Siempre hay ganas de realizar la primera reseña del año y comenzar a probar los nuevos discos que se nos viene encima, más aún si dicho disco es del enfant terrible Ryan Adams. Lo peligroso del tema es que precisamente se trata de él, geniecillo de culo inquieto y capaz de realizar joyas atemporales como auténticos pastiches representativos de décadas pasadas. Soy muy fan de Ryan Adams, lo reconozco, pero matizo que lo soy de aquel Ryan Adams de Whisheytown, de sus primeros trabajos ya sea "Hearbreaker" (aún hoy su mejor disco) y "Gold", y por supuesto de su faceta más americana/countril", lo que vendría a ser "Cold Roses", "Jacksonville city nights" y "Ashes and Fire". No me gusta tanto (y a veces nada) cuando le da por "ochentear" o ser más comercial, tal vez por eso no caí rendido a sus pies con el aplaudido y celebrado "Ryan Adams" del 2014 y mucho menos con su nuevo disco: "Prisoner" que oficialmente aparecerá en Febrero pero que ya hemos podido escuchar todos mediante diferentes vías y métodos (tranquilo Ryan, compraré tu disco, aunque sólo sea por el afán completista). Seré sincero, no le he dado todas las escuchas necesarias para realizar una crítica con cara y ojos, he preferido hacerla ya para no estar intoxicado por lo que leeré sobre el disco de aquí en adelante. Son mis primeras impresiones, mis primeras sensaciones y a pesar que el disco con las sucesivas escuchas me va atrapando, tiene ese sonido típico ochentero que particularmente no me convence, ese sonido que muchos artistas de hoy han recuperado, desde el propio Adams al mismísimo Springsteen. El propio Ryan admite estar influenciado en la creación de las canciones por su reciente divorcio con Mandy Moore e inspirarse en el sonido del Boss de los ochenta, y en los de la ELO, AC/DC y bandas heavy/gay permanentadas, para qué negarlo no? si es evidente. Pues bien, ese sonido me tira para atrás, pero es lo que ha decidido el geniecillo de Jacksonville y lo aceptamos, lo escuchamos y nos dejamos embaucar o no. 

Ryan Adams - "Prisoner (2017)": 01.- Do You Still Love Me/ 02.- Prisoner/ 03.- Doomsday/ 04.- Haunted House/ 05.- Shiver And Shake/ 06.- To Be Without You/ 07.- Anything I Say To You Now/ 08.- Breakdown/ 09.- Outbound Train/ 10.- Broken Anyway/ 11.- Tightrope/ 12.- We Disappear.



El primer adelanto del disco es también el tema encargado de abrirlo. "Do you still love me?" desde el principio deja bien claro de qué va a ir esto, a qué va a sonar. Su organillo a lo "Whitesnake" le delata y le reafirma. La épica ochentera radiable aparece aquí orgullosa de serlo, y el tema, aunque fuera de mis sonidos favoritos es un buen tema, no diré que no, para qué negarlo?. El solo de guitarra central tiene ese toque de heavy-rock mariconcete de la época y de eso pasamos al tema que da nombre al disco, que es muy Adams aunque vestido con arreglos ochenteros, muy Springsteen porqué no decirlo también. Un tema correcto que tampoco pasará a la historia. con una guitarra a lo Johnny Marr aunque algo adormilada. Es un sí pero no, un está bien pero no mata, un lo escucho ahora pero no lo volveré a pinchar de aquí a tres meses..... Más épica springstiniana con "Doomsday", percusión enlatada (que aborrezco) y una estructura compositiva que me lleva a tiempos de hombreras, tejanos de colores y zapatillas J-hayber (para olvidar). "Haunted house" podría estar en "Demolition" perfectamente, algo de ese disco hay aquí, algo sí, pero poco. Y en "Shiver and shake" vuelve a aparecer la alargada sombra del Boss....... del Boss que ni fú ni fá, del Boss que no me da trempera........ Y a todo esto llegamos al ecuador del disco con otro single de adelanto, con "To be without you", y qué queréis que os diga, pues que es el mejor tema del disco. Sí señor, es un temazo, porque Ryan sabe hacerlos, muchos y muy bien, aunque aquí también ha tirado de "inspiración ochentera" pero esta vez del más grande (perdóname Bob), de Tito Neil, del Young ochentero o más bien del de principios de los noventa, de aquel delicioso sonido de "Harvest Moon", y es que Ryan tampoco ha escondido nunca que ama a Neil Young sobre todas las cosas (y quién no!). Y con este tema me reconcilio con el disco de Adams y me lo miro con otros ojos.... y después de eso "Anything I say to you now" me devuelve a la cruda realidad. Ochenterísmo radiofónico!!!! pero bien entendido... de cuando la radio era la radio, y de cuando se escuchaba buena música en ella. Este tema sí me gusta, con esas guitarras que recuerdan a Marr o Buck.... y mucho. Ya digo que el disco con las escuchas gana, seduce, engatusa, convence? eso ya se verá, pero desde luego, gustos y manías a un lado, no estamos ante un mal disco pero tampoco ante una obra maestra. Y no me voy a enrollar mucho más porque con las escuchas que llevo tampoco da para más. Sí quería destacar de lo que queda algún tema, en concreto dos: "Breakdown" y "Tightrope", que me los imagino a ambos con otros ropajes más acústicos y countrescos y me da la sensación que serían tremendos. Cierra con la U2-Bonera "We disappear" Ryan sin pena ni gloria, un disco interesante, con algún que otro destello pero algo decepcionante. 

*post aparecido originalmente en Exile SH Magazine por Nikochan

La sensación de que el cine español está cambiando es clara. Siempre se hicieron buenas películas pero los estilos más o menos se repetían, dominando la comedia absurda e idiota aunque, de esas no nos libramos. Últimamente existe la tendencia a americanizar el cine español con films policíacos, thrillers que les llaman, con factura técnica impecable y hechuras jolibudianas. La película que nos ocupa, "Toro", es un claro ejemplo de ello. El film dirigido por Kike Maíllo está plagado de buenas intenciones y grandes ideas (aunque más vistas que el tebeo), hay un guión solvente, unas actuaciones notables (a pesar que Mario Casas protagoniza el film) y escenas violentas a lo "japo", pero después de ver el film uno tiene la sensación de que le falta algo, que tal vez los acabados podrían ser mejores, pues hay en ocasiones sensación de corta pega. Mario Casas, Luis Tosar y José Sacristán protagonizan el film. El primero consigue que se le entiendan las cuatro frases que dice, y más o menos convence con su papel. El segundo, Tosar, en su línea. Es decir, papel que le viene que ni pintado, secundario de lujo, etc, etc... que salga él en un film es sinónimo de calidad. Y finalmente, Sacristán como el malo malísimo. Lo hace muy bien pero le falta un toque más hijoputesco/sádico. La pega, es que con ese guión, más visto que el tebeo todo debería fluir mejor y nunca consiguen que nos creamos la historia, tal vez por el ritmo, tal vez por parecer estar hecha a retales.... Mejorables son las secuencias violentas y las de acción, mejorable es la venganza.... Bueno, que como dije había muy buenas intenciones pero al final se queda, en mi opinión, en aprobado justito, como serie para HBO le vería mimbres (incluso en los créditos) para cuando una serie de esa guisa?, de todas formas se agradece el intentar desmarcarse de apellidos autonómicos. 

01.- Hearbreaker (2000)
02.- Gold (2001)
03.- Cold Roses (2005)
04.- Love is Hell (2004)
05.- Ashes and Fire (2011)
06.- Jacksonville City Nights (2005)
07.- Demolition (2002)
08.- Ryan Adams (2014)
09.- Cardinology (2008)
10.- Easy Tiger (2007)

Televisivamente un servidor no podía comenzar el año de mejor manera. La serie "Dirk Gently's Holistic Detective Agency" es un caramelito envenenado y desvergonzado. Es una loca serie con deliciosos toques pop aderezados con absurda y delirante fantasía que por si no lo sabíais llega de la mano del escritor y guionista Douglas Adams que tiene en su haber guiones de la mítica serie "Doctor Who", la genial "Guía del autoestopista galáctico" y esta serie de novelas pasadas ahora a televisión que responden al nombre de "Dirk Gently". Otro acierto de Netflix, pues esta serie es otra exclusiva más, otra serie de fantasía/ciencia-ficción pues esos temas le sientan muy bien a esta gran plataforma televisiva. Max Landis (hijo del mítico Landis) es el encargado de llevar a cabo la difícil tarea de llevar a la pequeña pantalla las historias de Adams, y la verdad es que consigue sobradamente engatusarnos y engancharnos con la ayuda de un gran guión, un ritmo electrizante, una fotografía pop y una genial banda sonora obra de Cristóbal Tapia de Veer que ya hizo un estupendo trabajo con "Utopía", por cierto, con dicha serie gasta más de un parecido pero sin tanta violencia... así que, avisados estáis. Prefiero no destripar mucho de la historia, más que el "todo está conectado casualmente o no" centra toda la historia, de un detective y su grupo de ayudantes, en una historia donde los saltos en el tiempo, experimentos científicos y personajes y situaciones extravagantes se entremezclan para dar un cocktail demoledor donde sus protagonistas: Samuel Barnett y Elijah Wood, brillan como nunca. Como curiosidad, el director Paco Cabezas que ya dirigió episodios de "Penny Dreadful" firma un par de capítulos. Así que.. no tenéis excusa, esta serie es una bendita locura, adictiva, divertida, absurda..... Necesito ya la segunda temporada!!!


DAVID BOWIE/ STATION TO STATION (1976)/ GOLDEN YEARS

 

No es descabellado pues decir que "Station To Station" es el eslabón perdido entre el soul elegante y el sudoroso funky de "Young Americans" y el introvertido viaje plástico y metafísico de "Low" y el resto del periplo Berlinés. (Addison de Witt, en Station to Station para Rock &More)

Una vez muerto y enterrado Ziggy Stardust, y después de un periodo de titubeos en el que sin duda Bowie estaba plantando la semilla de un nuevo sonido, periodo que abarcaría desde aquel mítico pero irrelevante "Pin Ups" hasta mi amado "Young Americans", llega en 1973 el disco que hoy queremos rescatar en el Exilo, un disco fenomenal que curiosamente nunca ocupa los primeros puestos entre los seguidores de Bowie pero que siempre en conversaciones acaba aflorando como lo que es, un gran disco, porque "Station to Station" es más que el nacimiento de "El Gran Duque Blanco", otro alter ego descomunal del Camaleón, otra piel más, otra reinvención. Es mucho más que todo eso, y es diferente, y no sé si mejor pero sí de una calidad pasmosa. Fue su décimo disco de estudio y en las pocas canciones que lo componen podemos observar como va del soul y funk saboreado en "Young Americans" a sonidos más "berlineses", con algún que otro sintetizador de más pues Bowie siempre ha estado en la vanguardia sonora y camino del krautrock con el que seguramente se obsesionó y dio lugar a la ya tripleta bautizada como "época berlinesa". Después de la mega gira acabó Exiliado voluntariamente en Suiza, luego a Berlín donde vivió una temporada con la Iguana Iggy, relación que dio lugar a los dos mejores discos, los dos primeros de Iggy, como no, junto a Bowie, hablo de "The Idiot" y "Lust for life", y además gracias a la Iguana acabó conociendo y trabajando con Brian Eno, un auténtico genio en la producción, pero esa ya es otra historia, historia que acabó en forma de "Low" y "Heroes", dos POMS absolutas. Como digo esa es otra historia y no las que hoy nos ocupa pues quería hablar de "Station to Station", el disco bisagra entre Ziggy y Berlín. Una genialidad que estando en medio de todo quedó algo eclipsada, en la sombra. Para nada menor. Vamos pues con este discón de Bowie.


David Bowie - "Station to Station" (1976): 01.- Station to Station/ 02.- Golden Years/ 03.- Word on a Wing/ 04.- TVC15/ 05.- Stay/ 06.- Wild is the Wind

La idea de "The thin white Duke" venía de su aparición en el film "El hombre que vino de las estrellas", film de culto de ciencia-ficción británica dirigido por Nicolas Roeg. Para el disco no contó con Visconti que había vuelto a su entorno pero sí que siguió contando con los músicos Carlos Alomar, George Murray y Dennis Davi quienes ya habían colaborado con Bowie en "Young Americans" y en cuanto a la producción, a pesar de que oficialmente consta Harry Maslin es sabido y conocido que Bowie fue el productor de casi todo lo escuchado creando una rutina de trabajo junto a los músicos nombrados que llegó si no me falla la memoria hasta el mítico "Scary Monsters". En cuanto a las canciones, estamos ante algo muy grande. Aunque pocas, solamente seis, estamos ante uno de los grandes trabajos del Camaleón. Hasta la llegada de "Black Star", "Station to Station", la canción, tenía el récord de duración de una canción de Bowie. Y hablamos de un temón increíble, misterioso e hipnótico. Con una melodía inicial rockera adornada con sintetizadores y una voz y un ritmo que apuntaba directamente a "las cabezas parlantes" de Byrne sobretodo de la mitad hacia a delante pues hablamos de una canción río que tenía esa especie de rock progresivo en su ADN. Una canción difícil de catalogar en la que una vez te has metido no te abandonará jamás. "Golden Years" es un tesoro, una joya mágica. Un funky souleado que en la voz de Bowie toma tintes épicos y bellos, con ese ritmo sexi y endiablado.... "Golden years, gold whop whop whop.. Golden years, gold whop whop whop.. . Run for the shadows, run for the shadows, run for the shadows... ". "Word on a wing" es la tercera canción y la encargada de cerrar la cara A, con un piano precioso y la voz de Bowie haciéndonos tocar el cielo. Precioso tema que invito a cualquier ser humano a redescubrir, otra vez cuando entona el estribillo recuerda a las bellas baladas de David Byrne. Para abrir la cara B, Bowie se guardaba un as en la manga, "TVC15" es otro hit imbatible del Camaleón, otra de mis favoritas, puro Bowie, pura carne de frecuencia modulada... "Transmission, Transition,Transmission.. Oh my T V C one five, Oh OH, TVC 1-5 !!!. Percusión africanada y riffs de guitarra punzantes y funkis fruto de ir hasta las cejas de coca en su grabación como cuenta la leyenda para abrir "Stay" que curiosamente marcaría un estilo que muchas bandas explotarían durante los siguientes años. Y para cerrar una de esas canciones que nos dejan el corazón como un guiñapo, un increíble tema al alcance de muy pocos. "Wild is the wind" es otra POM de Bowie. El único de los seis temas que no están escritos por Bowie y que se inspira en esa dama de la canción que es Nina Simone. Nada más que decir, no hay mejor canción para cerrar un disco: Like the leaf clings to the tree. Oh, my darling, cling to me. For we're like creatures in the wind, and wild is the wind... Wild is the wind.... .


*Post aparecido originalmente en EXILE SH Magazine por Nikochan 

Me voy a mojar y voy a reivindicar al Brad Pitt actor. Sí, creo que lo es aunque tampoco digo que sea Dustin Hoffman. Lo que pasa es que su guapura y sus malas elecciones le lastran. En "Babel" está muy bien aunque tampoco es un papel muy exigente, y está ayudado por un guión y una dirección perfectas de la mano de Alejandro González de Iñárritu, uno de los más interesantes directores de los últimos años: Amores Perros, 21 gramos, Babel, Biutiful, Birdman, The Revenant.....  Una gozada siempre que él está detrás de un proyecto. Para no liarme robaré un poco de sinopsis en la web: Ambientada en Marruecos, Túnez, México y Japón. Armados con un Winchester, dos muchachos marroquíes salen en busca del rebaño de cabras de la familia. En medio del silencio del desierto, deciden probar el rifle, sin conocer el alcance de la bala. En un instante, entran en colisión las vidas de cuatro grupos de personas que viven en tres continentes distintos. (FilmAffinity). Es sin duda "babel" un gran film, de esos que dejan huella, de esos films de los que inicialmente no esperas nada y acaban dejándote con los ojos como platos con sus diferentes historias conectadas por detalles aparentemente minúsculos. Es una historia compleja, dura, realista, y a la vez hermosa. Un film ambicioso y crítico con el estado del mundo actual, un film sensacional que al fin pude ver y disfrutar. No quiero destripar nada (estoy intentando contenerme) así que no seguiré escribiendo porque la acabaré contando. No sólo recomiendo este film sino toda la filmografia completa de este monstruo  mexicano que es Iñárritu. 

El año que recientemente nos dejó, nos trajo un nuevo disco de sus Satánicas Majestades. Un muy buen disco que ha curado heridas pero no ha despejado dudas pues muchos seguimos pensando que la fuente de la creatividad stoniana se secó hace mucho tiempo, haciendo aún más válida la vieja afirmación: "el último gran disco de los Stones es Tatoo You". Sí, en esas estamos aunque, la verdad, "Blue and Lonesome" sea un artefacto más que notable. Lo Stones han sobrevivido a un 2016 negro, siguen vivos y coleando, y Jagger, que sabe ya más por viejo que por diablo, se ha hecho el jefe absoluto de la banda (si no lo era ya) y dándole "peixet" a Mr Rock Keith para realizar su sueño de hacer un disco de blues, ha tomado todo el protagonismo. Es un disco de Jagger donde tocan los otros Stones, de eso no me cabe duda. Dicho esto, el disco es un despelote. Los Stones bordan viejos blues de Dixon, Reed, Taylor, Wolf, Walker.... Y lo hacen poniendo su sello. Divirtiéndose y haciéndonos disfrutar como hacia tiempo que no lo hacían aunque sigue la comidilla que este es un "disco capricho" y que incombustibles están grabando un disco nuevo, tal vez el último, que seguiría la estela de " A Bigger Band", que por otro lado, no estaba nada mal. Cuentan que después de las giras se juntaron los abuelos a exponer ideas y tocar algo juntos por si salía algo bueno pero no salió, o dicen que no salió. En esos ensayos donde no dieron con la tecla, comenzaron a tocar blues y más blues para ver si les visitaba la señora "inspiración" pero la única visita fue la de manolenta Clapton quién también aparece finalmente en los créditos del disco. En tres días lo Stones se ventilaron un disco que ha vuelto a colocarlos en el número uno de ventas, a sus setenta y muchos.... casi ná. Sobre el disco propiamente dicho tengo poco que decir pues es un disco de versiones, si bien no muy conocidas, si de grandes leyendas como dije pasadas por el filtro de Jagger quién está inconmensurable, su voz y su armónica. Keith sigue siendo el puto amo, Charlie está niquel y Ron... sigue igual de canalla y de bueno. Son los Stones, coño, qué esperábamos? Entrar en el disco canción a canción me parece una absurdez y una pérdida de tiempo, todas las canciones tienen su miga aunque un servidor tiene sus favoritas, claro está: Just your fool, Commit a crime, All of your love, Ride 'em on down y Hoo doo blues, por ejemplo me parecen sobresalientes, el resto del disco? pues a ese nivel no, pero casi, un peldañito por debajo. Un despiporre. Y nada más, me gusta que los Stones saquen disco, me gusta que salgan de gira y más aún que digan que pasarán por BCN, y aún me gusta más que se saquen de la manga un disco de blues y descoloquen al personal. Como siempre, sus Satánicas Majestades al rescate de la música....

The Rolling Stones - "Blue and Lonesome" (2016): 01.- Just Your Fool/ 02.- Commit A Crime/ 03.- Blue And Lonesome/ 04.- All Of Your Love/ 05.- I Gotta Go/ 06.- Everybody Knows About My Good Thing/ 07.- Ride ‘Em On Down/ 08.- Hate To See You Go/ 09.- Hoo Doo Blues/ 10.- Little Rain/ 11.- Just Like I Treat You/ 12.- I Can’t Quit You Baby.

8-1-1947 // 10-1-2016