"Golden Slumbers"


Basada en la novela del mismo nombre de Caleb Carr, The Alienist, ha sido uno de los platos fuertes de Netflix para esta primavera. Un thriller policial mezcla de Holmes y Jack el Destripador que funciona tanto por su historia, guión e interpretaciones como por su puesta en escena, exquisita. La serie además viene de la mano de Fukunaga (responsable de True Detective) sustituido después en la dirección por Jacob Verbrugen aunque siguiendo en la producción. Además asociados a The Alienist hay nombres tan importantes como Eric Roth, Hossein Amini y John Sayles. Y grandes actores como Daniel Bruhl como un grandioso alienista (Dr Lazslo Kreizler), Luke Evans como Jon Moore (su Watson particular), Dakota Fanning, etc, etc... todo notabilísimo. Durante sus diez episodios consigue introducirnos en el Nueva York de finales de siglo XIX, consigue involucrarnos en el caso, en sus deducciones y en el intento de encontrar al asesino en serie en cuestión que francamente, como pasa en muchas ocasiones, decepciona un algo cuando finalmente aparece. No hay nada nuevo en la historia, eso tal vez sea negativo pero sí obtenemos todo lo prometido y todo lo esperado, y lo obtenemos de manera brillante. Tal vez por eso no tiene un sobresaliente, por la falta de personalidad, de ser algo más que millones de productos del mismo pelaje. Nos vale con buena dirección, interpretación y ambientación? puede que sí, pero con algo más de ambición se hubiese llegado algo más lejos, tal vez a la perfección. Se queda The Alienist en eso, en serie notable y correcta a la que le falta una vuelta de tuerca, un no sé qué para entusiasmarnos y que la recomendemos a diestro y siniestro. La serie está muy bien pero prefiero otras. Esa es mi frase lapidaria. Espero a una segunda temporada que ya se rumorea para concederle esa definición de imprescindible que por ahora no tiene.


JOHN PAUL KEITH/ HEART SHAPED SHADOW (2018)/ SOMETHING SO WRONG

 

De John Paul Keith me gusta absolutamente todo, hasta sus andares. El guitarrista originario de Knoxville (Tennessee) lleva siendo hace tiempo una referencia y una fuente inacabable de alegría. Lleva editados ya cuatro discos en solitario que son cuatro joyas indiscutibles, incluido, sí, su nuevo disco "Heart Shaped Shadow". Hubo un tiempo en el que no pensaba de esta manera. Hubo un tiempo que no sé si por gilipollez absoluta, por desconocimiento, por falta de tiempo o sin razón alguna dejé escapar su música. Fue, creo recordar, en 2011 cuando su disco "The man that time forgot" iba de boca en boca con un saco repleto de halagos y buenas críticas. Un par de años más tarde se alinearon los astros y cayó en mis manos, y quedé alucinado con "el disco del fumador", una auténtica maravilla, que hoy por hoy es sin duda mi disco favorito de John Paul Keith. Luego retrocedí en el tiempo para deleitarme con el debut "Spill and Thrills" pero la confirmación de estar ante un grande la tuve cuando "Memphis Circa 3AM" (2013) comenzó a sonar en el hogar nikochiano. Ese sonido tan tradicional, tan clásico pero sin sonar retro. Tan, tan, tan mocker..... delicioso de principio a fin, así que cinco años de espera han tenido que pasar para escuchar sus nuevas canciones. Además, el gafitas, en este 2018, ha vuelto por partida doble, puesto que además de su trabajo en solitario ha realizado otro junto a Amy Lavere y Will Sexton (quién también produce ambos discos), bajo el nombre de Motel Mirrors, su disco "In the meantime" no tardará en caer en mis manos. Apuntado queda. Volviendo a "Heart Shaped Shadow", tengo que deciros que le encuentro un puntito más soul que en discos anteriores, aunque no se olvida del sonido americano clásico, del que va de R&B, al rocarol pasando por el country y zambulléndose en el soul. 


John Paul Keith - Heart Shaped Shadow (2018): 01.- Something so Wrong/ 02.- 901 Number/ 03.- Leave Them Girls Alone/ 04.- Ain’t Letting Go of You/ 05.- Ain’t No Denying/ 06.- A Little Bit of Loving/ 07.- Do You Really Wanna Do It/ 08.- Miracle Drug/ 09.- All I Want is All of You/ 10.- Someday Somebody’s Gonna Love Me/ 11.- Throw It on Me Baby/ 12.- Pink Sunsets.

El sonido rock cincuentero es la base de las nuevas canciones pero de soul el disco también va completamente espolvoreado. Un disco cien por cien mocker. Esa esencia se nota durante su escucha. Sus vientos, sus guitarras rítmicas.... "Something so wrong" es el claro ejemplo. Un tema precioso, descomunal, soulero, sexy y ardiente, para seguidamente rompernos el corazón con "901 number" al más puro estilo años cincuenta. Esos cincuenta rocanroleros que se abren paso con "Leave them girls alone", esos sonidos pioneros del garage, esos sonidos pre-WHO, esos sonidos que remiten al "I'm the face" de The Detours.... Otro deje medio rocanrolero, medio honkytonkero espolvoreado de soul  con amartillamientos de piano en "Ain't letting go of you", una de esas joyitas que nos encontramos en el disco. Un disco que sigue modrockeando, esta vez tirándose más al sonido blusero en "Ain't no denying", confirmando que este disco es un despiporre. El espíritu de Roy Orbison o los hermanos Everly aparece en la preciosa "A little bit of loving" mientras que es el fantasma de Jerry Lee quién se da un garbeo en "Do you really wanna do". "Miracle drug" es una balada muy crooner, muy Elvis que nos lleva al funki garagero de "All I want is all of you", volviendo de nuevo al inicio de los Who y millones de bandas de aquella brutal generación. Una de mis favoritas es sin duda "Someday somebody's gonna love me". No me preguntéis porqué, pero es escucharla y sentirme en el cielo. Maravillosa. El final nos llega, primero con el rock herederos de Prestley en "Throw it on me baby" y definitivamente con la preciosa "Pink sunsets" donde el amigo John Paul Keith se luce. Discazo de artistazo. 

Nunca he sido fan de Jim Carrey pero sí reconozco haber visto sus películas más taquilleras e incluso haber disfrutado con ellas. Están las clásicas tontás como "La Máscara", "Ace Ventura", "Dos tontos muy tontos" con las que recuerdo haberme reído mucho, luego en su mayoría encontramos mierdas de dimensiones siderales, pero claro, luego hay alguna que otra pequeña joyita como "El Show de Truman", "Olvídate de mi" y sobretodo "Man of the moon". Aquel film dirigido por el grandísimo Milos Forman narraba la vida del cómico Andy Kaufman, film que hacía mucho que no veía y del que tenía un grandísimo recuerdo. Poco después y casi por casualidad, pude ver a Carrey en un programa junto a Jerry Seinfield (Comedians in cars getting coffe) donde éste entrevista a cómicos mientras les lleva en coche y desayunan. En esa entrevista vi a otro Carrey, a una persona que explicaba alguna que otra interioridad muy interesante. Así que después de eso y recordando "Man of the moon" no pude resistirme al documental "Jim and Andy". En el documental vemos a Carrey durante el proceso de grabación de la película. Todo está grabado de manera casera y 20 años después sale a la luz conun perfecto montaje para ver como interpretar a Kaufman cambió la vida de Carrey. Es espectacular ver como Jim Carrey se mete en el papel, como vuelve locos a todos los integrantes del film, tanto al director Forman como a secundarios como Paul Giamatti, Danny DeVito, Courtney Love, Jerry Lawler.... Estamos ante un documento extraordinario. Una muestra de lo que es actuar. Cautivador y electrizante. Un documental impresionante que obliga a mirar con otros ojos al loco de Jim Carrey, y por supuesto a volver a visionar "Man of the moon". 

El quinto disco de este oriundo de Nashville ha llegado al hogar nikochiano para quedarse. "Still Here" es mi primera toma de contacto con Don Gallardo y un servidor no puede estar más que contento con el hallazgo. Como digo no es su primer disco, es ya el quinto. Y comentan los sabios del lugar que el anterior, "Hickory" (2015), era un disco sobresaliente. Disco que dentro de poco caerá en mis manos porque el nuevo me está encantando conforme las escuchas aumentan lentamente. Gallardo practica un country-rock amable de esencia americana. Nada que no hayamos escuchado antes, cierto. Nada que sorprenda, cierto también. Menos cierto sería decir que no estamos ante una gran colección de canciones, unas canciones de tono amable y escucha agradable. Tal vez ese es el pero, la amabilidad, puesto que falta algo de mala leche, de garra, de energía. Sobretodo a partir del ecuador del disco donde en mi opinión todo baja un algo de nivel, cayendo en la rutina y en el piloto automático, aunque ya les gustaría a muchos llevar ese piloto automático. La estupenda "Something I gotta learn" abre con clase el disco, regodeándose en el puro sonido americano: sus quejas, su carretera, su corazón quebrado y sus penas ahogadas en alcohol. Sonido clasicón. Medio tiempo épico en "Kicking up the pavement" y country a galope en "Oh Jane". Tripleta inicial notabilísima. El banjo juguetón de "Same Ol'Alley talking blues #12" nos da placer eterno mientras que el estribillo de "The golden rule" se graba en nuestras quijoteras. "The losing kind" es la balada de cowboy que todos esperábamos en este disco, disco que llega al ecuador y que sorprende con una maravillosa y jazzísitica "Stay awhile" para ya marcar un claro bajón aunque justo al final remonte un algo, sobretodo con  "A boat named harmony" y "Ballad of a stranger's heart".  Estamos ante un disco muy interesante, notable y de calidad indiscutible aunque falto de garra. Recomendable para los amantes de la americana y la música de raíces de escucha fácil. Al señor Gallardo habrá que seguirle la pista y repescar alguno de sus anteriores trabajos. Apunten a "Hickory".

Don Gallardo - Still Here (2018): 01.- Something I Gotta Learn/ 02.- Kicking up the Pavement/ 03.- Oh Jane/ 04.- Same Ol’ Alley Talkin’ Blues #12/ 05.- The Golden Rule/ 06.- The Losing Kind/ 07.- Stay Awhile/ 08.- The Bitter End/ 09.- I’ll Never Be Alone/ 10.- A Boat Named Harmony (feat. Erin Rae)/ 11.- Ballad of a Stranger’s Heart/ 12.- Trains Go By.

"the same old rock"


No os mentiré si os digo que esperaba más de la nueva serie exclusiva de Netflix, aunque se tratase de un remake de una serie con el mismo nombre de los años sesenta. La nueva "Perdidos en el espacio" luce muy bien, hay dinerito fresco puesto sobre la mesa y se nota. Hay dinerito para poner a a algunos actores que aseguren una cierta calidad y hay niños.... Sí, eso ya es más difícil de digerir y hace que todo sea algo más difícil. Los chiquillos de la familia Robinson son tres y en todos los casos nos cuesta cogerles cariño teniendo como tiene cada uno un rol concreto. La lista, la graciosilla y el niño acomplejado. En eso, los creadores del producto, Matt Sazama y Burk Sharpless (responsable por ejemplo de "El último cazador de brujas), no se han estrujado mucho el cerebro. Sí funcionan los padres. Tobby Stephens (visto en "Black Sails") y Molly Parker (Deadwood) cumplen y mantienen la serie. Una serie a la que le cuesta introducir sus personajes y hacerlos creíbles. Serie que le cuesta despegar por un guión anodino y endeble. Serie que no acaba de explotar a un robot/alienígena y que tiene a una mala malísima de risa, el personaje interpretado por Parker Posey, el cual nunca acaba de hacer suyo. En fin, que todo es visiblemente correcto, todo es más o menos entretenido si tienes menos de dieciocho años o tienes más y estas viendo la serie con tu hija para quién la serie es su primera aproximación a la ciencia-ficción. Bueno, a mi hija le gustó pero me dijo que donde se ponga "Valerian" se quite esto. No le falta razón. Incluso ha visto "Warcraft" que le gustó bastante... pero ese es el nivel de enamoramiento, el de chiquillos a partir de ocho años que puedan identificarse con los niños Robinson. Poco más. Nunca acaba de funcionar nada, ni la historia, ni las misiones, ni el robot, ni los flashbacks. Todo parece estar de más y no centrarse en nada. Le falta carisma, emoción y mucha aventura.


I'M KINGFISHER/ TRANSIT (2018)/ SILENT SPRING