Escuchando este nuevo disco de la banda de garage psicodélico Night Beats me doy cuenta que durante lo que llevamos de 2019 tengo una extraña conexión con Seattle. De allí es esta banda formada y comandada por Danny Lee Blackwell que parece haber dado con la fórmula correcta para engatusarme, han dado con la tecla, gracias a la tecla negra de Dan Auerbach que produce y deja su sello en unas canciones más guatequeras. Bueno, en realidad Mr Blackwell es la banda. Él se lo guisa y él se lo come. Además, sería de tontos no reconocer que si el maestro JJ en el Exile SH Magazine no le hubiese dado cuartelillo, a un servidor muy probablemente se le hubiese pasado por alto este artefacto al que solamente puedo encontrarle cositas buenas, y hubiese sido una pena, porque ese sonido de retro-garage con toques popi siempre me ha vuelto tarumba. Sí, es eso. Esta nueva colección de canciones (ya vamos por el cuarto disco) es un trabajo bastante retro, bastante sixtie. Todo ayudado por la voz de Blackwell que te teletransporta a otra época, y esa conseguida atmósfera que podría hacernos dudar de si el disco es del 2019 o es un disco perdido de hace cincuenta años. Y luego está esa maravillosa portada. Esa imagen del artista sin cara que me parece sublime y sumamente atrayente, digna de un disco top, de un disco oculto, mítico. La única pega o puede que lo único que podamos reprocharle, o aplaudirle según se vea, es la influencia máxima que a mi modo de ver tiene Auerbach en esta nueva colección de canciones. Para mi no es problema, porque Auerbach me parece un tipo con un talento descomunal y todo lo que hace o casi todo me gusta y raya el sobresaliente. Así que por mi parte queja alguna pero escuchando discos anteriores de la banda si han dado un pequeño giro, si han añadido unos matices que puede que definitivamente lleven al señor Blackwell por otros derroteros en un futuro no muy lejano. Habrá que estar atentos.


Night Beats - Myth of a Man (2019): 01.- Her Cold Cold Heart/ 02.- One Thing/ 03.- Stand With Me/ 04.- There She Goes/ 05.- (Am I Just) Wasting My Time/ 06.- Eyes On Me/ 07.- Let Me Guess/ 08.- Footprints/ 09.- I Wonder/ 10.- Too Young To Pray.

La canción "Her cold cold heart", encargada de abrir el disco, es también el tema elegido para ser el primer single. Abren guitarras a lo Harrison para enseguida meter unos toques que harán las delicias de Tarantino, seguro que si  escucha esta canción la mete directamente en su próximo film. Temazo descomunal, con una atmósfera sublime y un rollito entre sexy y peligroso, muy de banda sonora del agente 007...  "One thing" tiene ese rollete tan molón de Auerbach, ese groovy, ese feeling que sabe mezclar a la perfección el blues con el soul, el garage y el popazo pegadizo. Puro sixite con un estribillo demoledor. "Stand with me" que si no es el mejor tema del disco anda cerca. Ese blues-psicodélico me mata. Escuchando "There she goes" me viene a la cabeza el bueno de Donovan, joder, otro al que últimamente me encuentro hasta en la sopa., y es que a mi ese toque folki-guatequero me alucina, me tiene loco. La balada cincuentera "(Am I Just) wasting my time" me derrite. Es una canción maravillosa, y ese lamento, ese llorarse toa, ese desamor está tan bien interpretado por la voz de Blackwell que sólo cabe aplaudir, incluso con las orejas. Pasado el ecuador del disco seguimos sin bajar el nivel, sin dar una razón para decir que el disco no es una de las grandes sorpresas del año. "Eyes on me" es una puta locura bailable y molona. Con esa chulería tan propia de los Black Keys... Eso es tal vez, como dije, lo único a reprocharle a Blackwell... el disco el ha salido demasiado Black Kley, demostrando que Auerbach ha influenciado mucho, muchísimo. "Let me guess" es, como decirlo, cojunda. Y ya no os digo "Footprints", favorita personal del artefacto. Muy en la línea de la inicial "Her cold cold heart". Temarrazo bonico del to. Atmosférico y sixtie a tope... Antes del cierre llega "I wonder" que baja la velocidad y nos conduce al definitivo final con "Too young to pray" de arreglos maravillosos..  El señor Blackwell firma bajo el nombre de su banda Night Beats, y gracias al toque de Dan Auerbach, una de las sorpresas del año. Mezclando ese garage soulero que tan bien dominan los Black Keys con la psicodelia y el rollo sixtie de bandas de cabecera como 13th Floor Elevator, Cream, Love e incluso Donovan. No dejen escapar este disco o se arrepentirán.

Desde que Disney se hiciese con la franquicia de Lucas e incluso antes, puede que desde el inicio, la saga de Star Wars me parezca cada vez menos interesante, consiguiendo incluso que las antiguas, la trilogía "buena" me parezca un churro. La poca originalidad de "El despertar de la fuerza" (Episodio VII), y "Los últimos Jedi" (Episodio VIII) es deprimente. Como fábrica de hacer dinero no niego que funcione. Para los padres anclados en el pasado que necesitan que sus hijos vean Star Wars también funciona aunque ahora hay cositas, como siempre, de un nivel escandalosamente bueno, pero claro, no hay tantos muñequitos...  Además los intentos por hacer películas paralelas y expandir el universo tampoco funcionan demasiado si bien no desentonan. "Rogue One" funcionaba pero era, como no, más de lo mismo. A todo esto se lanzan con un spin-off retro. Nada más y nada menos que el de Han Solo. Y salen.... airosos, por decirlo de alguna manera. Es otra vez lo mismo de siempre. El mismo rollo. La misma cantinela. Y para ver estirado en el sofá de casa un domingo cualquiera funciona sin más pero está lejos de ser imprescindible o de emanar magia. Es otra pelíucla más de Star War, otra historia más sin chicha ni limoná. Nos cuentan como Solo conoce a Chewi, a Lando, como se hace con el Halcón Imperial.... y que si patatín que si patatán... Sale mucho famosete en plan cameo, y sí, el director es Ron Howard y el guionista el amigo Kasdan pero la película se queda en correcta demostrando o confirmando que estamos ante una fabrica de dinero sin ideas y sin nada más que decir. La saga está acabada, y a cada nuevo proyecto nuestro recuerdo por la magia de la trilogía inicial se va apagando. 

No recuerdo muy bien como llegó "Worried Man" a mis manos y oídos. No recuerdo con exactitud quién me dio el soplo, quién me puso sobre la pista. "Worried Man" es uno de esos discos que sin hacer prácticamente ruido acaba el año con decenas de escuchas en el hogar nikochiano. El artefacto en cuestión contiene el típico sonido americano de los cantautores, en eso el artista de Dallas, Texas, Andrew Combs, no es precisamente un innovador o un genio futurista. Es tradicional y continuísta, de voz cálida amarrada al country-soul. Es curioso que el disco que nos ocupa no sea de este año pero me lo esté alegrando. Es más, "Worried Man" es el disco debut de Combs, allá por 2012. Luego llegaron "All these Dreams" (2015) y "Canyons of my Mind" (2017). Un disco que al parecer y no sé la razón exacta, se ha reeditado este mismo año y además en edición Deluxe con el añadido de una gira, de momento únicamente americana. Como os decía, Combs no ha inventado nada. Tira de tradición americana y si queremos buscar algún que otro referente actual podríamos decir que es una extraña mezcla entre un Ryan Adams muy country y un Ray LaMontagne inspirado. Esto que digo se ve reflejado fácilmente en "Please please please" donde toca a LaMontagne, a Justin Townes Earle, a Ryan Adams.... a eso, si te gusta ese sonido, esto es lo que vas a encontrar. De calidad y bonico del to. En eso el disco no falla y a los once temas originales se les suma en esta reedición don canciones más que no desentonan con las originales. Además de esa maravilla que es "Please, Please, Please" encontramos más joyitas como la inicial "Devil's got my woman", "Heavy", "Come tomorrow" o la canción que da nombre al disco, ese "Worried Man" que es un tema fabuloso. Vale. No es un disco que te arranque el alma y te robe el corazón, pero escucharlo en un día lluvioso y tristón puede ser muy reconfortante y devolverte el ánimo. Háganme caso, no dejen escapar gracias a esta reedición el recuperarlo.

Andrew Combs - Worried Man (2012): 01.- Devil’s Got My Woman/ 02.- Please, Please, Please/ 03.- Heavy/ 04.- Big Bad Love/ 05.- Come Tomorrow/ 06.- Take It from Me/ 07.- Runnin’ You Out of My Mind/ 08.- Too Stoned to Cry/ 09.- Why Oh Why/ 10.- Worried Man/ 11.- Lonely Side of Love/ 12.- Take It from Me (2019 Recut)/ 13.- Too Stoned to Cry (2019 Recut).



"Oh Yoko"


Durante las vacaciones navideñas pude ver esta serie de HBO que al parecer ha tenido bastante buena aceptación cosa que le ha servido para renovar por una segunda temporada. La verdad es que la serie es poca cosa. Además me entero que es una adaptación o una variación de una serie española. Sí, como suena. "Cuéntame un cuento" se llamaba el producto de Antena3 y pasó sin pena ni gloria y casi nadie la recuerda, aunque fue suficiente para que los yanquis comprasen los derechos y ahora nos lo presenten como producto único y original, con un empaque interesante y la cosa a muchos les cuele. La serie se basa en los cuentos populares. Actualizados y dándoles una capa de pintura de thriller moderno. Los tres cerditos, Caperucita, Hansel y Gretel.... Historias que se entrecruzan y se van volviendo más absurdas conforme avanzan los episodios. Hay cositas correctas y verdaderos despropósitos. Empezando por alguna actuación ridícula, otras pasadas de vueltas y los morritos de la caperucita que son de "selfie" total. No me ha convencido y no creo que vea la segunda temporada. Lo úncio salvable era la historia de los "cerditos" pero es tan, tan, tan previsible que al final aburre. La vuelta de tuerca a los cuentos está bien. La idea era buena ya en la serie española, pero puestos ha darle un toque oscuro podría haber sido bastante más adulta y no una serie para adolescentes.


STEVE GUNN/ THE UNSEEN IN BETWEEN (2019)/ VAGABOND

 

El nuevo trabajo del prolífico guitarrista de Lansdowne, Pennsylvania, Steve Gunn es el primer disco de este año, de este 2019, en robarme el corazón. Mi favorito de los aparecidos durante el mes de enero. Escuchado y disfrutado un millón de veces antes de acometer la reseña que hoy os encontráis en la Isla. "The Unseen in Between" es y será uno de los mejores discos de este año y, sin duda, su creador se reivindica como uno de los mejores de su generación, incluyendo a su buena amigo Kurt Vile que a veces se pierde por el camino. Sí, Steve, fue un Violator junto a Vile. Luego ambos se dedicaron a sus carreras en solitario, a sus mil y una colaboraciones, y de esas carreras en solitario hay mucho a reivindicar, mucho a descubrir y redescubrir. Mucho a disfrutar y dejar que nos sorprenda. Un servidor prefiere a Gunn antes que a Vile. Antes no me atrevía a decirlo en alto, antes me daba reparo hacer esta afirmación pero sí, creo que Gunn es un maestro y, en cambio, Vile, al que no resto genialidad, se pierde muchas veces en excesos y poses. Es eso, un geniecillo. "Way out Weather" del 2014 ya me pareció la repera limonera aunque creo recordar que un servidor lo descubrió las navidades del 2015. Así, que como viene siendo habitual, iba tarde. Qué buena colección de canciones era la que contenía aquel artefacto, la que da nombre al disco y lo abre, y "Tommy's Congo" que lo cerraba, y por el medio maravillas como "Milly's Garden", "Shadow Bros" y "Drifter".... Estupendo ya desde su portada. Para quitarse el sombrero. Pero este año, este 2019, Steve Gunn se ha superado. No sé si atreverme o no, pero no me lo tengáis en cuenta, creo que es una obra magistral, tal vez su POM. "The Unseen in Between" no inventa nada que ya no hubiese aparecido en trabajos de otros grandes a los que recuerda según el momento. Allí está la esencia de David Gilmour con el que se le compara a veces, la magia de John Martyn, la tímida psicodélia de Marty Balin, la efervescencia guitarrera de Johnny Marr e incluso las texturas atmosféricas de M Ward. Combinando la magia, la mística y el encanto de todos ellos para crear un sonido propio. Tiene Gunn ese magnetismo de los guitarristas eclipsados por geniecillos amigos, en este caso, Kurt Vile, al que supera sin desmelenarse. Tiene esa poderosa atracción de los grandes en la sombra. Tiene el mojo, que no es poco.


Steve Gunn - The Unseen in Between (2019): 01.- New Moon/ 02.- Vagabond/ 03.- Chance/ 04.- Stonehurst Cowboy/ 05.- Luciano/ 06.- New Familiar/ 07.- Lightning Field/ 08.- Morning Is Mended/ 09.- Paranoid.

Los primeros acordes son una poderosa señal que lo que se nos viene encima es tremebundo. "New Moon" es insultantemente buena. Sobresaliente. Consigue una atmósfera mágica próxima a psicodelia romántica, y su voz nos lleva irremediablemente a los alucinados años sesenta sanfracisqueros. No me queda otra que rendirme ante este tema. Touché. Ya a paratir de aquí es un morir de placer. "Vagabonds" es un temarraco de esos que hacen grande al artista que los firma. Guitarras que miran por el retrovisor a Johnny Marr y sus Smiths. Radiable a más no poder pero con ese toque atmosférico y especial que por ejemplo M Ward sabe dar a sus composiciones. "Chance" es una de mis favoritas, básicamente porque tiene ese deje a los Jefferson Airplane de Marty Balin... y eso, me pierde. "Stoneshurst Cowboy" tiene ese acústico de Jimmy Page que quita el hipo, ese toque setentero que embruja. Maravilla, pero para maravilla "Luciano", mi favorita del lote. Sigue explorando el sonido acústico pero con un final grandioso, de otra época. Pasado el ecuador del disco nos topamos con otro tema a destacar, otro de sus grandes piezas. Hablo de "New Familiar", joyaza. Otra vez con ese toque sixty hippioso maravilloso. Otra vez ese ácido que corre por tus venas. Ese toque sanfrancisquero.... ese tema que te hipnotiza....  "Lightning field" es una canción pequeñita, incluso coqueta pero no por eso exenta de calidad. Puede que sea la canción menor de un disco que gana a cada escucha. "Morning is mended" parece escrita en los primeros años de los setenta. Tiene esa magia de lo cantautores místicos de esa época. Y cerramos este grandísimo disco con los épicos pianos eclesiásticos de "Paranoid" para dejarnos con la sensación de haber encontrado ya uno de los candidatos a mejor disco del año. 

Hace mucho mucho mucho tiempo que un film de los hermanos Coen no me coge de las pelotas, me las estruja y me deja sin habla. Tal vez "No es país para viejos" sea el último gran film de los hermanitos, y ya no era para tanto, esa es la verdad... Y sí, aceptamos "A propósito de Llewyn Davis" como interesante y "Valor de Ley" como resultona pero para ser sincero están a años luz de sus grandes films. Algo les pasa, algo de agotamiento... y algo de similitud con la carrera de Woody Allen en cuanto a ir desvaneciéndose lentamente con el paso del tiempo. Esperemos que no acaben de la misma manera... aunque con "Ave César" casi adelantan al gafotas. Pues bien, siendo fieles a los tiempos que corren, estrenan película en Netflix, un film que tira de western y que dividen en seis episodios totalmente independientes, que hacen que la película sea un carrusel de fallos y aciertos. Irregular es la palabra que la define. 

Particularmente el primer episodio me parece una genialidad absoluta. Es el episodio que da nombre al film y el que me pareció más redondo. Tim Blake Nelson lo borda. Es genial. El segundo episodio con James Franco defrauda. Cae en el engatusar fácil, en gustar de manera simplona... es como la sonrisa de James Franco... un total engaño. El tercer episodio he oído que a todo el mundo le encanta, y a mi me parece aburridísimo. No conecto con Neeson, ni con la historia que protagoniza. En cambio el buscador de oro que interpreta Tom Waits en el cuarto es ... oro puro. Aquí estoy filón!! Sí, es un maravilla de historia. Magnífica. Y magnífico también es el quinto. Una historia de amor imposible que acaba como acaba...  y te deja con la boca abierta y el culo prieto. Y el cierre, también de notable con una extraña y a veces tan ridícula historia que puede que a muchos se les indigeste. En resumen, demasiados altibajos, demasiados tiros fallidos. Los aciertos son muy grandes, pero pocos y de los hermanos esperamos más, y deseamos más. Aunque sólo por ver a Tom Waits encontrando el filón vale el film su peso en oro. 
"Shock the Monkey"