Reconozco estar cansado de los productos Marvel. El tema Vengadores ha acabado con mi paciencia y mi tiempo. Sí, molan pero se toman demasiado en serio todo. A mi lo que me gusta es la socarronería y por eso mis favoritas son "Guardianes de la Galaxia" ( vol I, y vol II) y sobretodo las dos partes de "Deadpool" (I, II) como bien sabéis los que os pasáis por la Isla habitualmente. En esos términos se movía "Ant-Man" del 2015. Film que me gustó mucho para qué negarlo, y que dejaba todo listo para una secuela que llegó el año pasado. Una vez vista he de decir que es inferior a la primera entrega, que repiten todos los actores importantes: Paul Rudd, Michael Douglas, Evangeline Lilly, Michael Peña, Bobby Cannavale... añadiendo a Michelle Pfeiffer, Laurence Fishburne y Walton Goggins. Todo en el film es esperable, todo el pescado está vendido y van directamente al asunto, sin rodeos ni presentaciones. Pero... es entretenidísima y divertida. Si te gustó la primera te gustará la segunda. La interpretación de Rudd es entrañable y además cuenta con muchos diálogos ingeniosos y divertidos. Los demás cumplen y convencen. Poco más que deciros. Una de las películas más entretenidas de superhéroes que podéis ver, seguramente su punto fuerte es no tomarse demasiado en serio. 

La banda de Portland, Oregón, liderada por el extraordinario Colin Meloy llevaba mal acostumbrándonos mucho tiempo. "The King Is Dead" y "What a terrible world, what a beautiful world", eran dos obras magnas, más para mi gusto el primero que el segundo. Así que el año pasado cuando anunciaron la publicación de "I'll be your Girl" todos nos frotamos las manos. Allí encontramos muy buenas composiciones, porque es imposible que Meloy haga algo que baje del notable pero los arreglos y vestidos para las canciones nos decepcionaron a casi todos. Esos ritmos tan electrónicos y modernos no acabaron de convencer a casi nadie, creo que ni a ellos. El disco funcionaba a las primeras escuchas pero se iba diluyendo con el paso del tiempo y ahora no sería de mi elección su escucha puesto que casi cualquier disco pasado suyo sonaría antes. También como es habitual estos The Decemberists nos premian con Ep's de sus sesiones de grabación y al final del año pasado apareció "Travelling On" con cinco temas desechados de aquel disco. Cinco temas que nada tiene que envidiarles a los aparecidos y que la única explicación a su no aparición fuese que no le pegan los adornos modernés. Encontramos por tanto el sonido clásico de The Decemberists en estos cinco cortes confirmando que en cualquier momento nos traen un nuevo disco y nos dejan en pelotas. Un EP que es un tesoro, un disfrute. No dejen de escucharlo. 

The Decemberists - Travelling On (EP, 2018): 01.- Down On The Knuckle/ 02.- I Will Not Say Your Name/ 03.- Tripping Along (Full Band Version)/ 04.- Midlist Author/ 05.- Traveling On.


El Rey de los Dados es una pequeña joya de la esencial y mítica HABA. Un juego perfecto tanto para grandes y pequeños, en el que además de jugar los más pequeños practicarán sus sumas y sus restas sin a penas darse cuenta. En una pequeña cajita encontramos 65 cartas preciosas y seis grandes y vistosos dados. Tres tipos de cartas: las negativas o de castigo, las de personaje y las de paisaje o lugar. Los dados además de la numeración normal tiene en sus caras diferentes colores. El juego es bien sencillo. Seremos un Rey al que le faltan los súbditos para su reino. Así que nuestro objetivo es conseguir el mayor número de ellos. 


Se colocan las cartas de lugar en orden. Hay de cinco tipos/colores, y cada uno con un apuntuación 2/3/4... Y de bajo de cada una, una carta de personaje. Cada carta de personaje tiene también un color, una puntuación, y una combinación de dados para conseguirlos que puede ser desde conseguir toda la tirada de dados impar, par, de un color, de una serie consecutiva, a combinaciones de números, incluso a veces hay cartas negativas (dragones) en las que si pasamos de una suma en la tirada nos tocará perder muchos puntos. Si además conseguimos el personaje de color y este se encuentra en el paisaje del mismo nos llevamos el pack. Tendremos tres tiradas de dados para conseguir dicho objetivo, si al final no conseguimos nada nos llevaremos la carta de castigo, al tonto del pueblo que nos quitará puntos. El juego termina cuando uno de los tres tipos de cartas se agota.

El juego es para 2-5 jugadores. Y es tanto para adultos como para niños pequeños que comiencen a a prender a sumar y restar. Que sea un juego de dados, de azar, es cosa fina porque cualquiera puede ganar, y puede que la suerte de los pequeños sirva para vencernos. Las partidas duran unos veinte minutos y son bastante divertidas. En definitiva, estamos ante una pequeña joya de HABA que dará muchas horas de diversión. No se lo pierdan.




Venía la miniserie británica "Bodyguard" con muy buena crítica. Detrás de ella está Jed Mercurio, el mismo que el de "Line of Duty", y por supuesto BBC One donde se emitió y arrasó en audiencia en las Islas. La serie que consta de seis episodios es de las que enganchan y pueden verse de un tirón. Perfecta para una maratón. El protagonismo recae en Richard Madden, visto antes como Robb Stark en el Juego de Tronos, que no lo hace mal pero que es algo tieso. Madden encarna a David Budd, un ex-militar de Afganistan con muchos traumas. Acaba trabajando como guardaespaldas de la ministra Julia Montague (Keeley Hawes)  que pretende aprobar una polémica ley para proteger a la ciudadanía del terrorismo privándoles de privacidad. Budd se verá envuelto en una trama política donde nada es lo que parece. El argumento es simple. Es básico pero todo está muy bien contado y tiene un ritmo que no decae aunque hay muchos momentos poco creíbles y demasiado típicos. Lo mejor sin duda es esa tensión e intriga que el director sabe darle a la historia, lo pero es la actuación del protagonista que en mi opinión no está a la altura. Engancha pero no enamora. Es correcta pero no sobresaliente. Y sí, tiene todo lo que nos gusta de las series británicas, y no está nada mal para comenzar el nuevo año.


FERNANDO RUBIO/ CHEAP CHINESE GUITAR/ CHEAP CHINESE GUITAR

 

Tarde o temprano tenía que enamorarme de este disco, de su maravillosa docena de canciones. Sin duda fui un estúpido por no hincarle antes el diente a esta obra magna de Fernando Rubio. Como ya me pasó con Bantastic Fand otros años, la música que nos ofrece el señor Rubio es de esas que en el hogar nikochiano se recibe con los brazos abiertos. Y sin duda alguna de haberlo catado antes y con más tiempo hubiese estado entre mis diez o quince discos predilectos del año pasado pues tiene toda la magia que me gusta, toda la delicadeza y belleza que necesito. La esencia de los grandes la encontramos en los surcos del disco, no como una copia sino como una lección aprendida, como una influencia decisiva que supongo a Rubio le ha marcado como músico y al resto de seres vivientes como personas. Allí está Dylan y su Band, allí también encontramos a los Jayhawks, al Neil Young más bonito, incluso se asoma en ocasiones el Beatle George más entonado, incluso al gran y ninguneado Clapton, y todo teñido de un americanismo asombroso. A todo esto cabe añadir un factor que es sumamente importante, un factor que no es otro que teletransportarnos a un estado de ánimo concreto con las escuchas. Como si nos viniera ese aroma que sale del horno a bizcocho que hace la abuela. Un aroma conocido, hogareño. Sentimientos difíciles de explicar pero que hacen a un disco, a una colección de canciones eternas. Encontramos country-rock souleado...  pura delicia. Ya su magnífica portada nos pone en alerta, haciéndonos saber que lo que saldrá de dentro nos dejará pasmados. Y a mi, desde luego me ha enamorado. 


Fernando Rubio - Cheap Chinese Guitar (2018): 01.- Cheap Chines Guitar/ 02.- Meteor Showers/ 03.- Bloody Black Soul/ 04.- It Ain't an Easy Thing/ 05.- Thank you for Being There/ 06.- Carry on Blues/ 07.- Inner Demons/ 08.- Winter Sun/ 09.- Love Song/ 10.- Sad Sad Day/ 11.- Come Into my Dream/ 12.- I don't Want to Take you Home.

Abre el disco la canción que también le da nombre. "Cheap Chinese Guitar" es puro América. Todo lo que me gusta está allí. Ese galope guitarrero, esa armónica, esos arreglos de otra década... Esos dejes al grandísimo Jackson Browne.... Maravilla que no puede ser mejor carta de presentación qué lejos de quedarse sólo aquí sirve de aperitivo para lo que estar por llegar. Puede que "Meteor Showers" sea la mejor canción del disco. Hay algo en ella de por ejemplo mi amado Bap Kennedy. Me viene aquel maravilloso "The Sailor's Revenge" a la cabeza, que como en aquel parece haber tenido en la producción al señor Knopfler, pero no, es el señor Rubio el que crea y produce. Él se lo guisa y el se lo come, aunque en el disco ande muy bien acompañado por miembros de Bantastic Fand, otra banda fantástica: Paco y Paloma del Cerro, Nacho Para, Carlos Campoy, Iván Estefanía y Chencho Villar. Ese tono vocal tan amable y bonico del to que tenía Bap parece tenerlo también Fernando, eso sí, a veces ese tono dulzón del Beatle George aparece.... "Bloody Back Soul" es espléndida..... aij, si mano lenta le hubiese echado el guante.....  ese aroma al gran Clapton creo también se asoma en "It ain't easy thing". Otra joya... y ya van unas cuantas. Una de las mejores cualidades del disco es lo bien que están vestidas las canciones, con sus deliciosos coros, su armónica de pelos de punta, el puto hammond... para ejemplo lo escuchado. "Thank your being there" es puro Harrison, pura esencia Beatle. Favoritísima. El blues de "Carry on" confirma que estamos ante un disco grandioso, esto lo firma el yanqui de turno y el populacho se vuelve loco. A la altura de los discos grandes del otro lado del charco. Estamos ante un disco POM, un clásico que aún no sabe ni que lo es. "Inner Demons" tiene algo de radiable, de supersonido de los setenta con esa cadencia al cantar... con algo más de velocidad no sería de extrañar que se la robase el mismísimo Steve Miller!. Las guitarras de "Winter Sun" son puro Jayhawks y ya con eso lo decimos todo. Dulce y bonica, pero a mi me gustan más los pasajes pantanosos como el de "Love Song". "Sad Sad Day" rezuma Eagles y en cambio "Come into my dream" me vuelve a esa sensación de estar escuchando un tema perdido de George Harrison.... Maravilla, pelos de punta. Cierra Fernando Rubio su discazo con una canción a la altura. "I don't want to take you home" que es el broche de oro a un disco enorme. A un disco magistral. A un disco que personalmente de haberme llegado antes estaría entre mis diez discos favoritos del año sobradamente. Un disco que amo, que adoro, al que estoy enganchado... un disco eterno. Gracias señor Rubio, ha firmado usted un disco que es vida. 

Soy de los que vio en su momento en el cine de estreno Jurassic Park de Spielberg y se quedó allí. Recuerdo verla de pre-estreno junto a mi hermano gracias a unas invitaciones del ya extinto Canal+, pero allí me quedé. Me cansé de tópico y dinosaurios. Las vacaciones navideñas son estresantes y uno acaba deconectando de tanta familia y turrón, y acaba en el sofá con los niños mirando lo que ellos quieran. En esas que empieza una película con empaque en la que resalta el nombre de JA Bayona... y me quedo. Sí. Prefiero la peli y los niños que los turrones y la sobremesa. Al parecer es la segunda parte de un reinicio de la saga. Hubo una película que comenzaba una nueva saga en 2015, "Jurassic World" se llama peli y saga. Tanto en la primera como en la segunda los protagonistas son los mismos: Bryce Dallas Howard y Chriss Pratt, pero los directores cambian. En la primera es Colin Trevorrow y en esta segunda nuestro Bayona. Y qué decir? pues que cumple sobradamente... que para una película tan típica y de argumento tan sobado y predecible acaba por engatusarte y engancharte. Desde luego no sé si es la mejor película de las sagas de Spielberg pero individualmente funciona sobradamente y mucha culpa la tiene Bayona. Comentar la sinopsis es absurdo, todos os lo podéis imaginar. Sorpresas cero. Y esa es la pega. El producto final es estupendo pero es repetitivo, tal vez demasiado. Cumplió lo prometido. El día familiar pasó rápidamente y cambiamos el turrón por las palomitas. 

Hace algo más de dos años, casi de casualidad, me topé con un maravilloso EP de un tal Moses Rubin. "Bear with me" me pareció sensacional, tanto me sedujo que acabé contactando con su autor y entregado a su larga duración, "Subtle Atmospheres", sin duda un tesoro oculto de incalculable belleza y calidad. A partir de eso me volví loco y comencé a recomendar el disco a diestro y siniestro. Su toque folki setentero con aromas a Cat Stevens y la influencia Harrisoniana eran todo lo que yo necesitaba, y la única pega es no haber conocido en persona todavía a ese genio que es Moisés Rubin de Celix. Cuando el mismo autor me comentó de la existencia de un nuevo paquete de canciones agrupadas en un EP no podía contar los días y horas para que pudiese escucharlo. "Leeds" llegará pronto en formato físico al hogar nikochiano pero cuando lo haga ya llevaré cientos de escuchas de sus cinco canciones, canciones que formaron parte de lo más y mejor escuchado el año pasado. 

Abre "Leeds" con "Souther Land". Una delicatessen con aromas a los mejores setenta con ese piano melancólico. Clase por doquier. Belleza absoluta. "Leeds" es la piedra angular de este homenaje a la ciudad que le dio cobijo, y es un tema estupendo muy catsteviniano. "The Intermediate" es una POM en sí misma. Una pequeña ora de arte, delicada y bonica del to. Una preciosidad desde la primera a la última nota. Folk de toda la vida, folk puesto al día. Referentes los que quieran, desde las leyendas de Drake o Jancsh al actual Ryley Walker. Ahí estamos. Moviéndonos por esos nombres y referencias. Nivelón. Mi favorita del lote es "In my room". Difícil de explicar o no. Un sentimiento vivido y sentido con sus coincidencia y diferencias. Y el final llega con la instrumental "Transpennine Express" que es de pelos de punta. 

Gracias Moses, por lo que nos da con sus canciones. 


Imposible no encontrar faltas y olvidos entre la lista de discos favoritos de cada año puesto que no hay tiempo para todo y puede que a veces ese u otro disco se queden el cajón de pendientes por cualquier motivo absurdo y que una vez pasado el año, y sin novedades importantes en el mes de enero, nos casi obliguemos a retomar o redescubrir. En mi caso, ni el EP de Moses Rubin, ni el disco de Tweedy, fueron olvidos. Eso sí, llegaron algo tarde para ser valorados correctamente y colocarlos donde se merecen pues ambos están entre lo mejor del año que recientemente nos dejó. Otro que no llegó a tiempo fue la delicatessen de Hollow Hand (Gracias Mr. Burgaleta!)... y el resto, pues.., estoy en ello. Hay un disco que no puedo perdonarme no haber metido entre los diez mejores del año. Ese disco es sin duda la joya de Fernando Rubio, su "Cheap Chinese Guitar". Ese disco que absurdamente fui dejando en espera, que luego olvidé que lo tenía para llegar al hogar nikochiano y destrozarme todos los cálculos de tops y listas varias. No lo metí por no haber realizado reseña todavía y por no haberlo asimilado del todo. Como ya pasó con algún disco de Dr Dog o Cracker, discos que son favoritísimos personales pero es que los discos antes de destriparlos y valorarlos hay que vivirlos que no escucharlos. Solo pedirle humildes disculpas a Fernando Rubio, por no darme cuenta antes que había firmado una POM. Aquí os dejo, 10+1 discos que sin duda me dejé en el tintero y que estoy dispuesto a recuperar y así, enmendar mi error.


01.- Fernando Rubio: Cheap Chinese Guitar 
02.- Hollow Hand: Blackberry Wine
03.-  Jeff Tweedy: Warm
04.- Moses Rubin: Leeds
05.- Stephen Malkmus and the Jicks: Sparkle Hard
06.- Shame: Song of Praise
07.- Jerry David DeCicca: Burning Daylight & Time the Teacher
08.- Kurt Vile: Bottle It In
09.- Sara Shook & the Disarmers: Years
10.- The Bevis Frond: We’re Your Friends, Man