja de aquel suceso verídico. El film es soberbio, abrumador, duro y real. Es tenso, absorbente y en ocasiones inquietante, no falto de pinceladas de humor (negro). Simplemente esencial. 

Algo del folk acústico de Dylan, algo del tono de Tracy Chapman o incluso de David Gray... Algo de sueño americano, del triunfo de lo "pure and easy"...  El debut de JS Ondara originario de Nairobi y asentado en la Minnesota de papá Bob es para no dejarlo olvidado, es para degustarlo sin prisa pero sin pausa. No, no es un disco perfecto ni el disco del año pero apunta alto y sin duda indica que tendremos que seguirle la pista a este artistazo de voz andrógina y talento innato. Como ya sucedió  por ejemplo con Michael Kiwanuka y su excelente debut "Home Again", y que luego arrasó hasta el hispterismo con el sobresaliente "Love & Hate", tendremos que darnos prisa para verle en directo en un garito antes de que sea cabeza de cartel de un horroroso y multitudinario festival de cuatro días a precio indecente... puesto que lo del señor Ondara parece que va por ese camino. Sobre el disco, poco que decir o añadir a lo que reseño ya mi querido Chals, a quién le debo este descubrimiento, en Exile SH Magazine. En esta colección de canciones como he dicho encontramos a Bob y a Tracy, eso es obvio, pero también a cantautores folk de nuestro días como Ray LaMontagne, Ryan Adams, Damien Rice, David Gray.... Y es curioso que con lo Dylanita que suena él reconozca que su recuerdo de "Knocking on heavens door" sea el de Axel y sus Guns N'Roses... cosas de la edad, supongo... La canción que abre el disco, esa "American Dream" es la mejor de lote con diferencia, una pequeña obra maestra que a Ondara le cuesta superar después, ensombrece al resto de canciones aunque éstas no estén ni mucho menos muy por debajo. Voz espeluznante y unos arreglos de lujo. Folk maravilloso. "Torch Song" es muy Tracy (como lo es también "Television Girl") y "Saying goodbye" muy David Gray.... Para mi es obvio en estos casos.... Temas estupendos, claro está. Sin contar el primer tema que es top, el resto es bastante homogéneo y mantiene un nivel notable, destaco para mi gusto la dylaniana "Days of insanity" y la belleza de "Master O'Connor" y sobretodo de la canción que cierra el disco, esa joya titulada "God bless America". Debut a tener en cuenta y artista a seguir la pista. 

JS Ondara - Tales of America (2019): 01.- American Dream/ 02.- Torch Song/ 03.- Saying Goodbye/ 04.- Days Of Insanity/ 05.- Television Girl/ 06.- Turkish Bandana/ 07.- Lebanon/ 08.- Good Question/ 09.- Master O’Connor/ 10.- Give Me A Moment/ 11.- God Bless America.

"With a Little Help From My Friends"

Con Ricky Gervais no hay medias tintas, o te gusta o no. Es un tipo peculiar, como su humor. Su no humor. Su calma, su desasosiego, su incómodo chiste sobre eso o aquello. A mí si me gusta, porque soy un fan del no-humor, de la dramedia. Me gustó "The Office" y me gustó "Extras", y me suele gustar casi todo en lo que participa, así que cuando me enteré de su nueva miniserie (seis episodios que no llegan a la media hora) que se emite a través de Netflix no dudé en darme una excelente maratón. Porque sí, porque "After Life" es notable y de una calidad fuera de dudas. Otra cosa es que no conectes con ese humor tan incómodo, y tan no-humor, casi que la serie no sabes si es un drama o una comedia, así que la etiquetamos como dramedia y nos quedamos tan panchos. Gervais es Tony, quién ha perdido a su mujer por un cáncer y anda perdido y hundido, su depresión le está llevando casi al suicidio pero poco a poco irá saliendo a flote... No hay nada en esta serie nuevo, pero está todo muy bien explicado. Muy bien definido. Una melancolía con brotes de positividad, y muchas verdades incómodas sobre la vida lanzadas sin miramientos. Algunas veces falla en el ritmo, a veces quiere ser tan ambiguo en esa dramedia que se pierde un poco, parece todo impostado, pero eso es en contadas ocasiones lo que la hace no ser una serie perfecta pero sin duda, es una de esas pequeñas series que se tienen que ver. No se la pierdan.


SON VOLT/ UNION (2019)/ THE 99

 

Sobrecogido y sorprendido me dejó el patito feo de Jay Farrar hace un par de años con aquel maravilloso artefacto de su banda Son Volt, llamado "Notes of Blue". Mr Farrar se sacó de la chistera un disco descomunal, una colección de canciones sobresalientes que en nada tenían que envidiar a las de su colega Tweedy con Wilco, el genio de la banda madre, Uncle Tupelo. Puede que el disco en cuestión sea el mejor trabajo de Jay Farrar y los suyos, a pesar de eso no lideraron las listas de ventas ni tampoco la de las revistas influyentes de aquel año, aunque algunos locos sí lo colocásemos entre nuestros favoritos del 2017. Con el recuerdo de aquel enorme artefacto nos plantamos delante de su nuevo trabajo, su "Union". De entrada el noveno disco de la banda no guarda ninguna sorpresa bajo la manga. Ni en lo bueno ni en lo malo. Siguen dándole vueltas a un sonido americano clásico, a un sonido propio que han ido limando y dotando de personalidad propia, mucha culpa de eso tiene la brutal voz de Farrar. Hay el country-rock clásico de la banda pero esta vez con un poso, un deje, al sonido depresivo y tristón de los noventa, al que dio pistoletazo Tito Neil y pusiese de moda las camisas de cuadro tipo leñador canadiense. Puede que ese regusto haga que las primeras escuchas no colmen del todo nuestras expectativas, eso y, claro, el recuerdo de "Notes of Blue". Aún así un servidor le dio media docena de vueltas y lo dejó en barbecho para recuperarlo hace a penas un par de semanas, cuando por arte de magia o alineación de los astros noté una mágica conexión, y Farrar me hizo suyo. Resulta que "Union" es un discazo descomunal de rock, sí, de rock, aderezado como quieran. En él está la esencia americana.


Son Volt - Union (2019): 01.- While Rome Burns/ 02.- The 99/ 03.- Devil May Care/ 04.- Broadsides/ 05.- Reality Winner/ 06.- Union/ 07.- The Reason/ 08.- Lady Liberty/ 09.- Holding Your Own/ 10.- Truth to Power Blues/ 11.- Rebel Girl/ 12.- Slow Burn/ 13.- The Symbol.

"While Rome Burns" es pura carretera y manta. Es conducir con la ventana abierta por carreteras secundarias a pleno sol. Es libertad y vida. Tema fantástico. "The 99" parece sacado de un disco de Neil Young con los Crazy Horse. Esas guitarras, esa cadencia salvaje, ese fluir entre atmósferas rockeras... Excelente. "Devil May Care" suena a noventa por los cuatro costados e incluso hay reminiscencias Springstinianas. La voz de Farrar es una delicia pero eso no es noticia pues en todo el disco deslumbra. "Broadsides" es un tema de blues-rock espectacular, muy de los setenta, como aquellos que se llevaban cuando el prog-rock nacía. "Reality Winner" es una de mis canciones favoritas del disco. Suena a Tito Neil, obviamente, y eso solo suma, pero como si las composiciones de Young fuesen interpretadas por Bonni "Prince" Billy... eso es lo que pasa por mi mente al escuchar este temón, y sólo puedo más que acurrucarme y aplaudir con las orejas. Maravilla country-rock. La canción que da nombre al disco es otra delicia. Bajada de revoluciones, delicatessen guitarrera... Llegados al ecuador tenemos que decir que la nueva colección de canciones de SonVolt no baja para nada el nivel, y a poco que le demos escuchas se irán destapando sus bondades. "The Reason" es muy Boss, "Lady Liberty" es directa, pura y sencilla, mientras que "Holding your own" se reafirma en  el sonido de una banda que a pesar de estar siempre fuera de la exposición comercial es necesario reivindicar. Seguimos bluseando hacía el final con "Truth to power blues"... Y del trío de canciones que cierran el disco cabe destacar lógicamente la última de ellas, "The Symbol". Antes deslumbraban con "Rebel girl" y seducían con "Slow Burns. dos canciones que de primeras me daban la sensación que bajaban un algo el nivel pero que con las escuchas me han acabado convenciendo. Farrar y sus Son Volt han acabado por entregar una digna continuación de su sobresaliente disco "Notes of Blue", confirmando que están en una gran forma. 

De manera sorprendente la película de Disney "Rompe Ralph" de 2012 me maravilló tanto por su excelente guión como en lo visual. Muy divertida y con mil y un guiños a la cultura gamer así que no fue demasiado extraño la llegada de una secuela, la cual pude visionar hace unos días. El resultado no es el mismo ni mucho menos. La decepción fue muy grande y puedo decir sin pestañear que la película me parece un bodrio. Visualmente está al nivel, no diré que no pero, claro, ya no sorprende. En cuanto al guión, pues es un poco lo mismo pero impostado y forzado, no funciona, no avanza con soltura. Existen muchos buenos momentos, de esos de detallitos y chistes que si no eres un freak no entiendas, así que para los  más pequeños se queda en nada, pues lo poco que hace gracia se les escapa. Se juega con el poder de Internet, de las grandes redes sociales, de twitter, google, amazon, eBay, los virus, las pop-ups, el youtube... y el cachondeito con Disney y sus productos, princesas y estrellas varias... todo eso podría haber sido fantástico pero realmente no consiguen lo que pretenden, y aburren y desesperan. Los últimos veinte minutos donde el virus cobra vida es un pastiche de dimensiones siderales además de poco original en lo visual ya que bebe demasiado de por ejemplo Los Cazafantasmas. Si lo pensamos detenidamente toda la película es un corta y pega de ideas mal enganchadas y mal resueltas. Supongo que la taquilla fue excelente, e incluso que se estén pensando una tercera entrega.. pero aquí hay demasiadas ideas recauchutadas, demasiado prestado, demasiado ya visto. Poca o ninguna originalidad. Siento decirlo pero este film me parece una tremenda decepción. Una mala película que para nada recomiendo.