Andrelo tiene tanto talento como grande es su bocaza, es por eso que tiene tantos seguidores como detractores no dejando a nadie indiferente. Particularmente me considero seguidor absoluto de Calamaro, desde sus inicios en solitario, su paso por Los abuelos de la nada, los geniales Rodriguez y por supuesto su última época en solitario, aunque en esto tengo que matizar un algo pues hubo un momento de locura, un momento donde Andrés además de dejar de excitarle cagar en el mar decide ir contracorriente como su querido salmón con la publicación de un quíntuple disco de rarezas, caprichos y alguna gran canción, un disco totalmente indigesto que nos dejó la sensación de habernos tragado una bolsa de cemento. Quién puso algo en su vaso? el que hable que mienta. Allí con el "Salmón" le perdí la pista hasta su maravilloso directo, aquel "El regreso" que me reconcilió con su arte, con su magia y con su espléndido cancionero, además claro del estupendo "El cantante" que sin tener el mojo sí era un notabilísimo disco. Claro está que un tipo que es capaz de escribir canciones tan gloriosas como "Estadio Azteca", "Mi enfermedad", "Alta suciedad", "Palabra más, palabras menos", "Crímenes perfectos", "El día de la mujer mundial", "Engánchate conmigo", "Los aviones", "Sin documentos", "Clonazepán y circo"... bueno, podría citar tantas y tantas.... nunca puede dejar indiferente a nadie. El bonaerense es un genio, un loco que se dio cuenta que el tiempo es muy poco y que ha decidido vivir porque tiene muy poco que decir...

La etapa "Rodriguez" con sus tres magníficos discos de estudio y sus dos primeros en solitario hasta "Honestidad Brutal" son francamente imprescindibles. "Buena Suerte" (91), "Sin documentos" (93) y "Palabras más, palabras menos" (93) forman una tripleta mágica, un trocito de la historia de rock en España, tres grandiosos discos se pongan ustedes como se pongan... y joder, el doble "Honestidad Brutal".. pues eso, es brutal, sin más. En medio de todo esto Andrés Calamaro firmó tal vez su obra maestra, su POM que dicen algunos, ese disco que conjuga el talento con el aplauso unánime de crítica y público, sin duda un disco redondo, casi irrepetible por el firmante, hablo claro de "Alta Suciedad" que desde su portada "dylanesca" hasta su última nota nos presenta a un Calamaro en estado de gracia, mostrando orgulloso todo su repertorio, toda su clase para dejarnos con el culo prieto. Un disco al que siempre acabo volviendo, un disco maravilloso que merecía pasearse por el Exilio y además, aunque muchos no lo sepan, no es el primer disco en solitario de Andrelo, sí su primer disco en solitario de los noventa (el primero post-Rodriguez), no es el primero, es el quinto, antes disfrutamos (algunos) con "Hotel Calamaro" (1984), "Vida cruel" (1985), "Por mirarte" (1988) y "Nadie sale vivo de aquí" (1989). Si podéis escuchar su primera etapa acabaréis entregados a él, a su clase, a su ingenio, a su rock. Vamos pues con la "Alta suciedad" de Andrelo que nos golpea en el culo, golpea y nada más.


Después del "Hasta luego" con los Rodriguez a Calamaro se le presentaba todo un nuevo y excitante mundo a sus pies donde podía hacer lo que le diese la real gana y desarrollar a sus anchas todo su universo creativo. Decidió grabar en la Gran Manzana con el productor Joe Blaney y darle a sus nuevas canciones un sonido americano. Los acompañantes de Andrelo eran auténticos dinosaurios, gente que había grabado con Lennon o Tom Waits, gente como Steve Jordan, Chuck Rainey y Hugh Mc Cracken, todos ellos muy grandes y muy caros, sumados al productor y al estudio.... Andrelo grabó en dos semanas y se ahorró una buena cantidad de dólares, el resultado como comprobamos después no se resintió y personalmente creo que salió reforzado pues se nota cierta frescura y espontaneidad en los temas. Las canciones rompen con su antiguo sonido y se abren a muchos otros, la verdad es que toca todos los palos: rock, funky, pop beatleliano, ranchera, sabinadas, soul, popazos, baladones y deliciosas frikadas... Sí, Calamaro al cuadrado todo en uno. El disco da su pistoletazo de salida con riffs ardientes, contundentes y sin florituras. "Alta Suciedad" es un tema rock increíble, En "Todo lo demás" Calamaro se luce con una letra repleta de dobles sentidos, romanticismo argentino, y bajo esa capa de optimismo una tristeza supina. Delicioso tema: ".. puedo presumir de poco porque todo lo que toco se rompe...". El disco está repleto de grandes temas como este "Donde manda marinero", el único que, tal vez, recupera claramente el toque "Rodriguez". Y entonces llega el subidón del disco, clase por doquier, genialidad por todos los costados. "Loco" es un tema sencillo con unos arreglos, unos coros y un bajo descomunal... puro single radiofónico y seguidamente nos remata con "Flaca" y la partida es suya. Estamos ante un himno del desamor, un tema maravilloso grabado a fuego en mi corazón pues por aquella época yo también sufrí alguna puñalada trapera. Cuando llega "Quién asó la manteca?" estamos entregados totalmente al disco y a Andrelo, pero este tema además de ser uno de mis favoritos muestra claramente el nivel de la banda que le acompañó en la grabación. Sin disimulo alguno el espíritu de Bob está presente, a veces podríamos acusarle de plagio pero como él muy bien dice, el delito sería no copiar a Dylan. "Media Verónica" cierra magistralmente la primera parte del disco, poesía del desamor.

La Sabiniana "El tercio delos sueños" es la encargada de abrir la segunda mitad del disco. Nada que no hayamos escuchado antes más y mejor, tal vez, lo único interesante es demostrar que puede hacer un tema de Joaquín con los ojos cerrados. Y de Sabiniana a Lennoniana, pues "Comida china" tiene mucho de John, de sus arreglos (siempre magníficos) y de sus letras extrañas y descarnadas. La frikada de "Elvis está vivo" confirma que en esta segunda parte Calamaro se destapa con sus experimentos, no le sale mal el invento, canción divertida y pegadiza. Por suerte llegan dos temazos como la copa de un pino. Primero el rock clásico de "Me arde" que vuelve a la esencia Rodriguez y segundo, la magistral "Crímenes perfectos", puede que sea el mejor tema de este disco, emocionante poesía con un piano superlativo. La paranoia no podía faltar en un disco de Calamaro, y nos llega con "Nunca es igual", un tema larguísimo, medio reggae medio rapeado que nos habla de drogas y que tiene por en medio un recitado de Antonio Escohotado. Finaliza con la tristona "El novio del olvido" que cumple con creces la función de bajar el telón. Sin duda "Alta suciedad" es el  mejor disco de Andrelo, una obra redonda, atemporal, su obra maestra llena de canciones impresionantes y con mucho de autocontrol por su parte antes de la diarrea creativa en la que se vio inmerso.

Andrés Calamaro - "Alta Suciedad" (1997)
8,5/10
01.- Alta suciedad/ 02.- Todo lo demás/ 03.- Donde manda marinero/ 04.- Loco/ 05.- Flaca/ 06.- Quién asó la manteca/ 07.- Media Verónica/ 08.- El tercio de los sueños/ 09.- Comida china/ 10.- Elvis está vivo/ 11.- Me arde/ 12.- Crímenes perfectos/ 13.- Nunca es igual/ 14.- El novio del olvido.



*Post aparecido originalmente en EXILE SH MAGAZINE por Nikochan
PRINCE Rogers Nelson (7-6-1958 // 21-4-2016)

El director Alejandro González Inárritu venía de ganar el Oscar a mejor director por Birdman, film que por cierto todavía tengo en espera, como director y como guionista, claro. La verdad es que sin ver esa película pienso que ya lo merecía antes por otras tantas películas que me han hecho disfrutar, no sé si Oscar o no Oscar pero desde luego films como "Amores Perros", "21 Gramos", "Babel" e incluso "Biutiful" valen su peso en oro, así que podemos decir que estamos ante uno de los directores/guionistas a los que hay que seguir y tener muy en cuenta en nuestros días, por eso la llegada de The Revenant con la estrella Leonardo DiCaprio (estrellón, muy guapetón aunque con cierta facilidad para cogerse unos quilitos y desde luego mejor actor de lo que medio mundo piensa) y otro Oscar como mejor director hacían indispensable su visualización. Pero no sólo de DiCaprio puede presumir este film, hay otros dos actores al alza que serán los mejores en un futuro no muy lejano. Primero, mi debilidad: Tom Hardy, impresionante siempre; y segundo el pelirrojo Dohmnall Gleeson (al que hace poco vi en Ex-machina), otro crack. Premios para presumir no le faltan a la película, al fin lo obtuvo Leo aunque tampoco creo que sea el film donde más lo merecía y lógicamente la película se llevó el de fotografía, aquel que la vea no pondrá en duda que lo merezca. "The Revenant" es un film de aventuras, un western de supervivencia, venganza y mucha fe, amén. El bien y el mal, aquello que es justo, y el amor que nos proporciona la energía para seguir adelante sean cuales sean las dificultades, en nuestro caso un Oso.... DiCaprio se pasa media película arrastrando sus piernas cual zombie... dispuesto a reclamar venganza. Desde luego, la historia no es un prodigio de originalidad, es una adaptación de una novela o eso creo y además una historia real o eso dicen, y su mayor valor es como está contada y lo bella que resulta. Largo metraje, ritmo lentísimo pero que en cierto modo nos seduce e hipnotiza, tal es la belleza de las poéticas imágenes que al final me deja una sensación de vacío, de no llegarme al alma, de mero espectáculo visual que desde luego es espectacular, pero le falta rabia, le falta tensión. La banda sonora es de esas que echábamos de menos, y que nos hace entrar en esa extraña y atrayente atmósfera. Al final a uno le da la impresión de que se ha apuntado muy alto y se ha errado el tiro, demasiados demasiados... para no sacudir nuestro corazón. Buena película? Sí, pero no sobresaliente. 

Sí, en el mundo de los videojuegos también hay un sector indie, una serie de programadores que van a su bola, a los que no les importa "lo comercial" y que tienen grandísimas y originales ideas como la que hoy nos ocupa, la de "Firewatch". Vamos a ver terrícolas, si os dicen que vais a pasaros horas y horas jugando a un videojuego donde te metes en la piel de un guardia forestal, no os lo creeríais, pero sí, así es. "Firewatch" es distinto, es muy bonito y adictivo, y además te sumerge en la historia totalmente, en eso hay un problema o no. El juego de momento está únicamente en inglés y aunque hay subtítulos (también en inglés si se necesitan) aquel que no tenga un nivel más o menos decente del idioma pues no podrá disfrutar al cien por cien de este maravilloso artefacto. El juego creado por el estudio de San Francisco "Campo Santo" puede ser jugado tanto en PS4 como en PC, y estamos ante una ventura en primera persona, con mucha letra, mucha calma, mucho de andar a nuestra bola por el bosque investigando, descubriendo lugares, intentando no perdernos gracias a los mapas y la brújula y maravillándonos con las vistas, todo con una estética tipo cel-shading, y mucho diálogo, mucho mucho.... Somos Henry y trabajamos de guarda bosques en Wyoming, estamos de retiro por un problema personal (esto os dejo que lo descubráis vosotros) y nos comunicamos únicamente con nuestra supervisora por walkie-talkie. Ella es la encargada de darnos tareas y guiarnos por la aventura durante días y semanas.... Y ... sí, hasta aquí puedo explicar. Si tenéis posibilidad de jugarlo, hacerlo sin dudar. Os relajáis, os dejáis caer en el sofá, tomáis el mando y a disfrutar de la experiencia. Juego fantástico.


Como viene siendo habitual la serie The Walking Dead de AMC que por aquí programa el canal Fox divide sus temporadas en dos partes de ocho episodios cada una, la primera parte de la sexta temporada me dejó más bien frío. Eran episodios tediosos que mareaban la perdiz intentando ganar tiempo para la llegada de uno de los malos malísimos del cómic, NEGAN. En esa primera temporada no apareció, nos aburrieron con Alejandría, la falsa muerte de Glenn y personajes insulsos que no aportaban nada a la historia. Era la primera vez que en mi mente se asomaba la idea que la serie comenzaba su declive, y con ese regusto amargo esperé pacientemente la llega de la segunda parte de la temporada seis. Cuando vi su primer episodio, es decir el noveno pensé que todo se recolocaba en su sitio, había acción, muertes, sangre, pérdida de un ojo.... lo tenía todo todito y me frotaba las manos pensando lo que llegaría a sabiendas de como en el cómic la historia se iba abriendo paso. Pero como viene siendo habitual nos dan una de cal y cuatro de arena. Volvieron a marear la perdiz, haciéndonos querer a cada segundo que Negan apareciese pero Negan asomó la cabeza sólo durante los últimos 10 minutos finales en uno de esos cliffhangers antológicos que nos desesperan. En el cómic Negan mataba a Glenn para dar una lección al grupo de Rick, aquí no lo sabremos, al menos hasta la siguiente temporada en Octubre.... desde la pérdida del ojo, hasta Negan con Lucille.... los guionistas nos marean y aburren y además desdibujan a algunos personajes como Daryl, Michonne y sobretodo Carol. Es curioso que ni Daryl ni Carol aparecen en el cómic pero de ahí a volverlos tan insulsos... no sé... La gracia está en adivinar quién morirá entre el siguiente ramillete de personajes: Rick, Aaron, Abraham, Eugene, Glenn, Sasha, Maggie, Daryl, Rosita, y Carl. Si nos ponemos a adivinar, Negan no mata ni a mujeres ni a niños, o eso dicen, así pues nos queda Rick, Aaron, Abraham, Eugene, Glenn y Daryl. De esos, Rick seguro que no, y nos quedan entonces cinco posibles candidatos. No creo que ni Aaron ni Eugene sean elegidos pues entonces ese cliffhanger acabaría en patraña, tiene que ser alguien con más gancho.... pero que sea Daryl o Gleen me resultaría sorprendente y raro, primero porque a Glenn ya se lo habían fundido y al final no fue así, y a Daryl... joder, con los fans que tiene no lo creo aunque en el cómic no sale. Mi apuesta es Abraham porque durante toda la temporada se han centrado en humanizarlo, en cambiar su pensamiento y darle una vía para al menos intentar ser feliz, luego está el hecho de que en el cómic a quién atraviesa una flecha de ballesta es a él, y si no lo mata Negan porqué no haber dejado que muriese como en realidad murió? y luego está que Negan se refiere con sus últimas palabras a un hombre y de qué forma aguanta los golpes.... mi apuesta es Abraham. De todas formas este debate y la aparición de Negan es lo único bueno que sacamos de esta temporada. 



THE I DON'T CARES/ WILD STAB (2016)/ OUTTA MY SYSTEM

 

"I’m back if you’ll have me..."

A estas alturas no creo que haga falta presentación alguna de Paul Westerberg, genio y figura, maestro compositor desde los ya lejanos y para algunos añorados ochenta. Líder de los ya extintos The Replacements, firmantes de obras maestras como "Hootenanny", "Let it be" y "Tim". Y tal vez la única pega posible que podríamos ponerle, además de la de no resucitar a los Replacements, sea la de tener una carrera como solista donde a mi entender ha faltado un disco de gran categoría pues de sobresalientes canciones..., de haberlas haylas, a cascoporro y siempre. Reconozco haber entrado en el universo Westerberg tarde pero ya os digo que he sabido ponerme al día, y a día de hoy le adoro y le necesito, sea con Replacements o sin ellos, además creo encontrar cosas suyas en el ochenta por ciento de bandas que me gustan, su influencia es avasalladora y resulta esencial para comprender el rock de nuestros días. Todo empezó en mi caso con "Let it Be" de 1984, un disco de esos que forma parte del ADN de mi querido archienemigo Guzz, quién me lo descubrió, quién me abrió la mente y al que le estaré eternamente agradecido. Si queréis saber más sobre el disco, allá en el Exilio ya hizo Don Guzz una magnífica reseña sobre "Let it Be". Claro que Westerberg, es mucho Westerberg, y como a los grandes de verdad es bueno nunca olvidarlos, nunca enterrarlos ni dejarlos de lado pues cuando menos te lo esperas sacan un disco de esos que te vuelan la quijotera, como el que este 2016 nos ha entregado junto a Juliana Hatfield, veterana en esto del indie-alternative pop-rock desde los noventa. Un disco bajo el nombre de un nuevo proyecto, el de "The I Don't Cares", un dueto, una magnífica colaboración donde lógicamente Westerberg toma el mando y Hatfield aunque en segundo plano resulta esencial para ese sonido tan de siempre, tan fresco, tan necesario. Y bueno, hablaremos enseguida de "Wild Stab" que ya os digo es uno de los discos del año como bien saben en "Rock and More", "Espacio Woodyjaggeriano", "Río Rojo", y en "Mi Tocadiscos Dual", lugares del ciberespacio a los que siempre hay que acudir, de indudable gusto e incontable sabiduría musical. Maestros a seguir. Así pues, todo lo que diga será poco, y mucho menos mejor; pero decir diré la mía porque el disco lo merece, al ser de esos que dejan huella, poso o simplemente un inolvidable sabor de boca. "Wild Stab" es todo lo que estaba esperando sin saberlo todavía. 


The I Don't Cares - "Wild Stab" (2016)01.- Back/ 02.- Wear Me Out Loud/ 03.- Born For Me/ 04.- 1/2 2P/ 05.- Sorry For Tomorrow Night/ 06.- Dance To The Fight/ 07.- Kissing Break/ 08.- Just A Phase/ 09.- Outta My System/ 10.- Need The Guys/ 11.- Love Out Loud/ 12.- King Of America/ 13.- Little People/ 14.- Whole Lotta Nothin’/ 15.- Done Done Done/ 16.- Hands Together.

Desde "Back" somos conscientes de estar ante algo grande de verdad. Sí, ya vemos que estás de vuelta y sí, como no le vamos a aceptar? Temón inicial para descubrirnos que el señor Westerberg sigue en plena forma. Guitarras de antaño sonando como nunca, como dicen por ahí: pura nostalgia, puro narcotismo. "Wear me out lord" es un cañonazo, un single en toda regla, un rocanrol de esos de trempera matinera, de alegría pa'l cuerpo... himno total para cantar a pechopalomo. Uno de mis temas del año, de uno de los discos del año, con esas guitarras que ponen todo de punta, reaniman corazones y nos curan depresiones impostadas. Totalmente entregados al disco y sus canciones aparece "Born for me" con ambas voces al unísono, bien empastadas, para darnos otra pequeña joya, otra maravillosa delicatessen de rock que suena fresca, suena eterna, atemporal. Y el gran inicio lo remata la simpática y juguetona "1/2 2P2 que quién  me conozca sabe que me vuelve loco.... "your faces makes my eyes run, gimme that guitar.!.. fa fa fa fa....".La verdad es que me podría pasar horas hablando del disco y sus canciones, repasando una a una pero creo que no es necesario, hablan por sí mismas. Hay verdaderas joyas, verdaderas piezas eternas como "Sorry for tomorrow night", donde ya vemos de donde saca la inspiración nuestro querido John McCauley, dejando clarito quién es su maestro, o maravillas como "Kissing Break" y "King of America", temazos ambos. Rocanroles increíbles, eterno y sucio el de "Dance to the fight", y callejero y novayorkero el de "Outta my system" que elevan el disco a cotas casi inalcanzables. No querría olvidarme de la glamera "Whole lotta nothing", sobretodo de "Done Done Done" digno de los años de punk nueva olero en el CBGB, y el cierre con "Hands together" que es para quitarse el sombrero. Gracias señor Westerberg por volver y alegrarnos la vida, ha firmado usted un señor disco. 

Seguramente después de leer lo siguiente muchos os pondréis las manos a la cabeza y puede incluso que penséis que no tengo criterio, ni buen gusto, ni razón alguna, y otros tanto dejaréis de leerme pero es que a mi, Alejandro Amenábar como que nunca me ha gustado. Lo encuentro de los más regulero, sobrevalorado a más no poder y con unas ínfulas a gran director que no soporto. Amenábar sí tiene buen gusto, ha visto tropecientas películas y lógicamente no es tonto y toma prestado de los grandes de verdad, pero creo yo que pertenece a la escuela de los "corta-pega" y a los de "te la meto doblada al final".... véanse para el ejemplo Tarantinos y Shyamalans repectivamente. Quiero decir con eso que no me gustan las películas de Quentin y Night? pues no, rotundamente no. Me gusta muy mucho Tarantino y las primeras de Night, pero tampoco son Kubrick, Polanski ni Hitchcock (palabras mayores y a santiguarse), claro que Amenábar ni por asomo tiene un film mejor que el de esos dos. Vale, ahora estaréis pensado: Mar Adentro!, y yo os diré: pero habéis intentando darle un segundo visionado alguna vez hijos míos?, porque eso no lo aguanta nadie. Y esa creo yo es su mejor película porque otras como "Tesis", "Abre los Ojos" o "Los Otros" no han aguantado el paso del tiempo y tampoco es que haya pasado tanto. "Ágora" me parece un bodrio descomunal y eso que sale la siempre bella Rachel Weisz. Después de aquel film del 2009, Aménabar se medio retiró y salió del armario... hasta el año pasado que presentó su vuelta al thriller de terror psicológico con "Regresión". Una vuelta fallida y francamente sonrojante. Aburrida, plana y con un final estúpido que se veía venir. Para el film cuenta con el guaperas Ethan Hawke, al que admito odiar bastante, y la harripottiana Emma Watson, ambos están de suficiente bajo. La película aburre, enfada y da sueño a la vez. Una película de sectas satánicas con la etiqueta de "hecho real" que.. bueno, no voy a spoilear... aunque  debería... Pues sus casi dos horas ( igual fueron menos pero me lo parecieron) de sopor, de marearnos con investigaciones absurdas para.., para eso? En definitiva y para acabar os recomiendo no ver esta película, un señor bodrio que demuestra que lo de Amenábar fue un chispazo y poco más.