Conseguir por tres años consecutivos el premio Hugo, gracias a las tres novelas que forman parte de su trilogía de "La Tierra Fragmentada, no está al alcance de todo el mundo. NK Jemisin consiguió eso por primera vez en la historia en 2016, 2017, y 2018. El primer libro que conforma esa trilogía, "La Quinta Estación", me sonaba porque alguien hace un par de añitos me lo había recomendado pero un servidor se olvidó de él por estar a otros temas. Este año, en ese periodo estival que me permite leer como un poseso, he podido leer el primer volumen de la trilogía y ya de entrada os digo que  me ha parecido fantástico. NK Jemisin nos lleva a un imaginario donde el megacontinente La Quietud es azotado por fenómenos naturales como terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas... que hacen que la formación de ciudades y de la vida en general resulta casi imposible. En ese mundo, existe una especie humana llamada orogenes que puede controlar o activar esos efectos devastadores naturales. Y en esa estamos, en la historia seguimos la vida de tres féminas orogenes, y que sin explicaros mucho o nada, por no estropearos la historia, confluirán de manera espectacular, dejándonos la escritora de pasta de boniato. En ese mundo mágico (aunque la autora se encarga de que ese mundo mágico no sea sobrecargado, ni ya visitado) los orogenes son entrenados por una orden llamada el Fulcro, que dispone de otros humanos con ciertos poderes, los llamados Guardianes, que se ocupan de tenerlos controlados. Esa orden es estricta y mira por el bien común de la sociedad y de la Quietud, intentando que todo esté controlado... Y me estoy enrollando y no os digo mucho porque no quiero destripar nada... Me encantan los personajes creados. Me encanta la historia, como está ramificada y luego se va uniendo y desenredando. Me gusta la magia, me gusta el ritmo, y el vocabulario exclusivo. Me gusta todo de esta novela. Estamos ante una historia original, una historia que atrapa y que acaba por embrujar una vez se han conectado todos los puntos... Altamente recomendable, no creo que un servidor tarde mucho en leer el segundo volumen. 

De entre las compras jueguiles veraniegas hubo una de capricho absurdo e impulsivo fruto de darle un juego a mi hija pequeña Èlia en el que pudiéramos jugar todos y fuese muy fácil de explicar, de jugar, y de divertirse. Ese es Pick-a-Cerdo, editado antiguamente por homoludicus y ahora por Devir, es un juego de agudeza visual, de diferencias y de rapidez. Hay muchas cartas de cerdos, muchas, muchas. Esos dibujos de cerdos tienen pequeñas diferencias, por color, tamaño, gafas, palomitas, uno o dos brazos visibles... todo eso combinado para ser muy iguales pero a la vez diferentes. El juego no puede ser más sencillo. Se baraja bien y se disponen cerdos boca arriba en una cuadrícula de seis por cinco cartas. Se reparte una carta a cada jugador, y a la voz de "ya!" hay que coger un cerdo igual o que tenga solo una diferencia, ese nuevo cerdo es nuestra referencia para coger otro igual a ese o con una sola diferencia y así crearemos una serie de cerdos que van variando ligeramente solo por una característica. Cuando un jugador cree que ya no puede coger más dice "stop" o lo que quiera, y se comprueba que sea verdad, si no es así pierde todas las cartas, si es así se comprueba su serie y si es correcta gana ese número de cartas. Cada jugador hace lo propio, y luego se vuelve a repartir, y a realizar lo mismo hasta que nos quedemos sin posibilidad de realizar otra ronda. Entonces quién tiene más cartas gana, y se acabó. Para pequeños (y grandes) es genial, y bastante loco y divertido pues todos cogen a la vez carta y siempre te roban aquella que necesitabas, también es fácil equivocarse, así que las risas están aseguradas. Un pequeño y divertido juego perfecto para la tumbona o la toalla playera. Por cierto, existen versiones con Perro, Foca y Oso Polar, los de Perro y Cerdo, y los de Polar y Foca pueden mezclarse para que más jugadores puedan participar y aumentar la diversión. Barato y muy divertido.



La verdad es que la primera temporada de The Handmaid's Tale fue una sorpresa increíble. Fácilmente se encaramó entre las mejores series vistas en 2017 pero una vez el guión basado en el libro de Margaret Atwood no tenía de donde tirar las dudas sobre una segunda temporada se acrecentaban. La segunda temporada (T2) confirmó lo esperado por un servidor y como tantas otras series basadas en novelas que continúan la historia a su aire, comenzó a navegar sin rumbo y a perder credibilidad. Lo peor en este caso fue sin duda no ser fiel a los personajes ni al espíritu de la novela original. No fue un desastre absoluto pero ya comenzó a no interesarme igual, menos aún cuando se había convertido en la nueva gallina de los huevos de oro televisiva y se confirmaba una tercera temporada, justo la que acabé de ver hace un par de semanas y de la que hoy os vengo a hablar. Me sinceraré de primeras para no dejar dudas, me ha costado  mucho acabar esta tercera temporada. Nadie se cree ya el personaje que magistralmente interpreta Elisabeth Moss, hace mucho tiempo que si fuésemos justos con la historia debería haber sido eliminada siguiendo otra criada con la rebelión que ahora ella apunta. Además, y esta es mi opinión particular, creo que está comenzando a sobreactuar y no le hace ningún bien que cada episodio acabe con un primer plano de su careto expresando su estado de ánimo, parece una clase magistral de interpretación... Eso me pone negro. La primer aparte de la temporada se hace realmente insoportable, y hay un episodio concreto, el de "tía Lidia" que es el sopor personificado, es horroroso como poco, curiosamente después de este episodio la serie, con la excusa de encarrilar el final, se muestra con un ritmo superior y una trama que hace que nos nos quede del todo mal sabor de boca, claro que es como comerse algo medio podrido y después saborear unas estupendas fresas... la experiencia tampoco es que sea del todo satisfactoria. Todo está preparado para una cuarta temporada, creo que ya se ha confirmado y puede que esta vez, un servidor tire la toalla y dejé a las criadas que sigan su pequeña rebelión contra Gilead. Con su mirada... 

MAVIS STAPLES/ WE GET BY (2019)/ WE GET BY

 

Nada más y nada menos que ochenta primaveras, y miles de interpretaciones magistrales desde su participación en la formación original, The Staple Singers, hasta su más de media docena de maravillosos discos en solitario, nos hacen ver con claridad que Mavis Staples es una grande de la música y que lo sigue siendo visto lo visto, y oído lo oído. Vale, sus últimos trabajos no acabaron de despegar, probó Mavis unas veces con M Ward y otras con Jeff Tweddy pero en ningún caso logró el resultado buscado, sin ser malos discos creo que tanto Ward como Tweddy no acabaron de cogerle el punto a Mavis, o tal vez fue al revés, por eso el que cuente esta señorona esta vez con Ben Harper como compositor, músico y productor era ya sin duda un factor ganador muy a tener en cuenta. Luego está esa portada que roba corazones, esa marvillosa portada que podría hacer por sí misma que comprásemos el disco y que con una simple foto consigue explicar con claridad lo que nos vamos a encontrar en su interior. Clasicismo, belleza, R&B repleto de clase, soul por doquier y siempre algo de gospelito.... muy en la tradición de la formación original que la vio nacer como artista, muy en la linea de la tradición afroamericana, muy en la tradición de yanquilandia... pura magia y regocijo, pura belleza sonora. Lo de "We get by" es simplemente para aplaudir con las orejas y no parar, y sí, la arruga es bella, y me alegro que este año esa arruga pertenezca a una dama, a una señorona del soul. Gracias Mavis por este artefacto descomunal. 


Mavis Staples - We Get By (2019): 01- Change/ 02.- Anytime/ 03.- We Get By (feat. Ben Harper)/ 04.- Brothers And Sisters/ 05.- Heavy On My Mind/ 06.- Sometime/ 07.- Never Needed Anyone/ 08.- Stronger/ 09.- Chance On Me/ 10.- Hard To Leave/ 11.- One More Change.

La demoledora "Change" ya nos pone en tesitura. Un tema demoledor que si lo firmase alguien con cincuenta años menos sería la comidilla del mundo musiquero. Magistral tema, magistral fuerza y calidad, magistrales coros gospelianos. Increíble y delicioso. "Anytime" nos permite disfrutar de una maravillosa y bella voz que continua igual de joven que hace décadas, tema bonito de verdad que nos conduce a una tripleta inmensa que bien vale un disco. "We get by" es en sí misma POM. Ese aroma al soul de antaño, al The Weight de The Band, a clásico instantáneo... Lo mejor del disco, sin duda. Le sigue la fabulosa "Brothers and Sisters" que es todo un regalo y deja a las mujeres souleras de la actualidad en cueros. Esa guitarra funki, esos coros, esa inmensidad vocal, esa clase.... No hay nada que decir más... y cierra la tripleta mágica con "Heavy on  my mind" con una interpretación que está al alcance de muy pocos artistas. El disco no se acaba aquí, claro está, ya os digo que es de mis favoritos este año, y encontramos joyas como "Never needed anyone", "Chance on me" y la preciosa "Hard to leave". El cierre con "One more change" es también de traca, sin duda otra de las canciones del disco, dejándonos un sabor de boca inmenso e incomparable. Mavis Staples ha firmado un señor discazo a sus ochenta años. La arruga es bella. 

La película original de animación, Dumbo, ya no es precisamente de mis favoritas de los estudios Disney, a pesar de esto que digo sólo hay que mirar su fecha, allá por 1941, para darle la importancia que se merece, y además, mirándolo en perspectiva tiene aquel momento de sueño borrachuzo que en el cine de la época debía ser una auténtica maravilla impresionante. Cómo Disney sigue a lo suyo, con lo de rehacer sus clásicos en carne y hueso (hace poco hablé del Rey León), esta ve le tocó al elefantito orejudo, y Disney puso el proyecto en manos de muy venido a menos Tim Burton que en este film, con excepción de un reparto muy típico suyo, no acaba de convencer y tampoco de presentar todo aquello que le hizo famoso. Vamos, que lo de que Burton se ha vendido a Disney no es para no tomarlo ne serio, habrá más proyectos de Burton firmados por la gigantesca maquinaria Disney? seguro que sí, más sabiendo que la plataforma en streaming está al caer y que necesitan nuevo material exclusivo y con nombre. Así pienso que Burton hizo el trámite de Dumbo para firmar más adelante cositas que le vengan en gana... bueno, esto es una opinión, una sensación. En cuanto al film..... Es un film aburrido y sin chispa, no hay alma, no hay magia. No hay absolutamente nada que deje con la boca abierta, ni siquiera el elefantito que a veces da la sensación de no estar bien perfilado por los millones de píxeles y dólares gastados. Las actuaciones son correctas y poco más, nada sorprende, nada es memorable. Ya desde que vemos a Colin Farrell s enos viene todo abajo, suerte de DeVito y Keaton, de Arkin y Green, porque si es por Farrell vamos listos. Es mal actor hasta cuando no actúa. Si no sabemos quien dirige no diríamos que fuese Burton, su valentía con las historias se ve aquí capada por una que aburre y no genera pasión ni magia alguna, es un film fallido, una verdadera lástima puesto que se podría haber conseguido mucho más y mejor. 

Siempre me ha costado mucho hablar sobre libros, me cuesta realizar ese tipo de reseñas por no considerarme un gran lector y menos aún por no saber escribir correctamente. De todo se aprende. Uno con la edad cada vez lee más pero no suficiente, e intenta expresarse mejor de forma escrita. Claro que lo que cuesta más es reseñar una obra creada por un conocido, más aún si el producto final no acaba de gustarte, por suerte no es el caso puesto que la tercera novela de Gonzalo Aróstegui Lasarte me ha encantado, y puestos ya a decir las cosas claras me ha parecido el mejor de sus libros. Sí, "Madrid3" y "En los antípodas del día", me gustaron, más el segundo que el primero, pero la brevedad, frescura y ligereza de esta nueva novela hacen que sea mi favorita claramente. Es una colección de relatos cortos que se han más o menos englobado en tres secciones: juventud, dolor y violencia. Supongo que son relatos escritos en diferentes épocas, al menos esa es la impresión, y reciclados, reescritos y adaptados para este proyecto. En la parte de juventud, leemos al Gonzalo más accesible y humorístico, sin saber cuanto hay de autobiográfico o no en esos relatos. Destaco el de "Bob Dylan y Lou Reed en una isla vasca" que daba para más, igual que en la parte de "Dolor" da para más, a mi entender, "El regreso de Teresa" que junto al relato que da nombre al libro y que se enmarca en la parte de"violencia", son lo mejor del libro. Es justamente este relato, el de "La figura de cartón", el que me ha gustado más y del que mi mente de fantasía imaginaba un giro de ciencia ficción curioso digno de la "dimensión desconocida". He disfrutado mucho leyendo "La figura de cartón", y ha sido de una sentada, en un plis plas. Recomendable es quedarse corto.

Bueno, bonito, barato y asegurando mil horas de diversión. El juego de cartas "Reinas Durmientes" publicado por Lúdilo en nuestro país, es un juego de cartas a partir de seis o siete años, para 2 a 5 jugadores donde priman la estrategia y las matemáticas. Nuestro objetivo será despertar a 5 de las 12 reinas durmientes o por otro lado obtener 50 puntos de 3 o 4 Reinas, ya que cada una tiene una puntuación en su carta. Para ello utilizaremos nuestras cartas y estrategia para impedir que otros lo hagan y llevar a buen puerto nuestro objetivo. Colocaremos las doce cartas de Reina boja abajo y dispondremos el montón restante entre ellas. Repartiremos cinco cartas a cada jugador, siempre deberemos tener ese número de cartas en mano, y entre esas cartas tendremos a los Reyes, que sirven para despertar directamente a una Reina,  a los Caballeros que nos permitirán robarle una  Reina ya despierta a otro jugador mientras éste podría jugar una carta Dragón para protegerse, tenemos las pociones que devolverían a una Reina a sus sueños de otro jugador mientras que las baritas impedirían ese hechizo, y los Bufones..... Antes de explicar que hace el Bufón, hablaré del resto de cartas que son numéricas y no figuras. En nuestro turno podemos jugar una figura y entonces robaremos cartas para tener 5 otra vez, o bien podemos descartarnos de carta numérica y coger otra, o además podemos descartarnos de varias por ejemplo de este modo: 3+5 y un 8 nos permitirían descartarnos de tres cartas de una vez, o 2+2,4 y 4 , de cuatro cartas, eso es bien sencillo y muy útil (mates a tope para los peques!)... Volviendo al Bufón, si lo jugamos sacaremos una carta del montón, si es figura nos la quedamos, si es numérica contaremos desde nosotros ese número y en quién acabemos deberá despertar una Reina. Luego hay alguna que otra cosita como que la Reina Rosa permite despertar a otra Reina, o que la Reina Caniche y la Gato no pueden estar despierta en el mismo jugador.... Estamos ante un juego para peques muy interesante donde compiten de tú a tú con el adulto, usan sus estrategias y todo el rato realizan sumas simples, tanto para descartarse como para saber la puntuación de Reinas de cada jugador. Además, como dije, presenta ilustraciones preciosas y un material más que correcto. Juego estupendo y muy recomendable. 



Soy muy fan de Neil Gaiman y no tanto de Terry Pratchett pero una obra firmada por ambos no puede ser ninguneada. "Buenos Presagios" es la novela conjunta que se marcaron hace nada más y nada menos que casi treinta años y su sentido del humor irónico sigue vigente, su risotada constante sobre los ángeles y demonios, y el anticristo que traerá el apocalipsis al mundo sigue siendo fantástica. Recuerdo leer el libro hace más de una década, recuerdo pasarlo muy pero que muy bien, así que la noticia de su versión en formato miniserie me puso los pelos como escarpias. Luego, mi temor fue aminorando sabiendo que el propio Gaiman estaba al mando para que la obra fuese digna de un Pratchett que ya no estaba entre nosotros y que a buen seguro que de haber estado vivo el resultado hubiese sido muy diferente, no sé si mejor claro, aunque Gaiman intente se justo y digno. Michael Sheen y David Tennant son los protagonistas, son Aziraphale y Crowley respectivamente, y eso ya es algo estupendo, signo de que el proyecto no puede defraudar, de garantía de calidad. Además encontramos otras caras conocidas en papeles secundarios como Jon Hamm, Mireille Enos, Michael McKean, Derek Jacobi y Frances McDormand, solo en formato "la voz de Dios". Seis episodios, lo justos y necesarios, y la promesa de Gaiman de no hacer una segunda temporada ya libre de la novela.... Sí, bien, vamos bien... que no pase como con otras series que estiran tanto el chicle que consiguen que lo detestemos. La química de los protagonistas es sublime, sus actuaciones magistrales, y sinceramente es lo mejor de la serie a la que podríamos achacar un algo de falta de ritmo, pero visualmente está perfecta y el humor que se gasta no defrauda aunque a veces parece que el tono se ha bajado un algo, siendo algo infantil, puede que para que todo el mundo la vea.... Aún así, me ha parecido muy divertida, perfecta para una maratón veraniega, que es como un servidor la disfrutó. Gran serie de Amazon Prime, hay vida fuera de HBO y Netflix, y gran banda sonora con innumerables canciones del señor Mercury y sus Queen.... Muy pero que muy recomendable miniserie.